19 de noviembre de 2008

Enseñanza de la acrobacia




La sang d’un poete (La sangre de un poeta, 1932), Jean Cocteau

El artista cae en un espejo. Al otro lado se encuentra el Hotel des Folies Dramatiques.
El artista espía a través de las cerraduras de las habitaciones del inconsciente. O de las metáforas herméticas, tanto da.

En la habitación 21 se anuncian “Lecciones de vuelo”. Una mujer con una fusta obliga a una muchacha a trepar por la pared a golpe de fusta. Pero la niña, una vez alcanzado el techo, se burla de la dominatriz.

Cocteau utiliza para poner en escena estas lecciones de acrobacia los mismos métodos que utilizaran Méliès y Chomón.
La sang d’un poete –hermana de L’age d’or bueñeliana– destila surrealismo a pesar de la oposición de Breton. Este ejercicio de narcisismo y homoerotismo explícito casaba malamente con la filiación prosoviética del movimiento en los primeros años treinta.

Sin embargo, una vez hemos aprendido a volar, quién será capaz de hacernos bajar del techo.

Sr. Feliú

La sang d’un poete (La sangre de un poeta, 1932)
Producción: Vizconde de Noailles (FR)
Guión y dirección: Jean Cocteau.
Fotografía: Georges Perinal. Música: Georges Auric.
Intérpretes: Enrique Rivero (el artista), Lee Miller (la estatua), Jean Desbordes, Pauline Carton, Feral Benga (el ángel negro), Odette Talazac.
55 min. Blanco y negro.


2 comentarios:

Raffaele De Ritis dijo...

A truly wonderful film.

Barbette, the travesty trapeze master, appears in a scene of the film, as a lady sitting in a theatre loge box....

Javi dijo...

Gracias, Raffaele. Tu comentario me ha hecho recordar uno de mis libros favoritos, al que próximamente dedicaré una entrada: Le numéro a Barbette con textos de Jean Cocteau y fotos de Man Ray. ¡Excelente!