9 de abril de 2013

El Kit Kat Klub



Cabaret (Cabaret, 1972), Bob Fosse

Cabaret, el musical basado en la obra de teatro basada en los relatos de Christopher Isherwood fue uno de los grandes éxitos de Broadway de la temporada 1966/67. Se estrenó en el Teatro Broadhurst y alcanzó las 1.165 representaciones. El libreto iba firmado por Joe Masteroff y las canciones por el dúo John Kander y Fred Ebb.


Harold Prince, productor de la obra y viejo conocido de Bob Fosse (con quien no había acabado en muy buenos términos, todo hay que decirlo), le cedió los trastos de la dirección de la adaptación cinematográfica. En el proyecto ya estaban embarcados Joel Grey, que había encarnado al maestro de ceremonias en el escenario, y Liza Minnelli que había fracasado en las entrevistas frente a una Jill Haworth que los críticos vieron como único borrón en una producción impecable.


Aparte de su larga carrera como coreógrafo y bailarín, en la dirección cinematográfica Fosse únicamente tenía en su haber –o en su “debe”, según se mire- Sweet Charity (Noches en la ciudad, 1969), adaptación musical de las fellinianas noches de Cabiria.





El número “Big Spender” es emblemático del estilo Fosse –piernas femeninas interminables, chasqueo de dedos, golpe de caderas, insinuación sexual, movimientos sinuosos- y preludia lo que llevaría al paroxismo en Cabaret.



Hay variaciones sustanciales en los personajes: Brian Roberts (Michael York), trasunto de Isherwood, le da ahora a pelo y a pluma; Sally Bowles (una pletórica Liza Minneli), que nunca ha resultado más patética y enternecedora al mismo tiempo, tiene pasaporte estadounidense en lugar de británico. Pero lo que de verdad supone una novedad es ese distanciamiento brechtiano pasado por Broadway y Hollywood que convierte los números musicales en comentarios de la acción y la época, con un maestro de ceremonias (Joel Gray) repartiendo estopa a diestro y siniestro.




Liza Minnelli interpreta los temas más sentimentales -“Maybe this Time”, “Cabaret”…- al tiempo que comparte dúo con Joel Gray en el sempiterno “Money, Money, Money”. Y éste, a su vez, se hace cargo “Two Ladies” y del deliciosamente satírico “If You Could See Her”. Helo aquí:





Fosse no se lo puso fácil al estudio, pues rodó en Berlín, suprimió todas las canciones cómicas, y se empeñó en que los números se escenificaran en un reducido escenario de doce metros cuadrados. Eso sí, el refrendo de los 8 premios Óscar, incluido el suyo como mejor director arrebatado a Coppola que presentaba el primer Padrino, abrió una nueva vía al musical cinematográfico, que languidecía debido a la prolongada decadencia de los grandes estudios.


Ah, y no olviden qué es lo que hace girar el mundo:




Cabaret (Cabaret, 1972)
Producción: Allied Artists / ABC Pictures (EEUU)
Director: Bob Fosse.
Guión: Jay Allen, del musical Cabaret (1966) con libreto de Joe Masteroff y letra y música de Kander y Ebb, basado en la obra I Am a Camera de John Van Druten (1951), que se basaba a su vez en los relatos de Christopher Isherwood reunidos en Goodbye to Berlin (1939).
Intérpretes: Liza Minnelli (Sally Bowles), Michael York (Brian Roberts), Helmut Griem (Maximilian von Heune), Joel Grey (maestro de ceremonias), Fritz Wepper (Fritz Wendel), Marisa Berenson (Natalia Landauer), Elisabeth Neumann-Viertel (Fräulein Schneider), Helen Vita (Fräulein Kost), Sigrid von Richthofen (Fräulein Mayr), Gerd Vespermann (Bobby), Ralf Wolter (Herr Ludwig), Georg Hartmann (Willi), Ricky Renée (Elke), Estrongo Nachama (Cantor), y las bailarinas del Kit-Kat Klub: Kathryn Doby, Inge Jaeger, Angelika Koch, Helen Velkovorska, Gitta Schmidt y Louise Quick.
124 min. Color (Technicolor).