29 de agosto de 2013

Escapismo en el cielo



The Grim Game (Irvin Willat, 1919)

Basada de nuevo en un guión de Reeve y Grey, la película sigue la fórmula de The Mystery Master —una trama ligera que permite a Houdini demostrar sus habilidades escapistas— pero esta vez en un solo episodio en vez de en quince.


Harvey Hanford (Harry Houdini) es apresado por la policía acusado de haber  cometido un asesinato. Tarda poco en escaparse de los calabozos, como es de esperar, y emprende la búsqueda de los verdaderos criminales que, además, han raptado a su novia.



El caso es que de toda la película solamente se conserva  el momento del accidente de los dos aeroplanos, hecho que, según cuentan, fue fortuito, pero que Houdini utilizó al máximo para promocionarse y promocionar la película. Harry Houdini no sólo era capaz de librarse de cualquier atadura, también era capaz de librarse de la muerte.



En realidad, Houdini, gran aficionado a la aviación, no estaba en ninguno de los dos aviones y su puesto lo ocupaba un doble, el teniente Robert Kennedy, que tenía la difícil tarea de descolgarse por una cuerda de un avión a otro. Para otras escenas igualmente peligrosas utilizaban muñecos de tamaño natural como hemos podido comprobar en algunas fotografías.



Buscando información sobre la película nos hemos encontrado con un blog que está casi dedicado en su totalidad a aspectos relacionados con The Grim Game, al que os aconsejamos visitar si queréis saber más detalles sobre esta película perdida de Houdini: [http://harryhoudinicircumstantialevidence.com/]



The Grim Game (1919)
Guión: Arthur B. Reeve y John Grey
Director Irvin Willat
Harry Houdini (Harvey Hanford), Thomas Jefferson (Cameron), Ann Forrest (Mary Cameron), Augustius Phillips (Clifton Allison), Tully Marshall (Richard Raver), Arthut Hoyt (Dr. Harvey Tyson), Mae Busch (Ethel), Ed MArtin (Policía) y Jane Wolf (Hannah).
Blanco y Negro





2 comentarios:

El Abuelito dijo...

¡Vuelvo del bosque y me encuentro con Houdini! ¿Qué más se puede pedir?

Sr. Feliú dijo...

Bien hallado, maestro.