22 de agosto de 2013

Houdini



Si hablamos sobre Ehrich Weisz, seguramente, poca gente sabría quién es el personaje al que nos referimos, pero si escribimos Harry Houdini, todo el mundo sabe que estamos hablando del gran escapista, mago y azote de espiritistas, de finales del siglo XIX y principios del XX [http://www.thegreatharryhoudini.com/].


Harry Houdini (1874-1926), de familia húngara emigrada a Estados Unidos, fue muy popular en su época y todavía hoy es admirado y considerado como uno de los grandes maestros de la magia. Su vida ha sido llevada a la pantalla, con mayor o menor fortuna, en varias ocasiones y su imagen escapándose de una cárcel de Scotland Yard o liberándose de las cadenas en una jaula sumergida en el mar, o en una caja llena de agua sobre un escenario, son instantáneas que permanecen en nuestra memoria gracias a esas películas y a numerosos documentales y libros sobre magia o escapismo.


En Circo Méliès queremos dedicarle varias entradas ocupándonos principalmente de su poca conocida faceta de actor, sin olvidarnos de las películas más importantes que nos cuentan, aún ajustándose poco a la realidad, su vida y su obra.


La primera aparición documentada de Houdini en una película está datada en 1901 y la firma  la compañía francesa Pathé. Su título: Merveilleux Exploits du Célébre Houdini à Paris, que desafortunadamente está perdida y de la que se conservan algunas fotografías. Tengamos en cuenta que apenas han pasado 6 años desde que los hermanos Lumiere presentan su cinematógrafo en París. El espectáculo de Houdini era muy exitoso y sus giras, tanto americanas como europeas, tenían aseguradas la afluencia de público, pues el mago era un experto promotor de si mismo y sus retos eran ampliamente divulgados por la prensa.



En 1907 Houdini aparece de nuevo, en calzones, rodeado de una multitud expectante para ver como se escapa de unas esposas colocadas por la policía momentos antes de tirarse desde el puente de Weighlock en Nueva York. 


También se conservan algunas grabaciones de su famoso número de escape de una camisa de fuerza aunque estas están fechadas bastante más tarde. Lo que podemos comprobar viendo estos metrajes es la popularidad de este mago y su astucia para publicitarse en las diferentes ciudades en las presentaba su espectáculo.


A finales de la Primera Guerra Mundial, Houdini necesita algo más que su espectáculo de vaudeville—imitado hasta el hartazgo— para conservar su cuenta corriente y su fama a la altura de su valía artística. El cine era el lugar donde numerosos artistas buscaban su segunda carrera y Houdini también lo entendió así. Para él, meter la cabeza en el mundo del cine resultó más fácil que a la mayoría. Sus aptitudes físicas y su renombre le facilitaron la tarea. Lo difícil era mantenerse como estrella en un nuevo medio que Houdini desconocía y del cual quería controlar todos los detalles referentes a su participación.


Un pack de tres dvd de Kino International, “Houdini, the Movie Star” nos permite conocer más a fondo el trabajo de Houdini como actor. Las películas, que proyectaremos próximamente en nuestra carpa para refrescarnos del calor, son:

The Master Mysterry (Harry Grossman y Burton L. King, 1919)
The Grim Game (Irvin Willat, 1919)
Terror Island (James Cruze, 1920)
The Man from Beyond (Burton L. King, 1922)
Haldane of the secret service (Harry Houdini, 1923)


1 comentario:

angeluco10 dijo...

Estupendas entradas estaré atento porque me interesan bastante.
Muchas gracias por este monografico de Houdini que voy a disfrutar mucho.