29 de mayo de 2009

Marujita es el pájaro loco



Pelusa (1960), Javier Setó

ADORO mis obsesiones porque me permiten llegar al límite sin plantearme ningún dilema intelectual o moral. De otra forma nunca me habría planteado realizar esta reseña de Pelusa, una película española que reúne con desparpajo una colección de tópicos circenses que poco a poco han ido penetrando en el subconsciente de esa parte de nuestro cerebro que dedicamos al Circo y a España.

Realizada por Javier Setó en 1960, Pelusa cuenta con un elenco de lujo: Marujita Díaz, Espartaco Santoni, Roberto Rey, Viviane Romance, Félix Fernández, Antonio Riquelme y otros muchos actores de la época que recrean diferentes personajes del Circo Solferino, un pequeño circo que sobrevive gracias al tesón de sus artistas y al de su propietario, el avispado Solferino (Félix Fernández). Tito García se estrena en el cine –fue torero en sus años mozos– interpretando al forzudo, el mismo papel que realizará en Salto Mortal un poco más tarde y Antonio Riquelme, un espléndido y prolífico actor cómico, encarna al domador Kipling, un esquelético beluario enamorado de la mujer gorda.

Rock (Roberto Rey) es el payaso del circo. Alcoholizado y depresivo mantiene la poca cordura que le queda gracias a su hija, Pelusa (Marujita Díaz), inocente jovencita que en realidad es el alma del circo. Huérfana de madre –eso cree ella–, los otros miembros del circo la tratan como si fuera su propia hija y como comodín del circo. El guión encierra un secreto a voces que al final sirve para agrupar los números musicales de la Díaz y para coreografiar un gran desfile circense en el que participan los artistas del momento del Circo Americano.


Pelusa está enamorada, cómo no, del trapecista Darsay (Espartaco Santoni), pero éste, cómo no, no se fija demasiado en ella. Su padre, Rock, sale borracho a la pista y es Pelusa la que tiene que salvar el número. Es cuando descubrimos al payaso Pelusa, un personaje del que todavía presume la actriz, ya que consiguió el premio de interpretación del Sindicato Vertical del Espectáculo, que ella recientemente en un programa de televisión denominó los Oscars españoles de la época. El movimiento alocado de los ojos, una de las habilidades más aplaudidas de nuestra protagonista, y una risa calcada a la del pájaro loco, dibujan un payaso que hace sacar lo peor de mi mismo.

Poco a poco el galán Darsey va cambiando su opinión con respecto a Pelusa y cuando ambos llegan a reconocerse mutuamente este amor, irrumpe en escena Zizí Lemaire (Viviane Romance), una estrella de la canción que en el inicio de la película da paso al flashback que nos presenta el Circo Solferino. Zizí se lleva a Pelusa a París tras una intriga muy débil que apenas permite la sorpresa. Zizí Lemaire es la madre de Pelusa. Rock, el padre, la había abandonado hace 20 años, por celos profesionales, llevándose a Pelusa .


Pelusa triunfa rotundamente en París, pero su máxima ambición es volver al circo y reunir a sus padres. Al final, Pelusa regala al circo pobre todos los elementos de un gran circo y en la apoteosis final se encuentra con su amado Darsey, uno de los finales más felices y más previsibles que he visto en mi vida. 

"Los payasos no sudamos", "el circo es eso de estar triste y feliz a la vez" y "el circo es Pelusa" son algunas de las frases que acompañan esta historia impregnada de un ligero tufo del nacional-catolicismo de la época. Con todo, podemos disfrutar de una banda sonora de lo más española compuesta por un ramillete de canciones muy del gusto del momento y que se mantienen vivas en nuestro recuerdo–muy destacable la de Soldadito español en plan parada circense–, y de una secuencia en la que Marujita parece, de verdad, estar encima de un alambre de equilibrio mientras canta una divertida canción (La pequeña tonkinesa) vestida a lo oriental, un número que hoy se disputarían los mejores circos. 

Pelusa (1961)
Producciones Cinematográficas M.D.
Dirección: Javier Setó.
Guión y diálogos: Luis David de los Arcos y J. M Iglesias, sobre una idea de Marujita Díaz.
Intérpretes: Marujita Díaz, Espartaco Santoni, Roberto Rey, Viviane Romance, Félix Fernández, Antonio Riquelme, Tito García, Diana López, Francisco Bernal, Enrique Benchimol.
Payasos: Pedro Pescador, Antoñito Candelas, Julio Carbayo, Eduardo Ruiz, Jose Clavijo, Antonio Palacios, Francisco González, Cesáreo González y el chimpancé Judith.
Asesor circense: Alfredo Marquerie
Eastmancolor, 95 min.

3 comentarios:

El Abuelito dijo...

"ADORO mis obsesiones porque me permiten llegar al límite sin plantearme ningún dilema intelectual o moral"... no puede expresarse mejor: qué sentido tiene sino el prester lña más mínima atención al cine de hombres vestidos de mono, cabezas parlantes, etc...

Anónimo dijo...

¿donde la puedo descargar o ver online?

Anónimo dijo...

pues si hubieses más actrizes como Marujita Díaz haciendo este tipo de peliculas el Circo volveria a tener la fama de antaño