14 de marzo de 2009

Un cuplicidio



Miss Cuplé (1959), Pedro Lazaga

LA VIEJA estrella del cuplé Stella Marco (María Fernanda Ladrón de Guevara) vive rememorando pasadas glorias, viendo como su chalet, que en tiempos recibía a admiradores de todo el mundo, se ha convertido en una pensión. Todas sus esperanzas estaban puestas en su hija, pero Mary… Mary es Mary Santpere, así que ya se pueden ustedes figurar que todo aquel glamour de los años veinte que la película atribuye al mundo del cuplé se queda en nada. Stella está resentida con su hija por haber acabado con su carrera y no haber conseguido reverdecer sus éxitos, los de aquellos tiempos cuando ella fue proclamada “Miss Cuplé”.

Stella se queja amargamente de que una legión de artistas de medio pelo y edad inconfesable han conseguido volver al escenario menos ella. Y todo porque “una película” ha vuelto a poner de moda estos cantables picarescos procedentes de Franci.. En esto el guión es claramente autorreferencial. Miss Cuplé es una parodia de El último cuplé, estrenada en 1957 pero que supuso un bombazo de tal calibre que todavía circulaba por las pantallas españolas. Repiten los guionistas de ésta (Antonio Mas Guindal y Jesús María de Arozamena) y se reprisan tres de las canciones que interpretara Saritísima y que Mary Santpere canta en guasa: “Nena”, “Es mi hombre” y el hit “Fumando espero”.
-¿Qué va a hacer con “Nena”? –pregunta una de las “viejas glorias” que asiste a la representación desde un palco. Y otra le contesta:
-¡Tú verás! Un cuplicidio.

¿Era esta la intención de la película? ¿Explotar las dotes de parodista de Mary Santpere? Probablemente. En el escenario todo se desarrolla conforme a esta premisa. Sin embargo, Arozamena y Mas Guindal no son capaces de urdir un armazón en el mismo registro. Al elemental argumento de la temperamental Amalia Escuder (Marta Flores), recién regresada de América con su estrella declinante a la que sustituye Mary, que es la encargada del vestuario, le sucede una trama melodramática en que aparece un galán más interesado en el negocio inmobiliario que se pueda hacer con el chalé familiar que en ella. Una vez más, Mary tiene que salir al escenario. El corazón llora pero ella debe hacer reír, interpretando el fox-trot “¡Venga alegría!”, aquél que decía: “Soltera y sola en la vida, por una mala partida...”.

Lazaga aún no había entrado en el adocenamiento que su trabajo sufrió desde mediados de los sesenta y se permite algunas figuras de estilo. Como lo que está en juego es la belleza o fealdad de Mary y la capacidad del triunfo de embellecernos a los ojos de los demás, recurre repetidamente a planos compuestos con espejos en el que la artista y su reflejo conviven. Habría hecho falta el rigor de un Douglas Sirk para que la cosa fuera más allá de un mero apunte.

Al menos la película nos permite contemplar a dos estrellas de la vieja escuela: María Fernanda Ladrón de Guevara, cuyos trabajos tardíos tuvimos ocasión de comentar a propósito de Altas variedades, y Roberto Rey, como el empresario don Fernando. Éste fue apodado, cuando el cine español lanzaba sus primeros gorgoritos, como el Chevalier español” y cuenta en su filmografía con el honor de haber protagonizado la mejor versión de La verbena de la Paloma, que dirigió Benito Perojo en 1935.

Otro día nos acercaremos al Paralelo donde la Mary y su padre, José Santpere, vivieron noches de gloria y aprendieron a darle al público lo que este demandaba.

Sr. Feliú

Miss Cuplé (1959)
Producción: Pefsa Films para Chamartín (ES)
Director: Pedro Lazaga
Argumento y Guión: Antonio Mas Guindal y Jesús María de Arozamena.
Intérpretes: Mary Santpere (Mary Marco), María Fernanda Ladrón de Guevara (Stella Marco), María Mahor (Charo), Carlos Miguel Solá (Paco Vélez), Marta Flores (Amalia Escuder), Roberto Rey (don Fernando), Santiago Ontañón (Cortés), Camino Delgado, Manuel Álvarez Insúa, Ramón Cazorla, Jorge C. Díaz, Manuel Graneri, Esperanza Hidalgo, José María Labernié, Jaime Masaguet, Rosa Mateu, Pedro Monje, Miguel Muniesa, Luis Fernando Navarro, Jesús Puche, Josefina Robeda, Eugenia Roca, Amparo Soto, Josefina Tapias, Francisco Tuset, María Zaldívar.
90 min. Color (Agfacolor).

6 comentarios:

El Abuelito dijo...

Recuerdo haber visto en mi infancia a Mary Santpere en una verbena "camp" junto a Antonio Machín.... también, y respecto a ello tal vez ustedes me sepan ampliar información, haber visto su rostro y su figura en los carteles de un circo, no recuerdo cuál, en el que actuaba... ¿Se acuerda usted? ¿Lo he soñado yo? ¿pueden decirme algo al respecto?

Sr. Feliú dijo...

Venerable Abuelito:
Uno se ha comprometido a hacer la crónica de su progenitor como Rey del Paralelo -con alguna incursión en el primer cine sonoro español- y a comentar las andanzas de la Marieta con Alady, en la época en que ambos frecuentaban las producciones de Iquino.
Espero que el profesor Javier pueda proporcionarle la información que solicita.
Su nieto que bien le quiere

Javi dijo...

Estimado abuelo, por supuesto que habrá visto ese cartel porque la Santpere formó parte del último programa del antiguo Circo Price, justo antes de ser demolido. Después se mantuvo en el programa una temporada con el Circo Price en carpa y de gira. Lo que no sé es si antes de eso ya había participado en algún otro circo. Lo indagaré y se lo haré saber, al igual que le conseguiré una instantánea del susodicho cartel.
Un abrazo

Esther Sánchez dijo...

Y alguién podría facilitarme la letra o algún video de esa canción que cantaba... "soltera y sola en la vida por una mala partida...".
Gracias.

quim elias dijo...

Mary Santpere, cuyo marido era primo de mi padre, Jordi Elias i Campins (1912-1972) era literalmente para mi y para todo el mundo "de la família". Su hija Yoya Pigrau i Santpere escribió un libro sobre su madre y su abuelo, y entregó el archivo familiar al Institu del Teatre de Barcelona. Tuve el honor de colaborar, aunque fuera muy mínimamente en este libro, que recomiendo a los admiradores de ambos artistas. TV3 dedicó a Mary Santpere un programa dentro de la serie "El meu avi" que se puede ver en www.tv3alacarta.com.
Nunca los deberíamos olvidar.
Quim Elias

Sr. Feliú dijo...

Estimado Quim:
En su día tuvimos ocasión de ver el vídeo que usted cita. hemos seguido comentando la actividad de Mary Santpere -aunque de modo tangencial- en dos de las entradas dedicadas a Alady, lo cual no nos exime de dedicar la entrada prometida a "la Mary" y a don José Santpere.
Me dice, el profesor Javier, que el libro ya viene camino de la carpa.
Gracias por su atención y por sus palabras, Sr. Feliú