12 de septiembre de 2010

Atracciones y clowns



La casa de los Martínez (1971), Agustín Navarro


“La casa de los Martínez” fue una serie de inmensa popularidad en la TVE de finales de los años sesenta del pasado siglo. Por el hogar de esta familia de clase media -que era clase media alta cuando sólo había clase media baja- pasaban semanalmente invitados que puntuaban con unas notas de actualidad las aventuras y desventuras familiares.

A alguien se le ocurrió que había que aprovechar el tirón y hacer una película de cuya dirección se encargó el veterano Agustín Navarro -ayudante de dirección en
Novio a la vista (Luis G. Berlanga, 1954) y El pisito (Marco Ferreri e Isidoro Martínez Ferry, 1959)-. Hay en La casa de los Martínez (película) una patente intención metalingüística que plaga la trama de citas autorreferenciales, desde los personajes populares que aguardan expectantes a que empiece la emisión hasta los tejos que le tira el director de la serie (Fernando Merino) a la protagonista (Julita Martínez), pasando por la inauguración de una calle dedicada a la familia en la que Tip actúa como pregonero. Sin embargo, todo naufraga en una serie de gags inconexos, como las explícitas memorias de la suegra Olga Pompeyo (Mari Carmen Prendes) o el Congreso de Empleadas de Hogar al que acuden Rafaela (Rafaela Aparicio) y Florinda (Florinda Chico).

Dos son los motivos por los que, no obstante, la película merece nuestra atención. En primer lugar por la importancia que, como escenario, tiene el Parque de Atracciones de Madrid al que ya dedicamos una entrada (La vida sigue igual). En el coliseo al aire libre se celebra un concurso musical presentado por Torrebruno y Miguel de los Santos. Uno de los grupos participantes es el que forman los hijos de los Martínez. También canta la televisiva Marisa Medina, pero durante las actuaciones se alternan planos nocturnos de las atracciones en las que es posible ver el Uranus con todas sus bombillitas encendidas.



El otro motivo es la presencia de Mary Santpere caracterizada de payaso. Ahora (en 1971) se dedica al circo, según declara ella misma. Ella es una de las difamadas por Olga Pompeyo en sus memorias eróticas. Poco más que un cameo en una breve conversación telefónica con evidentes síntomas de improvisación en el que la Mary hace gala de un desparpajo y una expresividad aprendidos junto a su padre -José Santpere- en los teatros del Paralelo. Alguna vez hemos amenazado con ocuparnos de ellos. Sirva esta foto para sellar el compromiso que tenemos con ustedes y con el teatro de variedades barcelonés.



La casa de los Martínez (1971)
Producción: Cite (ES)
Director: Agustín Navarro.
Guión: Romano Villalba y Agustín Navarro.
Intérprtes: Julita Martínez (Carmen), Carlos Muñoz (Carlos), Pepe Rubio (Pepe, el cuñado), Mari Carmen Prendes (Olga Pompeyo, la suegra), Rafaela Aparicio (Rafaela), Florinda Chico (Florinda), Laly Soldevila (Laly), María Isbert, Tip y Coll, Ricardo Merino, Mari Carmen Yepes, Teresa y Fernanda Hurtado y la colaboración de Tony Leblanc, Concha Velasco, Torrebruno, Miguel de los Santos, Marisa Medina y Mary Santpere.
88 min. Color.


2 comentarios:

El Abuelito dijo...

... a Mary Santpere la llegué a ver en el circo, allá por 1972 o 73, creo recordar... en los carteles lucía con su propio nombre y si la memoria no me falla, aparecía en algunos caracterizada como una especie de Juanita Calamidad... haciendo variedades cómicas la vi de nuevo en la verbena llamada "camp" (ustedes sin duda se acuerdan de aquello de lo camp y lo in) en un pueblo de Mallorca, ya mayor, con esa inmensa -en todos los sentidos- presencia suya en el escenario...

Y por si no lo han visto, les comunico que su carpa Meliés sale recomendada en el último Mondo Brutto, en el artículo sobre cine negro español que escribe Grace Morales...

Sr. Feliú dijo...

Venerable Abuelito:

Nos ha pillado usted en plena lectura del artículo de miss Grace -y tan ufanos de aparecer por allí- y a punto de hincarle el diente al suyo de usted y a otro dedicado a don Bruno Lomas.

Le quieren sus nietos, que nunca echan sus recomendaciones en saco roto