19 de abril de 2013

Battersea Fun Fair





Melody (Melody, 1971), Waris Hussein.

La única cosa más divertida que hacer pellas un día de colegio para ir al parque de atracciones de Battersea es pegarles una buena tunda a los profesores que nos educan a base de golpes e iniquidad moral.


La segunda opción constituye la apoteosis de Melody, un momento de solidaridad infantil y gozosa rebelión que Jean Vigo ya explorara en Zero de conduite (Cero en conducta, 1933) y Luis G. Berlanga en Novio a la vista (1954).


La primera, es la escapada en solitario de Daniel (Mark Lester) y Melody (Tracy Hyde), dos críos de diez años que deciden que el suyo es un amor que quieren vivir plenamente. Aparte de revolucionar el mundo de los adultos –un universo paralelo en el que habitan padres, profesores, abuelos y tutores- el interés de Daniel por Melody afecta a profundamente a su amigo Ornshaw (Jack Wild), tercer vértice de la relación triangular preadolescente.



Pero vamos a lo que íbamos, a nuestra escapada del rigor y la fusta del colegio británico tradicional y al bullicio del parque de atracciones de Battersea. No tuvo éste una existencia prolongada. Se inauguró en 1951, con motivo del Festival Británico. Las atracciones principales eran la montaña rusa “Big Dipper”, procedente del parque de atracciones que regentaba John Collins en Sutton Coldfield. La otra gran atracción era el clásico tobogán acuático, “Water Chute”, que fue trasladada junto con el “Rotor” al Dreamland de Margate cuando el parque cerró sus instalaciones a principios de los años setenta.


Antes de que el equipo de Melody desembarcara allí, el parque de atracciones de Battersea había servido de plató para el rodaje de Horrors of the Black Museum (1959), dirigida por Arthur Crabtree, primera película en Hypno-Vista; The Wrong Arm of the Law (El honrado gremio del robo, 1963), dirigida por Cliff Owen; y The File of the Golden Goose (La huella conduce a Londres, 1969), de Sam Wanamaker.



Melody se estrenó en España, suponemos que como en el resto del mundo, cargando las tintas en que los dos protagonistas infantiles masculinos eran la pareja del exitoso musical Oliver (Oliver, 1968) y en su parentesco argumental con Love Story (Love Story, 1970). No nos consta que el bueno de Summers conociera el proyecto británico cuando se embarcó en su peculiar versión de un argumento similar… con embarazo incluido. Adiós, cigüeña, adiós (1971) fue uno de los títulos más taquilleros aquél año en España.




Melody (Melody, 1971)
Producción: Hemdale Productions / Sagittarius Productions (GB)
Director: Waris Hussein.
Guión: Alan Parker.
Intérpretes: Mark Lester (Daniel Latimer), Tracy Hyde (Melody), Jack Wild (Ornshaw), Colin Barrie (Chambers), Billy Franks (Burgess), Ashley Knight (Stacey), Craig Marriott (Dadds), William Vanderpuye (O'Leary), Peter Walton (Fensham), Camille Davis (Muriel), Dawn Hope (Maureen), Kay Skinner (Peggy), Lesley Roach (Rhoda), Sheila Steafel (Mrs. Latimer), Roy Kinnear (Mr. Perkins).
103 min. Color (Eastmancolor)




2 comentarios:

angeluco10 dijo...

Recuerdo una película de 1979 del mismo tema protagonizado por Laurence Olivier y los niños,Lauren King y Daniel Michon titulada "Un pequeño romance" aunque las escenas que aquí suceden en un parque de atraciones allí sucedían en Venecia.

Sr. Feliú dijo...

No la hemos visto, don angeluco. Ésta es una pequeña delicia, con las suficientes gotas de acíbar como para evitar el empalago.