26 de agosto de 2013

El autómata de Madagascar




The Master Mystery (Harry Grossman y Burton L. King , 1919)

Después de un fallido proyecto anunciado por los hermanos John Ernest y George Maurice Williamson —pioneros en la fotografía bajo el agua: 20,000 Leagues Under the Sea (1916) y The Submarine Eye (1917)— en el que también estaría implicado el creador de Sherlock Holmes, Arthur Conan Doyle, Harry Houdini consigue, por fin, un contrato para realizar un proyecto en el que estaba implicado Arthur B. Reeve, un prestigioso escritor por entregas.


Concebida como un serial de quince capítulos, The Master Mystery no se ha conservado en su totalidad por lo que algunos distribuidores editaron de nuevo el material para conseguir la idea de una película completa. La edición que hemos tenido la oportunidad de ver respeta los diferentes episodios en su secuencia original, aunque no están todos los capítulos y algunos de ellos están resumidos en unas pocas líneas.


Como ya explicamos en la anterior entrada, Houdini quería utilizar el cine como plataforma para conservar e incrementar su fama —que en 1910 se encontraba en su momento más álgido— y mantener su cuenta corriente con altos dividendos. Pero también era importante, para un artista de su personalidad, poder presentarse como el superhéroe que creía ser y resaltar otras cualidades que el artista quería vender, como su humanitarismo y patriotismo, su capacidad detectivesca y la utilización de artilugios innovadores como los micrófonos ocultos, escafandras, aparatos de video, balas de gas, submarinos, etc., que le situaban como un gran inventor.


De hecho esta primera aproximación cinematográfica de Houdini reúne todos estos ingredientes en una mezcla no fácil de digerir al visionarla de un tirón. Imaginamos que en porciones administradas cada semana, el espectador estaría más dispuesto a ver una y otra vez a nuestro héroe en acción.


La acción transcurre en la mansión de Peter Brent (Jack Burns), presidente de la International Patents Inc., una empresa dedicada a patentar determinados inventos y bloquear su fabricación —los guardan en un sótana que llaman la Tumba de las Genialidades— para beneficio de otros inventores y otras patentes y sobre todo para beneficio de ellos mismos.


Quentin Locke (Harry Houdini), es un reciente empleado de la compañía que en realidad trabaja para el Departamento de Justicia que ya está detrás la trama delictiva. Quentin está enamorado de la hija de Brent, Eva (Marguerite Marsk), que a su vez es pretendida por Paul (Kin Pike), hijo de Balcom (Charles Graham), socio de Brent que quiere hacerse con el negocio. También está Zita Dane (Ruth Stonehouse), secretaria de Brent, pero que secretamente trabaja para Balcom.


En una cueva a la que se accede desde la mansión, una banda de malhechores dirigidos por un autómata —posiblemente el primer robot de la historia del cine— maquinan en contra de Brent con la ayuda de un gas maléfico, procedente de Madagascar, que enloquece a quien lo aspira.


Los quince episodios dan para muchos enredos y para muchos más personajes, pero sobre todo permiten a Houdini mostrar sus habilidades escapistas pues prácticamente todos los capítulos acaban con el mago maniatado, encerrado o a punto de morir ahogado. 

 

Houdini abre una cerradura con la varilla de un paraguas; se libra de unas esposas y de una chaqueta de fuerza con facilidad; con la ayuda de los pies se libera de una nueva encerrona; escapa de unas cadenas bajo el agua; más tarde escapa de una caja que los malvados han arrojado al agua; de una silla eléctrica justo antes del primer chispazo; de un amarre con alambre de espino mientras se desliza el ácido; se libra en el último momento de ser aplastado por un ascensor y también de una sofisticada tortura china. En fin, Houdini es un maestro del escapismo y la serie está escrita para su mayor gloria.


Lo mejor del serial, los andares del autómata, su manera de dar órdenes y la cara de Houdini, una cara “de película”, que siempre parece estar sospechando de alguien y pensando la mejor manera de solucionar los problemas que se le presentan.


Los títulos de los diferentes capítulos son: (1) Living Death (2) The Iron Terror (3) The Water Peril (4) The Test (5) The Chemist's Shop (6) The Mad Genius (7) Barbed Wire (8) The Challenge (9) The Madagascan Madness (10) The Binding Ring (11) The Net (12) The Death Noose (13) The Flash of Death (14) The Tangled Web (15) Bound at Last or The Unmasking of the Automaton

 

The Master Mystery (1919) American
Directores: Burton King y Harry Grossman
Guión: Charles Logue y Arthur B. Reeve
Intérpretes: : Harry Houdini (Quentin Locke), Marguerite Marsh (Eva Brent), Ruth Stonehouse (Zita Dane), Edna Britton (‘De Luxe’ Dora), William Pike (Paul Balcom), Charles Graham (Herbert Balcom), Floyd Buckley (Q, el autómata), Jack Burns (Peter Brent), Bob Rose (doble de Houdini)
Blanco y Negro. Serial:15 capítulos

4 comentarios:

El Abuelito dijo...

Yo tengo una edición en DVD antigua, procedente de un VHS seguramente, que se vislumbra más que se ve... ¿Quién la ha editado con semejante claridad de imagen? Contemplar así las evoluciones del primer robot de cartón del serial ha de ser inolvidable...

Sr. Feliú dijo...

Cuente con la nueva copia recién aterrizada en la carpa. Le paso el aviso al profesor Javier.

angeluco10 dijo...

Yo también tengo la película aunque aún no la he visto y no sé si la copia es buena o mala.

Quincy dijo...

Cool!