18 de marzo de 2009

Mam’selle Godiva: la prometida de Neptuno




A Girl in Every Port (En cada puerto un amor, 1928), Howard Hawks

SPIKE (Victor McLaglen) y Salami (Robert Armstrong) recorren el mundo de puerto en puerto, peleándose y destrozando corazones de mujeres. La primera vez que Spike oye hablar de Salami es en Holanda: la chica con la que ha ligado lleva una pulserita con un corazón en el que hay grabado un ancla. Se la ha reglado otro marinero. Spike renuncia a su conquista. Últimamente cualquier muchacha a la que se acerca lleva el regalo de su rival. Las escalas en Río de Janeiro y América Central arrojan resultados similares, pero en Panamá tropieza con Salami. Deben posponer sus diferencias por la llegada de la policía. Las trastadas mutuas cimientan su amistad alrededor del mundo, pero en Francia esta camaradería se verá sometida a la prueba decisiva.

A Girl in Every Port
es la sexta película de Howard Hawks, en cuya filmografía hay cintas de acción, policiacos, westerns y comedias que son la quintaesencia de sus respectivos géneros. No las vamos a citar porque su simple enumeración nos llevaría demasiado lejos. Baste decir que si sus comedias –a menudo con Cary Grant de protagonista- son el epítome de la guerra de los sexos, sus películas de aventuras exaltan, hasta donde resultaba admisible por la censura, la amistad y el trabajo en equipo en ambientes cien por cien masculinos, cuando no teñidos de cierta misoginia. Eso sí, las mujeres en sus películas son siempre de armas tomar: Carole Lombard, Katharyn Hepburn, Rosalind Russell, Lauren Bacall o Paula Prentiss, en distintas épocas y circunstancias, son buenos ejemplos de féminas capaces de competir con sus compañeros y ganarles por la mano.


La precursora de todas ellas es Louise Brooks, una bailarina de Kansas que había llegado a Hollywood procedente de las Ziegfield Folies de Broadway. En A Girl in Every Port se presenta en la feria de Marsella como mam’selle Godiva: la prometida de Neptuno, la novia del mar. Cuando actuaba en el parque de atracciones de Coney Island, en Nueva York, se llamaba simplemente Tessie. Mam’selle Godiva asciende a una plataforma a unos veinte metros del suelo y desde allí se arroja a un pequeño tanque de agua. Entendemos perfectamente el arrobo de Spike al verla: una muchacha diminuta, desvalida en lo alto de una plataforma, pero valiente y precisa en el momento de arrojarse al vacío. Este plano, rodado en un contrapicado absoluto, en el que el cuerpo de la bella –poco importa que sea una doble- nos sobrevuela literalmente es de una belleza tan inefable que una captura de la rudimentaria copia que poseemos no le haría justicia. Hay que verlo en una pantalla grande, como lo pudimos hacer nosotros en un ciclo que Fox presentó hace años en salas con el título de “Amar el Cine”.

En la copia que hemos visto tampoco están los episodios ambientados en los Mares del Sur y Extremo Oriente, aunque parece que fueron los propios ejecutivos de la Fox quienes decidieron prescindir de ellos antes de su estreno, considerando que la película era demasiado episódica y, por tanto, poco comercial. Se equivocaron. El público estadounidense respondió muy bien a la cinta. Pero, sobre todo, tuvo reconocimiento en Francia y Alemania. Georg Wilhelm Pabst vio a Louise Brooks en A Girl in Every Port y decidió que únicamente ella podía encarnar a la Lulú de Wedekind en su siguiente proyecto. Al recibir la oferta, la bailarina de Kansas cortó amarras con Hollywood y partió hacia Europa.

Sr. Feliú

A Girl in Every Port (En cada puerto un amor, 1928)
Producción: Fox Film Corporation (EEUU)
Director: Howard Hawks.
Guión: James K. McGuinness, Seton I. Miller, Reginald Morris y Sidney Lanfield, basado en un argumento de Howard Hawks. Intertítulos: Malcolm Stuart Boylan.
Intérpretes: Victor McLaglen (Spike Madden), Louise Brooks (mam’selle Godiva), Robert Armstrong (Salami), Maria Casajuana (Chiquita), Leila Hyams (la mujer del marinero), Phalba Morgan (Lena, la chica de Holanda), Gretel Yoltz (la otra chica de Holanda), Natalie Joyce (la chica de Panamá),Caryl Lincoln, Elena Jurado, Dorothy Mathews, Francis McDonald, Michael Visaroff, William Demarest, Félix Valle.
78 min. Blanco y negro.

1 comentario:

Rafael dijo...

Maria Casajuana fué una actriz española pionera en Hollywood , es la única película en la que aparece con el apellido Casajuana , despues pasó a llamarse Maria Alba....un saludo.http://estrellasdelcineespanol.blogspot.com/search/label/MARIA%20ALBA