20 de diciembre de 2013

Cine ambulante, amor de verano


Le blé en herbe (1954), Claude Autant-Lara

No hemos leído la novela de Colette en que se basa Le blé en herbe, así que no podemos saber si la adaptación de Aurenche y Bost es tan rematadamente perversa como pretendía François Truffaut. Le blé en herbe, según Autant-Lara, es un movimiento lógico tras Le diable au corps (1946). Como entonces, el escándalo acompañó el estreno y terminó convirtiéndolo en un éxito de taquilla.



¿El motivo? La historia del amor adolescente entre Vinca (Nicole Berger) y Phil (Pierre Michel Beck), una vez éste ha sido iniciado por una dama burguesa treinta años mayor que él (Edwige Feuillère). Todo esto ocurre en un lugar de la costa bretona, a finales de los años veinte, lo que inmediatamente nos hace evocar Les vacances de Monsieur Hulot (Las vacaciones de M. Hulot, Jacques Tati, 1953), por la localización, y ¡Novio a la vista! (Luis G. Berlanga, 1954), por la ambientación y la melancolía con la que está tratado el primer amor.






Pero si hemos proyectado Le blé en herbe en la carpa es por la presencia de un proyeccionista de cine ambulante. Desde la primera secuencia, plenamente hulotiana, cuando un vendaval pone el orden burgués playero patas arriba, los buhoneros del cinematógrafo se ven obligados a luchar contra los elementos: vuela la pantalla, el piano se les viene encima…


 


Comanda la pequeña troupe familiar del Ocean Cinéma el cómico Louis de Funès. Su mujer (Josiane Lacomte) acompaña las proyecciones al piano con más energía que pasión y su hijo (el futuro director Claude Berri) toca el violín y aprende el oficio.




En la pantalla, el drama romántico y el beso final de los protagonistas, sublimación melosa de los sentimientos de los chicos que acuden al cine y contrapunto artificioso de su confusión. Los espectadores pasan ante el proyector, molestan a los demás… Alguno pide que le devuelvan el dinero y se arma la zapatiesta. El proyeccionista, airado, la emprende a patadas con el aparato e insulta a sus clientes, parisinos mal acostumbrados que no comprenden el sublime arte del cinematógrafo.


 


Más adelante, cuando el confuso Phil decida escaparse de casa en bicicleta, Vinca pedirá ayuda a los feriantes para que la lleven en su busca. Pobre servicio el que pueden hacerle con este camión renqueante cargado de sillas, carpa, pantalla, proyector y latas de película hasta los topes. Lo único que falta es que en una cuesta arriba, un ciclista se agarre a la caja para que le lleven. ¡Tremendo lastre para el camión de los feriantes! ¡Felicidad de Vinca, que creía que su amor escapaba y lo lleva a remolque!

 


Padre e hijo se quedan contemplando la reconciliación, como si fuera una de las películas que proyectan… Pero la mujer, pragmática y consciente de que hay que llegar al siguiente pueblo e instalar la carpa antes de la noche, les urge a arreglar el motor averiado.

  


Nada volveremos a saber del Ocean Cinéma. Los ambulantes han cumplido su función en la trama al propiciar el encuentro de los enamorados y poner ante ellos el espejo deformante, por cursi y estilizado, del amor en la pantalla.


 


Le blé en herbe
(1954

)Producción: Franco London Film (FR)
Director: Claude Autant-Lara.
Guión: Jean Aurenche, Pierre Bost y Claude Autant-Lara, de una novela de Colette.
Intérpretes: Edwige Feuillère (la dame de blanco), Pierre-Michel Beck (Phil), Nicole Berger (Vinca), Hélène Tossy (la madre de Vinca), Renée Devillers (la madre de Phil), Charles Dechamps (el tío), Janette Lucas (Lisette), Louis de Funès (el proyeccionista), Josiane Lecomte (Margot), Claude Berri (el violinista), Julienne Paroli (la abuela), Charles Camus (un veraneante), Sylvie Dorléac, Robert Berri (el brigadier), Philippe Chauveau, Simone Duhart, Yannick Malloire, Louis Saintève, Madeleine Suffel.
104 min. Blanco y negro.


16 de diciembre de 2013

Dos vueltas por el Paralelo


Dos publicaciones complementarias han visitado recientemente el Paralelo barcelonés, cartografiando el cambio urbanístico y la evolución del entretenimiento popular a lo largo del siglo XX. Ambas van firmadas conjuntamente por el periodista y programador Eduard Molner y el actor y director Xavier Albertí.


El Paral·lel (1892-1939) - Carrer i escena despliega, a modo de diccionario, todo el escalafón de artistas que frecuentaron los coliseos de variedades, vodevil, music hall y teatro “serio”, por qué no. Decimos lo del escalafón porque sabido es que la avenida barcelonesa es también corte y sucesivas dinastías han ocupado su trono. Al frente están los cómicos, como José Santpere o Elena Jordi, caricatos como “Alady”, cupletistas como Amalia de Isaura o Aurora Jauffret “La Goya”, mitos como Raquel Meller o Consuelo Bello Cano “La Fornarina”, empresarios como Pepe Gil “Lo Chil”, músicos como el maestro Demon, críticos como Sebatián Gasch, e, incluso, dramaturgos como el pintor Santiago Rusiñol, Josep María Segarra o Amichatis.

Documentadísimo y profusamente ilustrado, el libro es un auténtico goce para los que gustamos de poner cara a nombres tantas veces perdidos entre velos de olvido.


El Paral·lel (1894-1939) - Barcelona i l´espectacle de la modernitat es el catálogo bilingüe (catalán y castellano) de una exposición celebrada en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona. De nuevo con un gran despliegue gráfico, se recorre casi medio siglo de historia de un espacio urbano que pudo preciarse de competir con el Broadway neoyorquino y el Montmartre pairisién. La llegada de la modernidad a la ciudad, queda reflejada en la evolución de las propuestas de ocio de las que el Paralelo siempre fue escaparate puntero. Pero los autores se encargan de dejar constancia de cómo las tensiones sociales que menudean a lo largo de estos años tienen también su eco en los escenarios, por muy frívolos que fueran.


Xavier ALBERTI y Eduard MOLNER:
El Paral·lel (1894-1939) - Barcelona i l´espectacle de la modernitat
Barcelona, CCCB, 2012.
ISBN: 9788498035049

Xavier ALBERTI y Eduard MOLNER:
El Paral·lel (1892-1939) - Carrer i escena
Barcelona, Viena Edicions, 2013.
ISBN: 9788483307076

pd.- Don Enric H. March, autoridad en estos asuntos en los que nosotros somos apenas legos, nos ha dejado el enlace de un apunte sobre la exposición:
http://enarchenhologos.blogspot.com.es/2012/10/parallel-1894-1939-barcelona-i.html

... y una reseña de Carrer i escena: el Paral·lel 1892-1939:
http://enarchenhologos.blogspot.com.es/2012/11/calidoscopi-parallel-carrer-i-escena.html

7 de diciembre de 2013

Los Skladanowsky, inventores del Bioscopio



Die Gebrüder Skladanowsky (1995), Wim Wenders

La celebración del centenario del cine en 1995 propició más de un estropicio. Ajustes de cuentas con la historia, pruebas de paternidad… Wim Wenders decidió celebrarlo con los muchachos del Hochschule für Fernsehen und Film München, o sea el Instituto de Cine y Televisión de Munich. Juntos concibieron un homenaje a Max Skladanowsky, pionero alemán de la imagen en movimiento e inventor del Bioskop. Entrevistaron a su nieta, Lucie Hürtgen-Skladanowsky, y, poco a poco, empezaron a engordar el proyecto…


La cosa terminó siendo un largometraje dedicado a los tres hermanos Skladanowsky, rodado con técnicas de cine silente, en las que se intercala la entrevista con la nieta. Se repasa así, la relación del tenaz Max (Udo Kier), del malabarista Eugen (Christoph Merg) y del enamoradizo Emil (Otto Kuhnle) con el mundo de las variedades del Berlín de fin de siglo.


El Bioskop –en España Bioscopio- era, en realidad, una evolución de la linterna mágica que utilizaba dos proyectores sincronizados con bandas fotográficas alternas. La alternancia provocaba la ilusión de movimiento. El 21 de noviembre de 1895, esto es, un mes antes de que los hermanos Lumière presentaran su Cinematógrafo en París, realizaron una premier en el Wintergarten berlinés. Esta sesión se recrea en la película.


También algunas de las películas que rodó Max Skladanowsky con su hermano Eugen haciendo malabares, las popularísimas danzas serpentinas, acróbatas y una imaginativa falsificación de un combate de boxeo entre un púgil y un canguro.


En cuanto al argumento de la propia película, esta ficción documentada o documental ficcionalizado que es Die Gebrüder Skladanowsky, sigue el hilo de la carrera de Max por dar a conocer su invento y la fascinación de la niña por el mismo. Pero todo ello está bastardeado por algunas escenas de vaudeville y otras de slapstick un tanto chusco a fuer de forzadamente lírico.


En estas adquiere especial protagonismo el propio Wenders que, además, se retrata a sí mismo con el equipo entrevistando a la celadora de la memoria de los hermanos Skladanowsky, pioneros de la imagen en movimiento pero imposibles inventores teutones del cinematógrafo.


Die Gebrüder Skladanowsky (1995)
Producción: Hochschule für Fernsehen und Film München / Wim Wenders Productions (AL)
Director: Wim Wenders.
 Guión: Wim Wenders, Sebastian Andrae, Henrick Heckmann, Veit Helmer, German Kral, Barbara Rohm, Alina Teodorescu.
Intérpretes: Udo Kier (Max Skladanowsky), Christoph Merg (Eugen Skladanowsky), Otto Kuhnle (Emil Skladanowsky), Marianna Kawka (Josephine Skladanowky), Nadine Büttner (Gertrud Skladanowsky), Brygida Ochaim (Mademoiselle Ancion), Alfred Sczczot (el espía), Ludwig Lichl (Louis Lumière), Manfred Wopalka (Auguste Lumière), Daniele Drobny, Lena Rüssman y Lali Kovacz, Leon Jürges (acróbatas), (Acrobat), Wim Wenders (el lechero), Romeo (el canguro boxeador), con la participación de Lucie Hürtgen-Skladanowsky.
79 min. Blanco y negro y Color.




3 de diciembre de 2013

El Carnaval del Crimen




The Cape (2011)

The Cape es una serie para televisión de la NBC que, debido a los malos índices de audiencia, solamente llegó a diez episodios. El protagonista es Vince Faraday (David Lyons), un honesto policía de la ficticia ciudad californiana Palm City que es falsamente acusado de ser Chess, un criminal con antifaz que tiene en jaque —en consonancia con su nombre— a la ciudad. Tras una persecución que acaba en una explosión es dado por muerto aunque en realidad ha sido rescatado por El Carnaval del Crimen, una banda de ladrones de bancos formada por antiguos artistas de circo.



Pero esta banda de ladrones no son los malos de la serie. El malo es Peter Fleming (James Frain), un multimillonario que ha conseguido, gracias a sus malas artes, que se privatice la policía y a controlarla a través de su corporación Ark. Además, Peter Fleming es el malvado enmascarado Chess —un alter ego con ojos de reptil en el que se convierte cuando está en situaciones límite— y está dispuesto a ampliar el proceso privatizador —esto de privatizar parece ser que engancha y no puedes parar—a las cárceles y todas las actividades públicas relacionadas con la seguridad de la ciudad. 


El Carnaval del Crimen, capitaneado por Max Malini (Keith David), un experto en escapismo y magia que, a pesar de ser un ladrón, tiene un buen corazón, le esconde y le adiestra en el uso de una capa mágica con la que puede pelear y desaparecer en una nube de humo. The Cape es, precisamente, el superhéroe de un cómic que Vince leía con su hijo Trip (Ryan Wynott), así que Vince adopta el nombre para acercarse a su hijo, explicarle que su padre no es un criminal y darle esperanzas. 


En su lucha contra Peter Fleming, Vince-The Cape cuenta con la inestimable ayuda de una experta en informática que ha estado denunciando públicamente a los policías corruptos y que en el universo digital se la conoce como Orwell (Summer Glau). Por supuesto que también le ayudan Max Malini y otros miembros de la extraña troupe Carnaval del Crimen: Ruvi (Anil Kumar), un hipnotizador que le enseña sus secretos, Rollo, un enano experto en lucha y la rubia Raia (Izabella Miko), domadora de serpientes y aerealista.


Los diferentes episodios se suceden entre la heroica lucha de Vince de desenmascarar al malvado millonario y la difícil tarea de recuperar a su familia y salvar a Palm City del juego criminal de Chess, una diabólica jugada de ajedrez en la que los peones son los policías, los alfiles, asesinos despiadados, las torres, explosivos y venenos desconocidos y la reina, una sociedad secreta llamada El Tarot que está decidida a controlar Palm City.



The Cape (2011)
Creador: Tom Wheeler 

Producción: NBC (EE.UU)
Intérpretes:  David Lyons, Keith David, Summer Glau, James Frain, Jennifer Ferrin, Ryan Wynott, Dorian Missick, Martin Klebba.
10 episodios. Color