17 de enero de 2015

Trompazos apaches


HEMOS conseguido algunos ejemplos de la danza Apache llevados a la pantalla por maestros de la animación. La libertad de los bailarines para ejecutar sus arriesgados saltos sin el peligro de matarse o lesionarse, llevan este baile a un límite más que improbable. Nuestro primer ejemplo, Apache Kid (1930), tiene como protagonista a Krazy Kat, el protagonista de una de las tiras cómicas con más prestigio y más longeva en la historia de los rotativos norteamericanos de la que era autor George Herriman. Krazy y su novia se encargan de animar un local Apache con sus canciones y sus bailes hasta que un malote secuestra a la dama. A partir de aquí, el imaginativo Krazy se las ingeniara para encontrarla y salvarla de las pérfidas intenciones del delincuente. Asi que centrémonos en los tres primeros minutos. Una divertida versión del tango Es mi hombre y el vals de Offenbach nos van a dar una sorpresa. Lo podéis ver aquí.





Popeye, Olivia y Bluto son los protagonistas de nuestra segunda sesión: The Dance Contest (1934). Popeye gana un concurso de baile gracias a la destreza que le proporcionan las espinacas. Bluto no aguanta los celos baila con Olivia una danza Apache en la que los acordes del vals acompañan una verdadera paliza. Popeye se revuelve de su asiento y al mismo compás, la música de Offenbach, y bailando con el gigantesco Bluto, le devuelve uno por uno los puñetazos y golpetazos que anteriormente éste había propinado a Olivia.


Nuestra tercera pieza viene de la mano de los geniales aunque algo olvidados Harman & Ising. Su cortometraje con la MGM, Peace on Earth (1939), en contra de la guerra fue uno de los más aplaudidos de la época. En Toyland Broadcast, realizada en 1934, recrean uno de los conciertos de radio o espectáculos radiados que se realizaban en esos años. El programa es variado y muy imaginativo. Entre las atracciones destaca el baile apache (min. 3:55) que se marcan sobre las teclas de un piano dos pequeños personajes que salen de una caja de muñecas francesas.


En la película de 1952, The Four Poster, el director Irving Reis añade animación entre diferentes secuencias y en una de ellas se supone que hay danza apache, aunque nosotros no hemos visto el film y no podríamos asegurarlo.

16 de enero de 2015

El Luna Park de Shandigor




L'inconnu de Shandigor (1967), Jean-Louis Roy

El Luna Park de Shandigor se parece sospechosamente al parque de atracciones del Tibidabo y, sin embargo, la soledad que allí reina, el clima pesante de angustia atómica, aleja a esta película de cualquier otra que hayamos visto de las ambientadas en tal entorno (http://www.circomelies.com/2010/04/barcelona-desde-el-avion.html et al.).


L'inconnu de Shandigor es una rareza suiza, uno de los primeros largometrajes rodados por los nuevaoleros helvéticos y, además, seleccionado para el Festival de Cannes. La trama bebe parigualmente de la ciencia ficción de novela de a duro, de las aventuras cinematográficas del agente 007 y de los delirios godardianos de Alphaville (1965). De ésta toma el humor extravagante y la utilización de los entornos naturales como espacios inquietantes.



Aunque la producción es únicamente suiza, en los títulos de crédito consta la colaboración de la barcelonesa Filmax para el rodaje en España, así que nada debe extrañarnos el encuentro amoroso de Sylvaine (Marie-France Boyer) con su antiguo amante en la playa de la Barceloneta, las persecuciones por el Parque Güell y los encuentros en el parque de atracciones.


El macguffin recibe el sonoro nombre de “Anulador”, un artilugio ideado por el profesor Von Krantz (Daniel Emilfork) y capaz de inhibir cualquier bomba atómica. Lógicamente, los servicios secretos de medio mundo andan detrás de los planos del invento que el profesor y su ayudante albino (Marcel Imhoff) han escondido en una peliculita familiar grabada durante las pasadas vacaciones en Shandigor.


Los espías norteamericanos envían a su mejor agente (el suizo Howard Vernon, habitual de Jess Franco); los rusos están comandados con un tipo histérico (Jacques Dufilho) capaz de refinadas torturas, como la de someter al ayudante del profesor a una dosis letal de rock decadente occidental; un agente japonés se pasea por medio mundo vestido de hombre rana: y un grupo de calvos que venden sus servicios al mejor postor están dirigidos nada menos que por el mismísimo Serge Gainsbourg.





Después de la muerte de uno de sus hombres en acto de servicio, y mientras los otros lo embalsaman, toca al órgano una delicia pop titulada “Bye, Bye, Mister Spy”:


L'inconnu de Shandigor (1967)
Producción: Frajea Films (CH)
Director: Jean-Louis Roy.
Guión: Jean-Louis Roy, Gabriel Arout, Pierre Koralnik.
Intérpretes: Marie-France Boyer  (Sylvaine), Ben Carruthers  (Manuel), Daniel Emilfork  (Herbert Von Krantz), Jacques Dufilho  (Schoskatovich), Serge Gainsbourg  (el jefe de los calvos), Howard Vernon  (Bobby Gun), Marcel Imhoff  (Ivan, el ayudante de Von Krantz), Jacqueline Danno  (Esther), Marc Fayolle, Adrien Nicati, Serge Nicoloff  y Georges Wod  (espiás), Eric Brooke, Gabriel Arout, Pierre Chan.
90 min. Blanco y negro.