10 de enero de 2011

Vicki Gaye, esta noche en el Golden Rooster



Party Girl (Chicago, año 30, 1958), Nicholas Ray

Esta noche pueden admirar en el Golden Rooster a Vicki Gaye. Ni siquiera a Vicki Gaye. Digamos... las piernas de Vicki Gaye. Ellas ocupan el centro del encuadre en buena parte de los números musicales de Party Girl. La película fue dirigida por Nicholas Ray antes de que el sistema de estudios norteamericano se desmoronara completo y él mismo emprendiera la ruta de Europa, ejerciendo de barman y de bebedor en aquel Madrid mítico que también fue el de Orson Welles y Ava Gardner.


Los contratos de Robert Taylor y Cyd Charisse en la Metro-Goldwyn-Mayer están a punto de expirar y hay que seguirles pagando sueldos millonarios. A Ray le ofrecen esta historia –que no vale demasiado, todo hay que decirlo– y piensa que es la ocasión para recrear en fabulosos TechniColor y CinemaScope el Chicago que conoció a finales de los años veinte. Gángsteres, guerras de bandas, tiroteos procedentes de Los violentos años veinte y El pequeño César y precedentes de los Padrinos coppoliano-puzzescos, un abogado que arrastra una renquera que es más moral que física, Tommy Farrell (Robert Taylor), y una flor del arroyo, Vicki Gaye (Cyd Charisse), que acude como “party girl”, a cambio de cien dólares, a las fiestas que organiza el “capo” Rico Angelo (Lee J. Cobb).


Lo que las coristas hagan luego es cosa suya. Una suerte de prostitución que supone un ingreso extra, porque Vicki trabaja en el Golden Rooster. En la revista titulada “Winter Follies” las chicas tienen que hacer poco más que contonearse por la pasarela con vestidos trasparentes.


Gracias a los contactos de Farrell, Vicki obtiene la categoría de estrella, con lo que ejecuta dos números musicales, que, por mucho que se empeñen los especialistas, son dos pegotes en la trama melodramática y en la intriga policial que sostienen la película.

“Dancing Doll”


“The Beat”



Toda la paleta de la película estalla en estos rojos y dorados que son, precisamente, los colores dominantes en cada uno de los números. Como era habitual en el sistema de estudios, no fueron rodados por Ray sino por el coreógrafo Robert Sidney, que frecuentó tanto el cine como la televisión y los espectáculos de Las Vegas. Y precisamente a casino de Nevada, y no a garito de Illinois, es a lo que dejan regusto estas dos rendiciones de la señorita Charisse en las que, al ritmo de la música de André Previn, luce sus dotes dancísticas y sus esplendorosas piernas.



Party Girl (Chicago, año 30, 1958)
Euterpe Productions para MGM (EEUU)

Director: Nicholas Ray.

Guión: George Wells, basado en una historia de Leo Katcher.

Números musicales coreografiados por Robert Sidney.

Intérpretes: Robert Taylor (Tommy' Farrell), Cyd Charisse (Vicki Gaye), Lee J. Cobb (Rico Angelo), John Ireland (Louie Canetto), Kent Smith (el fiscal Jeffrey Stewart), Corey Allen (Cookie La Motte), Claire Kelly (la mujer de Farrell).

99 min. Color. Scope.

No hay comentarios: