13 de octubre de 2009

Farsa en el koljós



Schastye (La felicidad, 1934), Aleksander Medvedkin

“Esta es la historia del infortunado Jmir, de su mujer-caballo Anna,
de su acaudalado vecino Foka, de un sacerdote y una monja…”

Aleksander Medvedkin debió de pensar que la educación de las masas era más factible por vía de la farsa que de la moralina y concibió esta Schastye que hoy les presentamos. Luego, el Estado dispuso que éste no era ése el camino adecuado y Medvedkin tuvo que conformarse con escribir al dictado. Esto al menos es lo que nos cuentan los que saben del asunto; entre ellos, el documentalista francés Chris Marker, responsable en buena medida de que la película haya llegado hasta nosotros.

Las fuentes de Schastye son rastreables: los cuentos populares, el teatro de Meyerhold, las viñetas satíricas y el slapstick desaforado de Keaton y Larry Semon. Veamos algunos ejemplos…

Jmir (Piotr Zinovyev) envidia a Foka. Lo espía a través de un agujerito en el muro que separa su pobre granja del jardín de su vecino. Las suculentas viandas vuelan hasta la boca de Foka por arte magia… Ya sabemos que la magia cinematográfica es, en primera instancia, el paso de manivela que patentaron Méliès y Chomón.

El sueño de Jmir: vivir como un zar. Anna (Yelena Yegorova) que lo envía a “buscar la felicidad” y le conmina a no regresar en tanto no la haya encontrado. La montaña que Jmir debe roturar con ayuda de su nuevo caballo. La granja en la noche: ilustración de un cuento infantil, con su luna de cuernos.


La mujer que se convierte en caballo cuando el auténtico caballo cae enfermo, el abuelo que muere estirando –literalmente- la pata en el jardín de Foka… Soldados uniformados hasta en la máscara. De Vsevolod Meyerhold proviene la estilización del trabajo de los actores.


Sacerdotes avaros, candados más grandes que los baúles que protegen, los hambrientos koljosianos, pies enormes, narices y barbas de pega… Caricaturas que nos traen a la memoria las ilustraciones del checo Josef Lada para “El bravo soldado Schwejck”.


Un apunte buñueliano: dos monjas con los hábitos transparentes que dejan ver sus senos.

Como en los cuentos, después de haber encontrado una fortuna y de que los demás –ejército, Iglesia, terratenientes y funcionarios del zar- la hayan esquilmado, después de haber construido su propio ataúd y de haber sido detenido antes de poder disponer de su vida, porque incluso su vida pertenece a sus amos… Después de todo esto, decíamos, como en los cuentos Jmir “fue azotado durante 33 años, fue fusilado en 12 frentes y le mataron 7 veces en los Cárpatos. Esto le hizo perder toda confianza en encontrar la felicidad”. Estas cartelas trazan la elipsis de la Rusia Zarista a la joven Unión Soviética del primer Plan Quinquenal.

La película está dedicada “hasta el último holgazán koljosiano” y estos hacen su aparición en el cuadro postrero. Anna se ha transformado en una trabajadora modelo, en una fiera con el tractor, en tanto que Jmir se ha convertido en un aguador indolente. Tampoco algunos granjeros han aceptado de buen grado la Revolución y prefieren permanecer al acecho, como buitres. Jmir es el encargado de vigilar el grano. Los famélicos holgazanes aprovechan su despiste para robar el granero, que se convierte en una especie de animal monstruoso. Jmir los persigue en una secuencia ejecutada y ritmada en el más puro estilo Keaton.

Jmir se convierte en un héroe al salvar a los caballos de un incendio provocado por el malvado Foka. Sus camaradas campesinos lo aclaman. Anna le acepta. Van a la ciudad a comprar un traje nuevo. A nosotros nos parece un traje de burgués, pero es mejor que sus harapos, de los que intenta deshacerse a toda costa. Como Chaplin en The Kid (El chico, 1920) con Jackie Coogan, el asunto parece imposible. Jmir no puede dejar atrás su pasado. Finalmente abandona la ropa en un descampado. Dos mendigos se pelean por ella.

Jmir y Anna ríen de buena gana. En esto debe consistir, nos cuenta el satírico Medvedkin, la felicidad.

Schastye (La felicidad, 1934)
Producción: Moskino Kombinat (URSS)
Guión y Dirección: Aleksander Medvedkin.
Intérpretes: Piotr Zinovyev (Jmir), Yelena Yegorova (Anna, su mujer), Vladislav Uspensky, Lidia Nenasheva, Nikolai Cherkasov, Mikhail Gipsi, Viktor Kulakov, V. Lavrentyev, G. Mirgorian.
95 min. Blanco y negro.


1 comentario:

Nido de caranchos dijo...

Una película extraordinaria que vi con el título de "Felicidad/Ladrones". Abrazo

Emiliano