9 de julio de 2008

El Gran Espectáculo


The Playhouse (1921), Buster Keaton

"Qué maravilla de película! No es, creo, la que produce más risas generalizadas entre el público. Pero es una de las que dejan traslucir la esencia creadora de Keaton, la búsqueda de nuevos recursos. También el saber hacer de las limitaciones, virtud. En este caso, Keaton estaba lastimado por un grave accidente (una pierna rota) durante el primer rodaje de The Electric House, que se pospuso, y debía reaizar una película sin que apareciesen sus habituales y características piruetas" (Joan M. Minguet, Buster Keaton, 2008).

Así que Buster Keaton se las ingenia para realizar The Playhouse (1921) en la que se multiplica a si mismo para interpretar todos los papeles de esta asombrosa película que nos recuerda a una vieja cinta de nuestro patrón e inspirador Georges Méliès,
L´homme orchestre (1900). Buster es el director de orquesta, los diferentes músicos (espléndidos gags con el clarinete, el trombón y el contrabajo), el público que asiste a la función, los maquinistas del teatro…, en el programa aparece el nombre de Buster Keaton por todos lados, Buster y Buster son los bailarines de claqué, multitud de Keatons interpretan un minstrel show…, parece una pesadilla y lo es. Buster se despierta sobresaltado de un sueño furtivo mientras trabaja como ayudante en un teatro (ver la película Backstage, de la que ya hemos hablado). Pero la confusión no acaba aquí, el dualismo prosigue con dos gemelas que vienen a trabajar en el espectáculo y que, con la ayuda de los espejos, se multiplican ante el asombro de Keaton. Más tarde le encargan vestir al mono para su actuación, pero éste se escapa. Keaton se disfraza de mono y realiza una divertida interpretación simiesca que produce la hilaridad de todo el público. Otra de las actuaciones del espectáculo es una tropa de soldados que realizan diferentes ejercicios acrobáticos que cuentan con la inestimable ayuda del genial payaso disfrazado para la ocasión. No es extraño, como apunta Minguet, que el título de The Playhouse en Francia fuese Frigo, Frégoli, en homenaje al genial transformista de principios de siglo. La película termina con nuestro héroe salvando a una de las gemelas, sirena en un número acuático, de morir ahogada en la piscina. Su nuevo amor, idéntica a su hermana, necesita un detalle para su identificación: una X a la espalda resulta lo más apropiado. Un detalle de lo más apropiado para acabar la película.