4 de enero de 2009

La sangre del turco



La historia del autómata ajedrecista de von Kempelen sirve de excusa a Ramón Mayrata para pasar revista a todos los autómatas que en el mundo han sido. “La sangre del turco”, se titula precisamente su libro, y fue publicado en “La Biblioteca Encantada de Juan Tamariz” en 1990. Mayrata narra la partida entre el turco y Catalina la Grande y las implicaciones diplomáticas en las relaciones entre Austria y Rusia. También cómo el artilugio pasó de manos de Wolfgang von Kempelen a las del mecánico bávaro Johan Nepomuk Maelzel, quien lo exhibió en Estados Unidos en el siglo XIX. Edgar Allan Poe se sintió tan atraído por su misterio que publicó un ensayo intentando dar una explicación satisfactoria al mecanismo. Incluso, escribió un artículo titulado “Von Kemplen y su descubrimiento” que nada tenía que ver con el ajedrecista, pero en el que el apellido del barón alemán se equiparaba a la superchería en estado puro. Para Poe –escribe Mayrata- “el secreto del autómata no consistía en adivinar si ocultaba o no un hombre en sus adentros, sino cómo un hombre podría escamotearse en el interior de una máquina, abierta de par en par, sin dejar rastro. Las tres puertas de la cómoda sobre la que jugaba el Turco eran antesala de una puerta desconocida tras la que podía escucharse la respiración nítida de un hombre. Pero tanto Brewster como Poe sabían que esa puerta carecía de umbral, armazón, hojas y goznes, porque era la puerta de la ilusión, puerta invisible, pues no se cierra nunca”.


MAYRATA, Ramón
La sangre del turco
Colección “La Biblioteca Encantada de Juan Tamariz”
Editorial Frakson, 1990

ISBN: 84-86861148

3 comentarios:

El Abuelito dijo...

Maravilloso tema el del autómata, ya abordado por ustedes con ocasión de un documental de Lindsay Anderson, si no recuerdo mal.
Ahora se expone en el MUVIM de Valencia una exposición sobre Francisco Sanz, el ventrílocuo de primeros de siglo (XX,claro), creador de autómatas al parecer también...
Marcho a verla; si hay catálogo se lo comentaré por si les interesa para la biblioteca de la circense carpa.

Sr. Feliú dijo...

Venerable Abuelito:
Muchas gracias por la información.
En Madrid se ha instalado durante estas Navidades una barraca que, al parecer sería la restauración de la conocida como "Fantasía Animada" de Antonio Plá. Ahora lleva el nombre de "Teatro de Autómatas" y su director es Gonzalo Cañas.
Amén del combo afrocubano y la rumbera que amenizan la entrada, en el interior hay una docena de escenas protagonizadas por autómatas en las que se animan, con el apoyo de aleluyas ad hoc, viñetas satíricas de las que en sus tiempos de usted publicaban las revistas de humor festivo.
Una de ellas, con un número de transformaciones por un mago hindú, nos revela que en este mundo las verdades son mentira y las mentiras, verdad; enseñanza de la que sus devotos nietos intentaremos hacer bueno uso durante el año recién estrenado.
Felices Reyes, los nietos

El Abuelito dijo...

Gracias a un amigo que pergrinó al hogar del señor Cañas, conozco de su existencia... si bien todavía no he podido admirar su Pabellón de autómatas.