17 de octubre de 2013

El Mondial Circus visita Villedieu




The Scapegoat (Donde el círculo termina, 1959), Robert Hamer

Robert Hamer... No hay otro excéntrico en los estudios Ealing que más ayudase a definir el estilo de la casa: Kind Hearts and Coronets (Ocho sentencias de muerte, 1949) e It Always Rains on Sunday (1947), amén de su participación en Dead of Night (Al morir la noche, 1945), así lo acreditan. Y, sin embargo, su propia excentricidad en el seno del estudio -y su personalidad autodestructiva, todo hay que decirlo- le impidieron mantener la continuidad de otros compañeros menos imaginativos.


The Scapegoat es una película post-post-Ealing, producida por Michael Balcon para M-G-M British. Quién sabe si por su ambientación francesa -siempre cara a Hamer-, porque había un buen papel doble para Alec Guinness o porque pensase que quien tuvo, retuvo, el productor contó de nuevo con él para la adaptación de una novela de misterio de Daphne du Maurier. El resultado es inusualmente sombrío y, a pesar de ello, profundamente delicado, teñido de una melancolía crepuscular.


La trama está ahí, un tanto alambicada, para sostener los matices de la interpretación de Guinness en el papel de John Barratt,  un hombre sin futuro, un oscuro profesor de francés en una universidad británica de tercera, que, inesperadamente, se encuentra con una familia que lo odia por delegación, porque es la de un aristócrata calavera, Jacques De Gue, idéntico a él.


De Gue también tiene un amante en el pequeño pueblecito de Villedieu. La visitaba cada miércoles, cuando acompañaba a su hija al pueblo a las clases de piano. Barratt también hereda esta costumbre, aunque Bela (Nicole Maurey) le amenace con escapar de su jaula de oro y marcharse con el Mondial Circus. Sin embargo, el circo ha pasado por el pueblo la semana anterior, así que existen pocas posibilidades de que lleva a cabo su propósito de inmediato.


La madre morfinómana (Bette Davis) es la única concesión al grand guignol. Lo demás, ya decimos, discurre plácidamente, con un suspense sostenido.


Hamer se comprometió a no beber durante el rodaje y parece que cumplió. Sin embargo, la Metro rehizo el montaje de una película que no terminaba de comprender y el director sólo firmó una película más -School for Scoundrels (1960)- que no llegó a terminar. Michael Balcon se pasó ese mismo año a las filas de los jóvenes airados, participando con su nueva empresa, Bryanston, en la financiación y distribución de varias películas de Tony Richardson. Hamer murió en 1963.


The Scapegoat (Donde el círculo termina, 1959)
Producción: Michael Balcon para Du Maurier-Guinness (GB)
Director: Robert Hamer.
Guión: Robert Hamer, de la adaptación de Gore Vidal de una novela de Daphne Du Maurier.
Intérperes: Alec Guinness (John Barratt / Jacques De Gue), Bette Davis (la condesa), Nicole Maurey (Bela), Irene Worth (Françoise), Pamela Brown (Blanche), Annabel Bartlett (Marie-Noel), Geoffrey Keen (Gaston), Noel Howlett (el doctor Aloin), Peter Bull (Aristide), Leslie French (Lacoste), Alan Webb (el comisario de policía), Maria Britneva (la doncella), Eddie Byrne (el camarero).
93 min. Blanco y negro.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

De este señor aprecio mucho las mentadas Ocho sentencias de muerte, la que más, y Siempre llueve en domingo. De esta no tenía noticia, me pongo a buscar a ver si hay versión subtitulada, que aunque sea post Ealing a buen seguro vale mucho la pena... y encima con Dame Bette de enferma cascarrabias en el lecho del dolor...
EL ABUELITO

Angel San Miguel dijo...

¿Ocho sentencias de muerte?.Creo que me suena,¿se trata de un actor que mata a los críticos que han firmado críticas negativas de él?.