25 de enero de 2016

Sueño de una rueda



Red's Dream (1987), John Lasseter

Uno de los primeros trabajos de Pixar —tercer corto de la compañía y segundo de Lasseter—, en una época en la que las computadoras eran todavía una rareza. Pixar era una pequeña compañía movida por gente joven que tenía que diseñar su propio software. Y Red's Dream, aunque es uno de los trabajos menores de Pixar, marcó un camino para la animación de la que disfrutamos hoy día.



Con una etiqueta del 50% de descuento colgada de su asiento, medio abandonado en una esquina de una tienda de bicicletas en un día lluvioso, Red, el monociclo, sueña con vivir una mejor vida en el mundo del espectáculo.


El pequeño sueño de Red no se hace realidad y el monociclo vuelve derrotado a su esquina. pero el sueño de Pixar de transformarse en la influyente y prestigiosa compañía de animación que es hoy estaba más cerca de hacerse realidad después del estreno de estos cuatro minutos.


Los créditos finales son realmente locos: "All characters and events are fictitious. Any resemblance to actual persons or appliances, living or dead, is purely coincidental. The FBI investigates crimes. Mark Leather wrote a paint system but his name is really here just to impress girls. No portion of this movie, including the soundtrack, may be reproduced in any manner. Pixar, Reyes, ChapReyes, and Pixar Image Computer are trademarks of Pixar. Always wear a helmet."

Red's Dream (1987)
Producción: Pixar (USA)
Dirección: John Lasseter
Guión: John Lasseter
4 min. Color



22 de enero de 2016

Tom y Jerry en el circo



Jerry Go Round (1965), Abe Levitow

Como en todos los episodios de esta pareja inseparable de dibujos animados, Jerry Go Round comienza con una trepidante persecución desde los títulos de crédito. Jerry consigue escaparse y se cuela en el circo. 



En su huida, desafortunadamente para el gato, Jerry le quita una chincheta de la planta de la pata a un elefante, lo que le convierte en su defensor a ultranza y en su nuevo partenaire en el circo. 



El número es cursi hasta decir basta, pero no es esto lo que pone de los nervios a Tom. A Tom le pone de los nervios simplemente Jerry. Jerry y nada más que Jerry. 



Y finalmente, después de ejercer de funambulista y lanzarse desde gran altura a una cubeta sin agua, Tom acaba dinamitándose a sí mismo.



Jerry Go Round (1965)

Dirección: Abe Levitow
Producción: Chuck Jones. MGM (USA)
Guión: John Dunn
6 min. Color

18 de enero de 2016

Una pantomima pop




Love You Till Tuesday (1969), Malcolm J. Thomson

David Bowie y Lindsay Kemp
En 1967, David Bowie acudía regularmente a las clases de danza, movimiento y pantomima que impartía el artista Lindsay Kemp. Según sus biógrafos, Lindsey y David fueron amantes y Kemp se atribuye en cierto modo, la creación del andrógino David Bowie.  "The mime uses gestures to convey his inner beauty; it's his natural way of doing it, and the only way he can do it marvelously. Bowie does that with his voice, so his gestures aren't truly those of a mime. But he has learned to free his body, and he now dances constantly". [http://www.bowiewonderworld.com/press/70/7409lkemp.htm].


También se atribuye, según nos cuenta Chris O’Leary [https://bowiesongs.wordpress.com/tag/the-mask/], el haberle salvado de ser un monje budista. Un nuevo proyecto teatral de Lindsay Kemp, "Pierrot in Turquoise", le haría olvidarse de su iluminación budista y proseguir con su carrera de estrella del rock&roll, siempre según la versión del narcisista Lindsay Kemp. Su relación terminó un año más tarde cuando, por razones sentimentales, según cuenta el propio Lindsay, Bowie mantenía simultáneamente una relación con una bailarina de la compañía.


Sea como fuere, Bowie, durante unos cuantos años, el final de la década de los sesenta, compatibilizaba su carrera como cantante y su carrera de mimo, colaborando en varios montajes que la compañía de Lindsay Kemp mostraba en Universidades a lo largo y ancho del Reino Unido. Más tarde, en 1972, volvieron a colaborar en el show de la gira de Ziggy Stardust. Aquí podéis ver el trabajo de LIndsay Kemp y Jack Birkett: [https://vimeo.com/61369748] en el videoclip de esta gira.

The mask
El caso es que entre las pocas grabaciones del artista en su faceta de mimo, nos hemos topado con una pieza que se grabó para la película promocional Love You Till Tuesday, una cinta con la que su manager por aquel entonces, Kenneth Pitt, pretendía abrir mercado.  La película no provocó demasiado interés en su momento y casi arruina al esforzado manager —que se mantuvo en el puesto hasta 1971, justo cuando la carrera de Bowie comenzaba a despegar de verdad—, pero el resultado, hoy, aderezado por la emoción de la pérdida, nos ofrece piezas muy curiosas.



Entre ellas se encuentra, además de The Mask, la versión original de Space Oddity, una propuesta del director Malcolm J. Thomson bastante original. Gran Control y Major Tom interpretados ambos por Bowie y Major Tom finalmente seducido seducido por unas doncellas virginales ingrávidas: 


Las canciones que interprreta Bowie en la película son: Love You till Tuesday, Sell Me a Coat, When I'm Five, Rubber Band,  Let Me Sleep Beside You, Ching-a-Ling — compartiendo escenografía con su novia Hermione Farthingale y John 'Hutch' Hutchinson— , Space Oddity y When I Live My Dream. Pero lo más curioso de la película es precisamente la pieza no musical The Mask (A Mime).  Según nos sugiere el mago y mimo Luis Boyano, la pieza está inspirada en la pantomima "El fabricante de Máscaras" del maestro Marcel Marceau, con el cual estudió Lindsay Kemp, la pieza nos muestra a un Bowie seguro, con duende para la escena, que nos anticipa, de alguna manera lo que va a ser su vida. Que ustedes la disfruten.



Love You Till Tuesday (1969)
Producción: Thomasso Film (UK)
Producción Ejecutuva: Kenneth Pitt
Director: Malcolm J. Thomson
Intérpretes: David Bowie, Hermione Farthingale y John 'Hutch' Hutchinson
30 min. Color

16 de enero de 2016

La domadora Natalia Nazarova



Ukrotitelnitsa tigrov (1954), Aleksandr Ivanovsky y Nadezhda Kosheverova



La historia se puede resumir así: la joven trabajadora de circo Lena (Lena Kasatkina) espera su oportunidad para dar el salto a la pista. Cuando el despótico domador de tigres Almazov (Sergei Filippov) chantajea al director del circo (Pavel Sukhanov) —ambos perfectamente encajados en sus personajes—, este rompe su contrato y la chica se convierte en la estrella principal del circo y encuentra al hombre de su vida, el motorista artista.
El viaje de esta comedia lírica (hay un par de canciones que no vienen mucho a cuento) recorre el camino de las situaciones equívocas entre el marinero Petya Mokin (Leonid Bykov) y el campeón de motos Fyodor Yermolayev (Peter Kadochnikov) que también se convierte en estrella de circo realizando un peligroso salto en el vacío en un loop cortado en la cúpula del circo montado sobre su moto.


Esta película, por momentos y salvando las distancias —tengo que echarle imaginación para suplir mi deficiencia en idiomas—, me recuerda a películas de la posguerra española: llena de buenos ideales y divertidos y honestos personajes secundarios con narices afiladas o el pelo alborotado. A pesar de todo, el contenido propagandístico es menor que el habitual en esos momentos en la URSS y el resultado es, aunque algo simple, agradable de ver y con momentos circenses dignos de nuestra atención.


Primeramente están los tigres, espléndidos, domados en la realidad por Margarita Nazarova, la misma beluaria que aparece en el documental Circus Stars (1957), que ya hemos comentado con anterioridad y que también protagoniza otra película de tigres, Polosaty Reis (1960), en la que los felinos se escapan dentro de un barco lleno de pasajeros. 


En Ukrotitelnitsa tigrov podemos admirar el número casi en su totalidad en el estreno de Lena como domadora. El acto es impecable —la domadora saliendo por el mismo pasillo de los tigres, detrás de ellos, como el animal más salvaje de todos, la tigresa dominante—, de una belleza hoy lejos del beneplácito de muchos espectadores. La dirección es muy interesante, teniendo en cuenta la duración de la secuencia y la necesidad de ocultar a la auténtica protagonista de la doma en beneficio de la protagonista, Lena Kasatkina.




Después está el edificio, un maravilloso circo estable en el que se advierte la democratización de las localidades prescindiendo de los palcos de pista. Así los asientos bajan directos, sin interrupción, hacia la pista dando al espectador mayor cercanía con el espectáculo, factor esencial para el disfrute verdadero de un espectáculo circense. Al mismo tiempo se advierte lujo en las decoraciones arquitectónicas y mucho circo en forma de pósters en las paredes.



También queremos destacar, en esta época política que nos toca vivir de asambleas, la que realizan en el circo los trabajadores para decidir cómo salir de la crisis provocada por el domador Almazov.


Y como decorado, como fondo de numerosas secuencias, está el circo, auténtico circo soviético de la época. Aéreo con dental, banquinas, malabaristas, payasos con sus perros, divertidos efectos de magia que maneja un carismático mago (Anatoly Korolkevich), un concurrido control repleto de auténticos artistas de todo tipo. Las cuadras de los caballos, las oficinas, los camerinos, los originales pósters de circo soviéticos, los suntuosos tapices de pista y el vestuario. Todo encaja en esta comedia romántica para el gran número final, la doma de Natalia Nazarova. Todo ello lo podemos disfrutar en este enlace: [https://youtu.be/28FMX-ZVYrI?list=PL96E2173E8E700F6D]



Según nos cuenta en uno de los capítulos de "El circo soviético", el domador Boris Eder, que aparece en los títulos de crédito de Ukrotitelnitsa tigrov como el entrenador de los tigres, él mismo se encargó de preparar a la por entonces joven actriz de variedades Margarita, que tanto se entusiasmó con los animales que decidió dedicarse a ello a partir de entonces: "Cuando terminó el rodaje, manifestó su deseo de seguir trabajando con aquel grupo de tigres siberianos y hacerse domadora profesional. Durante unos cuantos meses, bajo mi dirección, realizó una práctica especial en el circo. Luego, cuando su número ya había sido preparado y ella se encontraba plenamente capacitada para actuar por su cuenta, la joven domadora salió a la pista iluminada del circo". En el mismo libro, M. Lobodin cuenta algunas anécdotas sobre las grabaciones de las dos películas de la Nazarova, en especial de la realizada en el barco, Polosaty Reis (1960).


Ukrotitelnitsa tigrov (1954)
Producción: LenFilm Studio (URSS)
Dirección: Aleksandr Ivanovsky y Nadezhda Kosheverova
Guión: Klimenti Mints y Yebgeny Pomeshchikov
Intérpretes: Lena Kasatkina (Lena), Peter Kadochnikov (Fyodor Yermolayev), Leonid Bykov (Petya Mokin), Pavel Sukhanov (el director del circo), Konstantin Sorokin (el contable), V. Korolkevich (el mago), Sergei Filippov (Almazov), Natalia Nazarova, Tatyana Pelttser y Aleksandr Orlov
95 min. Color (Sovcolor)



14 de enero de 2016

Enésima visita al Tibidabo



El mujeriego (Francisco Pérez-Dolz, 1963)

Juan es un pobre tipo al que le gustan todas, pero que tiene por novia una vecinita (Paloma Valdés) con la que se casará tarde o temprano. Pero el destino llama a su puerta de forma inesperada: gana dos millones y medio de pesetas gracias a una quiniela de catorce y desde ese momento su vida cambia radicalmente. El desarrollismo le ofrece todos sus frutos. O, al menos, sucedáneos: un Siata Spyder —una carrocería de descapotable montada a partir del motor y autobastidor del sufrido 600—, ya que no un deportivo extranjero; un apartamento, aunque sea en el extrarradio… Y mujeres. 



De la criadita de su antigua pensión (Maite Matalonga) a la viuda que vive en el apartamento vecino (Carmen de Lirio), de la cabaretera dedicada al descorche (Gloria Osuna) a la primera vedette de un teatro de revista (Alicia Márquez). Pero la vecina es esquiva, la cabaretera tiene una técnica infalible para deshacerse de los moscones, la criada tiene un novio que hace la mili en Barcelona (Antonio Iranzo) y la vedette tiene un niño… que no quiere otra cosa que ir al parque de atracciones del Tibidabo.




Así que, en vez de terminar en su apartamento con la rubia despampanante, Juan termina con el crío en los coches de choque.


Por suerte, es el día de libranza de la criada que ha ido allí a divertirse con su novio. En un visto y no visto, Juan le ha encalomado el arrapiezo al soldado y desaparece con la chica camino del túnel del amor…


Frente a otras cintas de la misma época que apenas ofrecen unos cuantos planos de referencia de las atracciones, en El mujeriego podemos recrearnos en casi todas las clásicas: la Atalaya, el Ferrocarril Aéreo, el Avión o las Ollas Volantes, los Espejos Deformantes…




Más curiosa aún es la localización de una escena muda en el tan poco frecuentado como sugestivo Laberinto de Cipreses, inaugurado en 1948.


Un personaje a la medida de Cassen, que, no obstante, no logra hacernos olvidar su Plácido. Intenciones críticas un tanto diluidas. Algunos —pocos— hallazgos visuales o de montaje, pero una explotación de las localizaciones que habla a las claras del oficio de Francisco Pérez-Dolz como ayudante de dirección. Su escueta filmografía como director se abre con la fulgurante A tiro limpio (1963) y se cierra el mismo año con esta comedia con ambiciones pero desigual resultado. Luego firmará como director adjunto un peplum en coproducción en el que probablemente su nombre sirviera para obtener la protección económica otorgada por la administración española.


El mujeriego (1963)
Producción: Este Films (ES)
Director: Francisco Pérez-Dolz.
Guión: J. L. Carrillo, Cassen, Manuel Martín, José María Ricarte, Francisco Pérez-Dolz.
Intérpretes: Cassen (Juan), Paloma Valdés (la novia), Alicia Márquez (la vedette), Gloria Osuna (la cabaretera), Maite Matalonga (la criada), Margaret Rose (la modelo), Carmen de Lirio (la viuda) , Milo Quesada, Jaume de Sans, Carles Lloret, Lluís Nonell, Antonio Iranzo.
105 min. Blanco y negro.

11 de enero de 2016

Revisitación de Varieté



 Variété (Variété, 1925), Ewald André Dupont

Una de las primerísimas reseñas en Circo Méliès sirvió para glosar Varieté. Anoche la carpa se vistió de gala para acoger la proyección de la versión restaurada el año pasado por la Fundación Murnau y el Film Archiv austríaco.



La restauración se ha llevado a cabo a partir de dos copias en soporte nitrato de distinta procedencia y, al parecer, con diferente montaje. El resultado es espectacular en cuanto a la calidad de imagen. A continuación, unas cuantas muestras:

Por lo demás, confirmar que la película se mantiene tan fresca como el primer día y que las audacias formales de Dupont siguen siendo una referencia en la cinematografía silente en general y en la filmografía circense en particular.


Además, tenemos oportunidad de ver el Winter Garten berlinés en todo su esplendor y de visitar ferias de todo pelaje, desde las barracas del puerto de Hamburgo donde los marineros de permiso buscan emociones fuertes, hasta la de los ciudadanos berlineses de la deprimida Alemania de entreguerras.


Y de disfrutar de varias actuaciones de acróbatas, malabaristas chinos, contorsionistas…


¡Ah, y los ficticios Artinellis están doblados por los legendarios Flying Codonas!


Lo más polémico de la edición en blu-ray y DVD —con intertítulos en alemán y subtítulos en inglés, francés, italiano y japonés—, es la inclusión de una única banda de sonido creada por el trío británico The Tiger Lillies. Acordeón, bajo y batería, y la voz en permanente falsete cabaretero de Martyn Jacques ofuscan a los amantes de lo clásico y embelesan a los amantes de la novedad. Juzguen ustedes mismos:


Variété (Variété, 1925)
Productora: Universum Film – UFA (AL)
Director: Ewald André Dupont.
Guión: Ewald André Dupont, de una novela de Felix Hollaender.
Intérpretes: Emil Jannings (Boss Huller), Lya De Putti (Bertha-Marie), Warwick Ward (Artinelli), Maly Delschaft (la mujer de Boss), Paul Rehkopf (un espectador de la feria), Georg John (un marinero), Alice Hechy, Kurt Gerron, Charles Lincoln.
96 min. Blanco y negro + virados.