1 de septiembre de 2008

La Mara




María del Pino Papadopoulos nace en San Fernando (Cádiz) y eso se nota. Hija y nieta de artistas, debuta con cinco años en el familiar Circo Florida y desde muy temprano, al ser la primogénita de una familia numerosa, cuida y enseña a sus hermanos asumiendo una responsabilidad que ha mantenido toda su vida y de la cual se siente muy orgullosa. En 1948 consigue un contrato en el Circo Segura, donde sufre su primera caída al actuar en Jaén, a consecuencia de la cual se rompe la cadera, accidente que la mantiene inactiva durante un mes. Su tenacidad y entusiasmo la hacen recuperarse pronto, aunque dos años más tarde la tragedia vuelve a rondar su vida: el Circo Casablanca, de su propiedad, es pasto de las llamas en Azuaga, un pueblo de Badajoz.

El circo era como la culminación de su boda con don Enrique Campos en 1950. Ese mismo año, confirmando que las cosas no pasan porque sí, un representante del Ringling le ofrece un contrato para actuar en Estados Unidos. El horizonte y la imaginación de una jovencísima Mara casada casi a la fuerza y preñada de una hija se disparan. Es el premio a su duro entrenamiento hasta conseguir una precisión en sus ejercicios nunca vista hasta ahora.
Así que deja a cargo de sus padres a su pequeña hija y parte rumbo a las Américas con su marido y su hermano Tonito, aún un mozalbete. El 15 de abril de 1951 debuta con el Ringling Bross and Barnum & Baileys en el Madison Square Garden dejando al público de Nueva York maravillado con la fuerza que transmite al balancearse sobre el trapecio, paralizados en el momento en el que la trapecista se desliza desde las corvas hasta los talones en la cúpula del circo y sin sujeción alguna.No he tenido la suerte de ver una actuación de Mara en directo, pero sí la he visto innumerables veces en las grabaciones que, generosamente, ella misma ha puesto a mi disposición.




Mara participa en bastantes programas de Ed Sullivan, el pionero de los programas de espectáculos en televisión, y allí está Mara, con una música deliciosa, balanceándose sin miedo, retando con su arte al peligro. En septiembre de 1953, en Tacoma, sufre una nueva caída. Esta vez es bastante grave. Mara es intervenida siete veces debiendo permanecer inactiva durante dos años en una silla de ruedas. Los médicos dictaminaron, después de siete intervenciones: “Creemos que todo está perdido. Si acaso, podrá pasear, pero nada más”. Nada más lejos de la realidad. El 4 de marzo de 1955, “ante el asombre de J. Ringling Norton, que no podía contener la emoción ni acertaba a creer lo que estaba viendo: la presencia de la artista en el trapecio ante los dieciocho mil espectadores que abarrotan el local. Un espectáculo televisado para 42 estados, publicándose la fotografía de Miss Mara en veinte millones de periódicos”.Según la biografía escrita por Simón González, “una de las tres noticias más importantes del año 1955”. A Mara, como buena guerrera, le gusta presumir de las cicatrices que oculta tras su belleza.



En 1961 realiza una gira en Europa con el Spanischer National Circus de la empresa Feijóo–Castilla que la consagra ante el público del viejo continente. En 1962, se le concede el Oscar Internacional del Circo en Viena y los contratos se suceden. Mara trabaja en los mejores circos europeos hasta finales de 1979 cuando realiza su última temporada con el Circo Atlas de los hermanos Tonetti. Mara se despide de los espectadores, que no del circo, en Valencia. Aunque su última actuación se produce en abril de 1980 en el programa de TVE que presentaban los payasos Gabi, Fofó y Miliki. En Rings Around the World, una película documental dirigida por Gilbert Cates en 1966. El actor Don Ameche presenta entusiasmado, como primer número de un programa fabuloso, a “La Mara”. En esta grabación Mara tiene 33 años. Su experiencia, acumulada tras muchos años de trabajo y sacrificio, se aprecia en cada movimiento que realiza. Su aparición, como guinda de una inmensa tarta que irrumpe en la pista, es un magnífico presagio. Mara se agarra a la cuerda y sus formados músculos comienzan a iluminarse. Con un gesto arrebatador se despoja de la capa y con otro, de una intensidad que no se ve muchas veces en la pista, agarra el trapecio con una mano, manteniéndose suspendida por un instante que se llena de emoción, hasta que Mara la hace desbordar con otro gesto que da comienzo a una rutina impecable.



Antes de su fallecimiento en diciembre de 2013, Mara era presidenta del Club de Payasos y directora de un centro de educación infantil, actividades muy circenses ambas. Era miembro del Consejo asesor del Ministerio de Cultura y poseedora de la medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes al Circo 2007.

En Circo Méliès comentaremos algunos trabajos en los que Mara ha aparecido:

Rings around the World (1966), Gilbert Cates
Circus (1966), Jonas Mekas
Toast of the Town [Ed Sullivan Show] (1948-1971)(programa de televisión americano)
Piste aux Etoiles (1950-1975), de Gilles Margaritis y Pierre Tchernia
(programa de televisión francés)


No hay comentarios: