7 de mayo de 2009

Domador por amor



Der Zirkuskönig / Le Roi du cirque (Max, domador por amor, 1924), Edouard-Emile Violet y Max Linder
CONTRA lo que es nuestra costumbre, nos vemos a obligados a comentar esta película sin haberla visto. Las noticias que encontramos de ella son contradictorias. Algunos la dan por desaparecida, otros hablan de su conservación fragmentaria. La constatación de que en los años ochenta circulara por España una copia resumida de unos veinte minutos, avalan esta última tesis, pero no hemos conseguido dar con ella. La información procede de fuentes bibliográficas y hemerográficas, y del libro de Adrian que sirve de vademécum a sus seguros servidores.
La idea de ambientar una película en el circo proviene del rodaje de Seven Years Bad Luck (1921), cuando Max se encierra en la jaula de los felinos para evitar la persecución de la policía. Durante su estancia estadounidense Linder baraja la idea de realizar una película con su amigo Charlie Chaplin. Finalmente, Chaplin termina realizando The Circus (El circo, 1927) después de que Linder haya puesto punto final a su carrera y a su vida con Der Zirkuskönig.

El conde Max de Pompadour (Max Linder) trae por la calle de la amargura a su tío, el marqués de lo mismo, por su vida de crápula. Linder juega sobre seguro abriendo la cinta con una de sus pulidísimas pantomimas de juerguista borracho, peleando con la puerta giratoria del hotel y confundiendo la lamparita de noche con una última copa.
La única solución para acabar con tanta disipación es el matrimonio; de lo contrario, será desheredado. Tres son las candidatas propuestas por el marques. Max decide dejar a la suerte que decida por él. Dispara contra las tres fotografías con los ojos vendados. Sin embargo, el disparo provoca el desvanecimiento de una trapecista del Circo Buffalo de la que Max cae rendidamente enamorado. ¡Lo que le faltaba al bueno del marqués!

Ketty (Vilma Banky) acaba de romper con el forzudo Emilio. Sin embargo, cuando Max solicita su mano al director del circo (Julius Szöreghi), éste le hace saber que una ley no escrita obliga a las gentes del circo a la endogamia. Si Max quiere de verdad a Ketty, debe convertirse en uno de ellos.

Max ensaya en la habitación de un hotel con la colaboración de su criado y los conocimientos teóricos logrados gracias a la lectura del manual “Cómo convertirse en malabarista”. Mesas y sillas caen por el suelo provocando las iras del huésped de la habitación de abajo. Sus intentos como adiestrador de pulgas tampoco terminan de cuajar. Los insectos deben subir a un minúsculo trapecio y ejecutar varios ejercicios a golpe de corneta, pero escapan y provocan el pánico entre el público. Max intenta recuperarlas una a una, para desesperación de su rival amoroso que se enzarza una pelea con Max, pero las pulgas colaboran con el pequeño domador para derrotar al Goliat.

Un payaso con el que ha trabado amistad le ofrece la solución. Max será domador y él, cubierto con una piel de león, hará el papel de fiera salvaje. Emilio, el amante despechado, deja fuera de combate al clown en el último momento y suelta en la jaula a un león hambriento con el que se tendrá que enfrentar el inexperto Max.

La revista profesional “Variety”, en su edición del 25 de junio de 1924, dedicó una elogiosa crítica a la película en su presentación londinense. “The circus scenes are very good, while all the other scenic work is admirable (…) Max Linder makes a great comeback as de Pompadour. He never clowns and much of his business is delightfully original”.

Si tienen una copia, aunque sea de la versión resumida, no duden en avisarnos. Serán ustedes recompensados con un cachorro de león del Atlas de los que rondan hambriento por nuestra carpa.



Der Zirkuskönig / Le Roi du cirque (Max, domador por amor, 1924)
Producción: Vita Film (AUS)
Dirección: Edouard-Emile Violet y Max Linder.
Guión: Max Linder.
Intérpretes: Max Linder (Max Graf von Pompadur), Vilma Banky (Ketty), Julius Szöreghi (su padre, el director del Circo Buffalo), Eugen Burg, Ernst Günther, Viktor Franz – Drehzeit.
1750 metros. Blanco y negro.


1 comentario:

maria dijo...

ayer tuve la oportunidad de ver "max linder: el rey del circo" sin duda, se trató de la versión resumida. Fue en el CINE-MAR de Barcelona dentro de una golondrina.

Gracias por la información!