5 de marzo de 2016

Lociones, elixires y ungüentos: Harry, charlatán



Lucky Stars (1925), Harry Edwards

Son muchos los historiadores de la farándula que atribuyen a la suerte de charlatanería itinerante de los medicine shows, con sus monólogos humorísticos y sus tañedores de banjo, el germen de algunos números de vodevil. Algunos de estos espectáculos incluían también vestuario exótico, que justificara las propiedades mágicas del milagroso producto, contorsionistas que hicieran propaganda viva del mismo, y un cómico blackface, o sea, un tipo con la cara untada de betún que hiciera chistes de los que hoy denominamos políticamente incorrectos.

Hiran Healey (Vernon Dent) lleva uno de estos negocios-espectáculo. Lo cierto es que es un timador en toda regla y cuando descubre en el tren a Harry Lamb (Harry Langdon), un tipo tan inocente que su apellido equivale a “corderillo”, no lo duda un segundo.


A Harry le ha dicho un astrónomo (Andy Clyde) que siga el camino de su fortuna: hará un largo viaje, se convertirá en médico y tendrá el amor de una mujer misteriosa. En el tren que le lleva en pos de su suerte, conoce al charlatán que se ofrece a enseñarle todo lo que sabe a cambio de su dinero. Es así como se verá tocando el banjo en un medicine show en un pueblecito de la frontera con México llamado Red Dog Gulch, la Quebrada del Perro Rojo.



Hasta este momento sólo ha habido un par de gags a cuenta de un baúl despachurrado y del intento de Harry de apearse del tren en marcha, pero a partir de ahora se multiplican. El diminuto e ingenuo aprendiz de charlatán tendrá que vérselas con su nuevo jefe, con los rústicos clientes del pueblo y con la temible señorita Mazda (Natalie Kingston), belleza latina de navaja en la liga.


La ambientación intemporal y lo exótico de la localización indican que aún hay cierta desconfianza hacia la capacidad de Langdon para hacer reír por sí mismo, pero con Frank Capra como guionista y Harry Edwards tras la cámara, el ritmo de la cinta se adecúa mucho más a su personalidad que en los desarrollos habituales en la producción de Mack Sennett. La persecución final, truncada en la copia que hemos encontrado en YouTube, devuelve al personaje al personaje al loco mundo de la Keystone:




Lucky Stars (1925)
Producción: Mack Sennett Comedies (EEUU)
Dirección: Harry Edwards.
Guión: Frank Capra, Arthur Ripley.
Intérpretes: Harry Langdon (Harry Lamb), Natalie Kingston (la señorita Mazda), Vernon Dent (Hiram Healey), Andy Clyde (el astrónomo), Tiny Ward, Ruth Taylor.
25 min. Blanco y negro.

No hay comentarios: