27 de diciembre de 2009

Gansadas y Memorias



Las gansadas de mi hongo, recopilado por el propio Alady, es una andanada de “gansadas a granel”. Un prólogo (demasiado datado) de Julio Ichaso sirve de pórtico al cúmulo de ocurrencias, gracias y humoradas que Alady solía soltar desde el escenario.

-¿A dónde va?
-Al cinematógrafo.
-¿Y por qué no dice cine y terminará usted antes?
-Y yo, ¿qué prisa tengo?

En la misma página podemos encontrarnos éste otro diálogo, de estirpe netamente codornicesca.

-Carlos, qué cambiado estás.
-Ya lo creo, señorita. Soy Francisco.

Hay que reconocer que así, a palo seco, sin la presencia de su artífice saben a poca cosa. Pero también se encuentran aquí los libretos de algunos de sus sketchs clásicos con Lepe (“El que se pone triste es tonto”) y Mary Santpere (el de “la funeraria La Siempreviva”).

En las páginas finales de Las gansadas de mi hongo se anuncian unas memorias que no se publicarán hasta 1965, en catalán y en la editorial Bruguera.

Rialles, llàgrimes i « vedettes » es un completísimo recorrido por cincuenta años de revista, music-hall y, sí, también circo. Le ofrece la oportunidad Juan Carcellé en otoño de 1944. Se trata de que Alady ejerza de animador y presentador en el Circo Price. El caricato acepta tan entusiasmado que el empresario le descuenta veinte duros del sueldo que le tenía asignado.

Con el jefe de maquinaria del circo de la Plaza del Rey hace Alady un curso acelerado de historia del recinto y las principales figuras que han pasado por allí. Conoce a Pompoff y Tedy, a los Alcides, “acróbatas del 900”, al domador Jesús Vargas y su mona Chita, actúa como maestro de ceremonias durante el funeral de la pantera de Johnny Koks y Erka Wyes, fallecida de pulmonía, y da la alternativa como jefe de pista al propio Carcellé en el homenaje a Ramper. Con el Price hace temporadas en Valencia y en el Olimpia de Barcelona, donde se incorpora la troupe del suizo Circus Knie. Allí actúa como el “Mago Cosquillas” en las funciones infantiles y relata los clásicos cuentos del payaso triste –un augusto valenciano- y de la trapecista que, mientras hacía el número sin red temblaba por el destino cotidiano de aquellas pobres gentes que la admiraban.

De estas experiencias de primera mano surge su colaboración en Cuentos de la pista, que ya hemos comentado en estas páginas. Se titula: “Siete historias de circo sin trascendencia”.

Pero Rialles, llàgrimes i « vedettes » es mucho más que circo. Es el recorrido por casi diez lustros de espectáculos populares y una enciclopedia del mundo de las lentejuelas, con retratos vívidos y anécdotas reveladoras de un puñado de artistas y personajes cuyos nombres sólo encontramos en la cartelera de los viejos periódicos.

Alady es generosísimo con sus recuerdos. Si lo encuentran en una biblioteca o en algún librero de viejo, no lo duden.


Saldanya Beut, Carles “Alady”
Rialles, llàgrimes i « vedettes » (Memories de Alady).
Barcelona, Bruguera, 1965.

Alady
Las gansadas de mi hongo (Chistes, Diálogos, Conferencias, Pasarelas, Sketchs, Poesías y gansadas a granel)
Barcelona, Editorial F. Berni, ¿1953?




4 comentarios:

Angel dijo...

Feliz Navidad y un Próspero año 2010.

Muy interesantes los comentarios y gags de Alady, un artista por descubrir para mucha gente.

Un saludo.
Angel.
http://www.historias-cinematograficas.blogspot.com/

Sr. Feliú dijo...

Amigo Ángel:
Lo prometido es deuda. Como ya habrá comprobado nuestro especial Alady ha sido como los fuegos artificiales de fin de año.
Nuestro anfitrión y yo mismo le deseamos que usted lo pase bien, Sr. F.

Anónimo dijo...

Feliz Año a todos
durante estas Navidades me han regalado el libro Rialles LLagrimes i Vedettes , memorias de Alady para
mi como artista y Barcelones me he sentido muy alegre de poder conocer a este Artista y viajar por la vida Barcelonesa del cabaret y del paralelo , esperemos que tarde o temprano con la inaguracion del nuevo Molino el paralelo rinda homenaje a todos los artistas que pasaron por el.
Ramon Muñoz
Karoli
malabarista comico sobre ruedas

Javi dijo...

Querido amigo Karoli

Gracias por su visita. Es un honor tenerle entre nuestra audiencia. Alady será siempre uno de nuestros artistas favoritos y seguro que recibe, tarde o temprano, el homenaje que merece. Esperamos verle más a menudo por nuestra carpa.

Su amigo y colega,

Trompicheli