29 de diciembre de 2009

Alady en el Edén de los naturistas


El paraíso recobrado (1935), Xavier Güell.

El pintor tarraconense Xavier Güell, que había intervenido como supervisor de los diálogos españoles en El profesor de mi mujer en 1930 y había desarrollado una interesante labor como documentalista en los primeros años treinta, vuelve a contar con Alady para su debut como guionista, director, figurinista y productor: El paraíso recobrado.

La película se rueda a paso rápido, aproximadamente en tres semanas del verano de 1935 en los estudios Trilla-La Riva y en exteriores naturales de los alrededores de Barcelona. Alady y Lepe compaginan el rodaje con varias representaciones diarias de “La sota de oros”, “Las vampiresas” y “Las tentaciones” en el Cómico, junto a Laura Pinillos.

El guión recurre a un tema de plena actualidad: el naturismo. En marzo de ese mismo año se ha estrenado en España el documental norteamericano Elysia, Valley of the Nude (Elysia, 1934), película producida por el presidente de una colonia naturista californiana. El humorista Edgar Neville muestra en “El Diario de Madrid” su desacuerdo con algunas situaciones mostradas en la cinta: “nos parece que cuando se ha logrado reunir en una finca una serie de amigos sin ropa, entre los cuales descuellan algunas jóvenes bellas, es un poco pueril y poco naturista, ponerse a jugar a la pelota”. Probablemente en este documental se encuentre el germen de El paraíso recobrado.

Tiburcio (Alady) está en paro. Así que cuando lee el anuncio que solicita un hombre para todo en El Paraíso Recobrado no se lo piensa dos veces y allá que se planta. “Salud y Luz” es el lema de esta colonia naturista en plena naturaleza. Samuel (Lepe) el antiguo conserje le pone en antecedentes de las normas del club: prohibición de todas las desigualdades, vegetarianismo, nada política, abolición de la moneda y, por supuesto, nudismo a tutiplén. Parece que todos estos alicientes se ven contrarrestados por una disciplina férrea, que convierte la vida natural en una esclavitud. Tiburcio, al que todos llaman Tib, se hace enseguida dueño de la situación. Con su simpatía como banderín de enganche organiza excursiones, juegos y canciones y proporciona a las damas unos estupendos masajes.

Un buen día llegan a la zona unos viejos arqueólogos en busca de civilizaciones perdidas. Tropiezan con unas chicas en cueros y creen haber descubierto el emplazamiento del Jardín del Edén. Abandonan allí sus ropas y las siguen. La policía y sus dilectas señoras esposas sospechan que hayan sido secuestrados e irrumpen en el club. Escandalizados por lo que allí ocurre consiguen expulsar del Paraíso Recobrado a estos nuevos Adanes y Evas.

Con todas estas experiencias, el irreductible Tib decide montar un espectáculo musical, no sin antes casarse con una de las muchachas del club a la que convierte en primera vedette (Mapy Cortés). El espectáculo se titula “El paraíso recobrado”.

Todo el mundo alabó en su momento el acierto de las composiciones musicales del maestro Dotras Vila, que suponemos que tendrían especial relevancia en la apoteosis del espectáculo. Pero los distribuidores Buigas y Soler no debían tener demasiada fuerza porque la película no llegó a Madrid y en Barcelona se proyectó en una sala habitualmente dedicada a los reestrenos, el Cine Avenida. Por si había dudas se subtituló “El Edén de los naturistas”, aunque todos los recensionistas se apresuran a declarar que se trata de un entretenimiento inofensivo, una comedia blanca, sin ninguna situación “escabrosa”. En el programa de mano que acompaña a este comentario ya pueden ustedes comprobar que todo el mundo aparece de un textil subido. En los títulos de crédito se cita a la casa D.H. como suministradores de los trajes de baño de las bellas Olimpic Girls, unas “Bathing Beauties” de andar por casa.

No nos pregunten ustedes cómo fue pero esta modestísima cinta se estrenó también en el Teatro Campoamor de Nueva York (en español) en abril de 1936 y el crítico del “New York Times” tuvo a bien dedicarle el siguiente comentario: “tolerable amusement for persons appreciative of broad burlesque, flavored with pleasant melody”.

Hasta donde sabemos, no se conserva ninguna copia.
El paraíso recobrado (1935)
Producción: Films Minerva (ES)
Guión y Dirección: Xavier Güell.
Intérpretes: Alady (“Tib”, Tiburcito), Antoñita Arqués “Miss Cataluña 1935” (Flora), Mapy Cortés (Margarita), Lepe (Samuel), Alejandro Nolla (el director de El Paraíso Recobrado), Conchita Rey (vedette), Valeriano Ruiz París, José Llimona, Samuel Crespo y José María Aleu (los arqueólogos) y las Olimpic Girls.
7 bobinas. Blanco y negro.



2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿donde puedo encontrar más informacion sobre esta pelicula, o simplemente verla? Gracias!

Sr. Feliú dijo...

La información sobre esta película procede del catálogo de películas de los años 30 coeditado por la Filmoteca Española y Cátedra, y de consultas hemerográficas. No nos consta que exista copia.

Sr. F.