31 de julio de 2009

Emilie Sannom, la Perla Blanca danesa


Emilie Kirstine Valborg Sannom
29 de septiembre de 1886 (Copenhague) – 30 de agosto de 1931 (, Dinamarca
)


Perla Blanca era el nombre por el que se conoció en España a Pearl White, la intrépida protagonista de
The Perils of Pauline (Los peligros de Paulina, 1914). Otro día les hablamos de ella, hoy queremos hacerlo de su homóloga danesa Emilie Sannom, actriz en el Dangmar Teater junto a Asta Nielsen a principios del siglo XX, temeraria de la pantalla y paracaidista acrobática.

En esta breve antología de escenas de riesgo de sus películas conservadas en la Cinemateca Danesa luce sus habilidades para la pirueta, el funambulismo, la acrobacia aérea e, incluso, el faquirismo. La pueden ver en línea por cortesía de Europa Film Treasues siguiendo
este enlace.

La ficha sitúa este montaje en 1923, cuando Emilie Sannom rodaba en Italia su última película:
La fanciulla dell'aria (1923), dirigida por Alfred Lind, de la que proceden los planos finales.

Para entonces, había rodado un buen número de películas durante la década de los diez, compartiendo cartel en algunas de ellas con las estrellas de la Nordisk, Valdemar Psilander. También hizo películas de episodios. El montaje incluye fragmentos de Pigen fra hidalgo fyret (1914), Dilligencekusken fra san hilo (1914), For barnets skyld (1915) y la serie Panopta (1918-19). La captura con la que ilustramos este texto procede de Zigo (1914), que tuvo distribución internacional con el título de The Hypnotic Violinist.

No se pierdan la proeza final, con salto en paracaídas para aterrizar en un campanario. En 1931, cuando la actriz contaba 44 años y se dedicaba profesionalmente a las exhibiciones aéreas, el paracaídas no se abrió. Tom Kristensen escribió un poema en su memoria que fue utilizado como epitafio. Decía algo así: “Nunca temió a la muerte; su único temor fue la vida en la tierra”.

Sr. Feliú

Filmens Vovehals (1923)
Producción: Filmfabriken Danmarks (DN)
Intérpretes: Emilie Sannom.
7 min. Blanco y negro + Virados.



No hay comentarios: