4 de abril de 2015

El fracaso de una estrella del vaudeville



London Town (1946), Wesley Ruggles

El comediante Sid Field llevaba un cuarto de siglo actuando en teatros de variedades de toda Gran Bretaña cuando se convirtió en una estrella en Londres. Mientras la II Guerra Mundial asolaba la ciudad, sus espectáculos Strike a New Note (1943) y Strike it Again (1944) hacían que el público se cayera de sus asientos de la risa. Al finalizar la contienda, revalida su éxito capitalino con Piccadilly Hayride (1946). Es entonces cuando le llega una propuesta del poderoso Arthur Rank de protagonizar no una comedia musical, sino “la comedia musical británica”.



Rank no se para en barras: contrata al director estadounidense Wesley Ruggles; a los compositores de las canciones de Bing Crosby, Johnny Burke y Jimmy Van Heusen; organiza una brillante producción en Technicolor; encarga un guión sin grandes alardes que permita enlazar las extravagancias musicales con los celebrados números cómicos de Sid Field. De nada le vale. La crítica rechaza la cinta por torpe y premiosa y los espectadores le dan la espalda. London Town resulta uno de los más sonoros batacazos de la cinematografía británica.



El argumento toma parte de la anécdota biográfica del propio Field. Uno de sus primeros trabajos durante la adolescencia fue el de understudy de Wee Georgie Wood, un cómico que no alcanzaba el metro y medio y que solía actuar vestido de niño. En el vaudeville, el understudy es un suplente que permanece entre cajas estudiando cada detalle del número intérprete titular para poder reproducirlo en caso de ausencia de éste.



Jerry Sanford (Sid Field) es un cómico que llega a Londres con su hija pequeña (Petula Clark) dispuesto a triunfar. Pero cuando se presenta en la compañía de Eve Barry (Greta Gynt) para tomar parte en la comedia musical London Town no le reparten un papel, sino que le encomiendan la suplencia del caricato musical Charlie De Haven (Sonnie Hale).



Pasan uno, dos meses. Jerry traba amistad con la cantante y bailarina Patsy (una jovencísima Kay Kendall antes de operarse la nariz).





Pero su oportunidad no termina de llegar, así que su hija decide ayudar al destino y coloca un tinte verde en el jabón de Charlie De Haven. La película incorpora así el color a la trama argumental.



Una parte de las rutinas cómicas –el sketch del golf, por ejemplo- proceden de los espectáculos de Sid Field y Wesley Ruggles las filma desde la embocadura del escenario, desde que el telón se abre hasta que se cierra, sin incluir ninguna referencia visual ni sonora de los espectadores. En estos casos, la película se convierte en un registro documental de las habilidades de Field. Lo malo es que la lectura de esta acta notarial no termina nunca de emocionar al espectador y los números de baile se prolongan innecesariamente.



¿Qué queda entonces? El encanto del mundo del vaudeville y la oportunidad de ver en su momento de mayor esplendor a Sid Field y a Tessie O’Shea, peso pesado de las variedades con acento cockney y cabeza de cartel en el Palladium. Todo ello en rutilante Technicolor.

London Town (1946)
Producción: Wesley Ruggles Productions para Arthur Rank (GB)
Director: Wesley Ruggles.
Guión: Elliot Paul y Sigfried Herzig, con diálogos adicionales de Val Guest.
Intérpretes: Sid Field (Jerry Sanford), Kay Kendall (Patsy), Petula Clark (Peggy Sanford), Greta Gynt (Eve Barry), Claude Hulbert (Belgrave), Sonnie Hale (Charlie De Haven), Mary Clare (miss Gates), Tessie O'Shea.
126 min. Color (Technicolor)




No hay comentarios: