6 de mayo de 2010

Simplemente Lola



Lola (Lola, 1981), Rainer Werner Fassbinder

La Lola-Lola de Marlene Dietrich y Strenberg se queda en simplemente Lola cuando Fassbinder decide trasladar la acción de la novela de Heinrich Mann a la Alemania del milagro económico.


Von Bohm (Armin Mueller-Stahl) ha llegado a la ciudad dispuesto a ponerlo todo patas arriba. Empezando por el despacho de la delegación de Urbanismo que ocupa. Las cicatrices de la guerra aún están recientes y no basta con la reconstrucción. Von Bohm aboga también por la expansión. Sabe que para llevar adelante su proyecto debe pactar con los corruptos y los especuladores. Esslin (Matthias Fuchs), su ayudante, lo desaprueba. Él es un moralista.


Fassbinder no pierde ni un segundo en exponer su tema. Todo se resuelve en una escena de un par de minutos en el que Von Bohm endilga su discurso oficial a las fuerzas vivas de la ciudad. Allí están el alcalde, el director de la caja de ahorros, el jefe de policía y Schuckert (Mario Adorf), un constructor deshonesto que es el motor de la economía de libre mercado. La encarnación del milagro alemán.


Lola (Barbara Sukowa) es su amante y una mujer decidida. Cuando los demás le dicen que Von Bohm no es hombre para ella, se hace la encontradiza. Nada más fácil porque su madre es la casera del nuevo delegado de Urbanismo. Lola trabaja en “Villa Fink”, el cabaret más importante de la ciudad. En realidad es la tapadera de un burdel. Toda la vida en la ciudad –o sea, en la Alemania de mediados de los cincuenta- está construida sobre las apariencias y la hipocresía. Esslin acompaña una noche a Von Bohm a conocer el infierno. Al descubrir a Lola cantando “Pescadores de Capri” su mundo se viene abajo.

No les contamos el final, pero pueden dormir tranquilos porque el pacto entre clases queda de nuevo restituido. Lola ejerce de estabilizador y, de paso, accede al respeto social que es lo que buscaba. Todo el mundo sale ganando, según le explica a Von Bohm el periodista a quien pretendía revelar la trama corrupta.


Fassbinder utiliza en Lola toda la iconografía “a la Sirk”: el drama con música, los espejos, el descapotable rojo de Written on the Wind (Escrito sobre el viento, 1956) y el nuevo televisor de All That Heaven Allows (Sólo el cielo lo sabe, 1955). Interpretaciones exuberantes y colores saturados para un melodrama sobre la Alemania de 1955 que parece escrito para esta España de nuestros pecados.

Lola (Lola, 1981)
Producción: Rialto Film (AL)
Director: Rainer Werner Fassbinder.
Guión: Pea Fröhlich, Peter Märthesheimer y Rainer Werner Fassbinder.
Intérpretes: Barbara Sukowa (Lola), Armin Mueller-Stahl (Von Bohm), Mario Adorf (Schukert), Matthias Fuchs (Esslin), Helga Feddersen (Frau Hettich, la secretaria de Von Bohm), Karin Baal (Frau Kummer, la madre de Lola), Ivan Desny (Wittich, el banquero), Elisabeth Volkmann (Gigi), Hark Bohm (Volker), Karl-Heinz von Hassel (Timmerding, el jefe de policía), Rosel Zech (Frau Schuckert), Sonja Neudorfer (Frau Fink), Christine Kaufmann (Susi), Y Sa Lo (Rosa), Günther Kaufmann (el soldado negro).
113 min. Colo
r.

2 comentarios:

El Abuelito dijo...

A Fassbinder lo recuerdo como cineasta pasional y arrebatado, muy pesado a veces ("Todos nos llamamos Alí", "Querelle" o "Las amargas lágrimas de Petra Von Kant" fueron ladrillos que amargaron horas de salas de cine en mis años mozos), bien que uno simpatice con su figura, por heterodoxa y resentida... atormentada y retorcida también, como supone el tópico que debe ser necesariamente el genio teutón...

Sr. Feliú dijo...

Este título en concreto es más ligero que "Las amargas lágrimas" y también más proclive al subrayado. Lo más interesante es la apropiación del universo de Douglas Sirk en un contexto directamente político.
Tampoco Fassbinder es santo de la devoción de uno -salvo su episodio de la cinta colectiva sobre la banda Baader-Meinhof "Alemania en otoño-, pero en nuestra aproximación a los usos y modos del kabarett germánico aparecen piezas como ésta. Volveremos con los títulos mayores... "Ángel azul" a la cabeza.
Sus nietos le agradecen la visita