20 de octubre de 2014

Bill Bojangles


Bill  Bojangles Robinson (1878-1949)


Bill Bojangles Robinson fue un excelente bailarín de claqué y un solicitado actor de vaudeville, teatro y cine en América, el afroamericano más famoso y mejor pagado de su época. Bojangles comenzó a bailar a los seis años de edad buscando sus primeras monedas en las terrazas de las cervecerías y plazas. Pronto fue fichado por una troupe de minstrels como pickaninny —"mozalbete de color insensible al dolor" que además canta y baila— y a los doce años es contratado por la compañía ambulante de Mayme Remington para el espectáculo "The South Before the War".


Es en 1900, justo cambiando de siglo, cuando Bojangles se hace famoso al ganar un concurso de danza en Brooklyn y derrotar a Harry Swinton, estrella del espectáculo de Broadway "In Old Kentucky" y considerado el mejor bailarín del momento hasta ese día. 


En 1902 forma un dúo de cómicos con George Cooper. La pareja Cooper y Robinson se mantendrá durante más de diez años en la élite de los circuitos de vaudeville. En 1914, bajo la tutela de su nuevo manager, Marty Forkins —y el último, pues le acompañará el resto de su vida profesional—, crea un solo convirtiéndose en el primer artista negro en romper la norma no escrita del vaudeville americano: la two colored rule, que impedía a los negros a actuar en solitario.


En 1928, Lew Leslie, produce "Blackbirds" , una revista negra para una audiencia de blancos con Adelaide Hall, Bill Robinson, Aida Ward, Tim Moore y otros actores negros. Bojangles Robinson se convierte definitivamente en embajador y lazo entre el mundo blanco y el mundo del entretenimiento negro. Aunque para muchos su figura, la del tío Tom, ayudaba a mantener la estructura de la segregación racial, sus biógrafos dejan claro su trabajo por la integración y la generosidad de su compromiso.



Bill Robinson realizó más de una docena de películas, en las que podemos apreciar su arte y la exquisita sensibilidad e innovación de su manera de bailar claqué. Su legado es impresionante y la mayor parte de los bailarines de tap dance reconocen en Robinson una inspiración para su trabajo y muchos de ellos, como Fred Astaire o Eleanor Powell, le homenajearon en la gran pantalla, expresando de esta manera su gratitud y admiración. En esta entrada podemos admirar el número de la escalera de Bill Robinson, tal y como lo presentaría en los teatros de variedades en la primera década del siglo XX —es un extracto de una de sus primeras películas, Harlem is Heaven (Irwin Franklyn, 1932)—, y los dos números de los bailarines mencionados, que salen de Swing Time (George Stevens, 1936) y Honolulu (Edward Buzzell, 1939).


Robinson disfruta de otro honor, el de haber sido el primero en formar una pareja mixta (interracial) de baile y lo hizo con Shirley Temple cuando esta tenia solamente 6 años. Cuatro películas realizó con la pequeña Temple: The Little Colonel y The Littlest Rebel, en 1935 y Rebecca of Sunnybrook Farm y Just Around the Corner, tres años más tarde. Shirley y Bill mantuvieron una gran amistad hasta la muerte de este en 1949 a la edad de 71 años.


A pesar de haber ganado mucho dinero a lo largo de su carrera, en 1949 Robinson estaba arruinado. Tuvo que ser su amigo y presentador de TV, Ed Sullivan, quien financiara su funeral, un funeral a la altura de su prestigio al que acudieron miles de ciudadanos. 

 


En Circo Méliès queremos rendirle el homenaje que se merece y comentaremos algunas de sus películas, lo cual aprovecharemos para darnos una vuelta por el maravilloso mundo del tap dance, el baile de claqué, y algunas de las películas más representativas de este trepidante y, al mismo tiempo, sutil baile.    

Filmografía

Hello, Bill (Edward F. Hurley, 1929 )
Dixiana (Luther Reed, 1930)
Harlem is Heaven (Irwin Franklyn, 1932)  
The Big Benefit (Lynn Shores, 1933)  
King for a Day (Roy Mack, 1934)
The Big Broadcast of 1936 (Norman Taurog, 1935)  
The Little Colonel (David Butler, 1935)
The Littlest Rebel (David Butler, 1935)
In Old Kentucky (George Marshall, 1935)
Hooray for Love (Walter Lang, 1935)
One Mile from Heaven (Allan Dwan, 1937)
Rebecca of Sunnybrook Farm (Allan Dwan, 1938)  
Up the River  (Alfred L. Werker, 1938)
Cotton Club Revue (1938)
Just Around the Corner (Irving Cummings, 1938)
Let's Scuffle (1942)  
By an Old Southern River (1942)
Stormy Weather (Andrew L. Stone, 1943)

16 de octubre de 2014

Adiós al viejo Price



Elegía por un circo (1970), Antonio Mercero

El Circo de Price llevaba casi un siglo funcionando en la Plaza del Rey de Madrid cuando el desarrollismo galopante de la España de Matesa lo abocó a la demolición.


Antonio Mercero rodó las últimas funciones que allí se dieron y escarbó en el archivo del noticiario oficial No-Do para rendir homenaje a cuantos artistas pasaron por su pista —Ramper, Charlie Rivel, Los Codona…— y a los trabajadores a los que no baña la luz de los focos.


Así, vemos en plena faena a Fernando Candela, el decano de los acomodadores, o a Mario Canillas, jefe de maquinistas, ligado al local durante 46 años. Su álbum de recortes y fotografías y el registro de artistas desde 1907 sirven de repaso a la historia del coliseo. Este último  documento lo guardan en el Club de Payasos y Artistas Españoles de Madrid como un tesoro junto a otro álbum de gran notoriedad: el álbum de Madrueño.


En este libro podemos contemplar además quiénes constituyen el último programa antes del cierre: Pinito del Oro, Vicky Álvarez, Les 4 Charles, payasos pintores italianos, la troupe de los Biasinis, ciclistas acrobáticos, o las Tovarich, equilibristas rusas. Actúa como maestra de ceremonias —ya dimos cuenta de ello hace tiempo— Mary Santpere.


Mercero entrevista también al doctor Jiménez Balgañón, médico oficial de la empresa. Asegura éste que durante su labor nunca ha habido un accidente mortal. El último fallecimiento ocurrido en el Price fue el de la japonesa Yuki Naitto, en septiembre de 1933.


El descenso de Pinito del Oro del trapecio, repetido varias veces con diferentes virados de color, y la interpretación de “El relicario” a la concertina por parte de Teodoro Aragón “Thedy” sirven de melancólico broche al reportaje sobre el penúltimo circo estable madrileño.


Elegía por un circo (1970)
Producción: No-Do (ES)
Guión y Dirección: Antonio Mercero.
Asesor histórico: Antonio Álvarez Barrios.
Documental, con la colaboración de Thedy.
21 min. Color por Eastmancolor.