24 de febrero de 2015

Estados Unidos de Europa



Partire è un po’ morire (1951), Giacinto Mondaini

Giaci Mondaini es uno de los más originales colaboradores del Bertoldo, la revista que agrupó durante el fascismo a los humoristas amantes del absurdo y lo surreal. Muchas fueron las transferencias y préstamos que La Codorniz tomó de la revista editada en Milán por Rizzoli, así que Guareschi, Mosca, Manzoni, Campanile, Steinberg o el mismo Mondaini eran razonablemente conocidos en España.


Nacido en 1903, Mondaini trabaja como marino mercante antes de convertirse en dibujante, cartelista e ilustrador. Su relación con el cine se remonta a 1935, cuando un relato suyo sirve de base a Darò un milione [http://www.circomelies.com/2008/05/en-el-circo-primrose.html]. Hasta ahora no teníamos más noticias de otras intervenciones suyas en el campo cinematográfico. Sin embargo, el año pasado la Cineteca Nazionale restauró un curiosísimo cortometraje en el que Mondaini se responsabiliza no sólo del guión, sino también de la dirección.


La acción arranca en 2001, cuando la unidad europea es ya un hecho, no existen las fronteras y viajar por el territorio común se ha convertido en algo común. Una presentadora nos invita entonces a presenciar una peliculita cómica datada medio siglo antes, en la que se satiriza la burocracia que conllevaba en el pasado cualquier viaje: pasaportes, visados, aduanas...


El absurdo señorea en una serie de viñetas preñadas por igual de slapstick y simbolismo. Como se puede ver aquí con subtítulos en inglés y no necesita mucha más explicación, nos ahorramos más explicaciones:


Si acaso, permitirnos una sucinta reflexión sobre la solución edénica que propone Mondaini. Al cabo de sesenta y cuatro años, Europa sigue poniendo las mismas trabas a muchos de sus ciudadanos y Peppino de Filippo continuará encaramado en su árbol, pensando que allí caben todos aquellos que amen la utopía.

Partire è un po’ morire (1951)
Producción: (Italia)
Director: Giacinto Mondaini.
Intérpretes: Peppino De Filippo, Margit Seeber.
11 min. Blanco y negro.

17 de enero de 2015

Trompazos apaches


HEMOS conseguido algunos ejemplos de la danza Apache llevados a la pantalla por maestros de la animación. La libertad de los bailarines para ejecutar sus arriesgados saltos sin el peligro de matarse o lesionarse, llevan este baile a un límite más que improbable. Nuestro primer ejemplo, Apache Kid (1930), tiene como protagonista a Krazy Kat, el protagonista de una de las tiras cómicas con más prestigio y más longeva en la historia de los rotativos norteamericanos de la que era autor George Herriman. Krazy y su novia se encargan de animar un local Apache con sus canciones y sus bailes hasta que un malote secuestra a la dama. A partir de aquí, el imaginativo Krazy se las ingeniara para encontrarla y salvarla de las pérfidas intenciones del delincuente. Asi que centrémonos en los tres primeros minutos. Una divertida versión del tango Es mi hombre y el vals de Offenbach nos van a dar una sorpresa. Lo podéis ver aquí.





Popeye, Olivia y Bluto son los protagonistas de nuestra segunda sesión: The Dance Contest (1934). Popeye gana un concurso de baile gracias a la destreza que le proporcionan las espinacas. Bluto no aguanta los celos baila con Olivia una danza Apache en la que los acordes del vals acompañan una verdadera paliza. Popeye se revuelve de su asiento y al mismo compás, la música de Offenbach, y bailando con el gigantesco Bluto, le devuelve uno por uno los puñetazos y golpetazos que anteriormente éste había propinado a Olivia.


Nuestra tercera pieza viene de la mano de los geniales aunque algo olvidados Harman & Ising. Su cortometraje con la MGM, Peace on Earth (1939), en contra de la guerra fue uno de los más aplaudidos de la época. En Toyland Broadcast, realizada en 1934, recrean uno de los conciertos de radio o espectáculos radiados que se realizaban en esos años. El programa es variado y muy imaginativo. Entre las atracciones destaca el baile apache (min. 3:55) que se marcan sobre las teclas de un piano dos pequeños personajes que salen de una caja de muñecas francesas.


En la película de 1952, The Four Poster, el director Irving Reis añade animación entre diferentes secuencias y en una de ellas se supone que hay danza apache, aunque nosotros no hemos visto el film y no podríamos asegurarlo.