6 de septiembre de 2012

Schö-ö-ö-n



Akrobat schö-ö-ö-n (Wolfang Staudte, 1943)

Charlie (Charlie Rivel) es un artista poco afortunado que pasa el tiempo en su buhardilla entrenando y ocupándose de los quehaceres diarios. Su amiga Monika (Clara Tabody), de la que está enamorado, que también es artista, una entusiasta bailarina de claqué y cantante, consigue una audición en la famosa sala de variedades Tabarin para trabajar con el  engolado e insufrible Orlando (Karl Schönböck). El encuentro entre Monika y Orlando provoca una relación de amor/odio entre los dos que acabará, después de un par de bofetadas, con un beso muy romántico al final de la película.


El problema es que mientras Monika consigue el trabajo en el cabaret, a pesar de enfrentarse con Orlando, Charlie se tiene que conformar con diversos trabajos de utilería en el teatro, sin demasiado éxito, para acabar de vigilante nocturno del Tabarin, un vigilante con gorra de plato y abrigo grande muy parecido a nuestros viejos serenos.



Esta nueva ocupación le permite a Charlie fantasear con sus sueños artísticos y revolver en el almacén de vestuario donde encuentra su nariz de payaso y su camiseta hasta los pies. También le permite conocer a Bibiana (Käthe Dyckhoff), una joven trapecista que también está buscando trabajo en el Tabarin sin demasiada suerte.


Una noche, a hurtadillas, ambos lo preparan todo para realizar un número de trapecio volante. Charlie enciende por equivocación las luces exteriores del teatro. El director de la sala, que vuelve con unos amigos de una salida nocturna, ve la fachada encendida y entra para ver qué sucede. Entonces ve el número de trapecio y, aunque es de su agrado, no tienen otra opción que despedir a Charlie echándole una buena bronca.




Felizmente para Charlie, una noche los trapecistas oficiales del Tabarin, los Martoni, tienen un contratiempo —uno de ellos se ha lesionado— y el director se acuerda de Charlie y Bibiana y manda a buscarles. Cuando todo está preparado para su actuación, Roto, el hombre forzudo, que tiene una deuda pendiente con Charlie, le destroza su vestuario de gala y le impide salir del camerino.



Charlie se disfraza de nuevo de payaso y con una enorme tuba engaña a Roto y logra salir del camerino. Desafortunadamente, llega tarde y ya está en escena el último número del programa. El trío de trapecistas se lamenta de su mala suerte cuando el escenario rotatorio comienza a funcionar por error y las escaleras luminosas, Orlando, Monika y decenas de bailarinas comienzan a girar provocando el caos. Este giro imprevisto da paso a otro escenario más sencillo: un minitrapecio volante, una colchoneta y tres artistas cabizbajos. Es la oportunidad de Charlie y no la va a desaprovechar: ¡Schö-ö-ö-n!




Un actor mudo
Charllie Rivel se interpreta a si mismo en un papel en el que no dice nada excepto la frase por la que se le conocía en toda Alemania y que da título a la película: Akrobat Schö-ö-ö-n. Charlie se desenvuelve muy bien en la pantalla y sus ademanes nos recuerdan a Charlot —recordemos que Charlie Rivel le imitaba a la perfección— y aunque los gags no llegan a estar a la altura del cómico del celuloide, las acrobacias de Charlie Rivel y sus numerosas habilidades compensan la falta de tino del director.



Gracias a la película podemos conocer parte del desarrollo del número de trapecio volante que crearon los Andreu (Charlie y sus hermanos) y la manera de desenvolverse de Charlie Rivel como payaso en los años cuarenta, su salida a la escena corriendo, sus miradas hacia el público y sus acrobacias, cómo se maquillaba… Akrobat Schö-ö-ö-n es una película hecha para el lucimiento del payaso, aunque en algún lugar hemos leído que la película se realizó para lanzar al estrellato a la actriz principal, Clara Tabody, por esa época amante de algún mandamás del regimen nazi. 



En su biografía, Charlie pasa de puntillas sobre esta película como queriendo olvidar, y que nos olvidemos nosotros, sus años en la Alemania nazi. La película es un documento valiosísimo para conocer los primeros años de Charlie Rivel sin sus hermanos, para medir su excepcional popularidad y para comprobar que sus hijos, los Charlivels, ya estaban preparados para trabajar en las mejores salas de Music-Hall del mundo.




Akrobat schö-ö-ö-n (1943)
Producción: Tobis-Filmkunst (ALE).
Director: Wolfang Staudte.
Guión: Wolfang Staudte.
Música: Paul Hühn y Frederich Schröder

Intérpretes: Charlie Rivel (Charlie), Clara Tabody (Monika), Karl Schömböck (Orlando), Käthe Dyckhoff (Bibiana), Einar Björling (Bruno Martoni), Nina Raven (Lydia), Hans Junkermann (Director de Tabarin Varietes), Karl Kahlmann (Regidor del Tabarin Varietes), Fritz Kampers, Hans H. Schaufuss, Werner Scharf, Adolf Ziegler y los Charlivels.
Blanco y negro. 81min.