3 de julio de 2011

Templo de la Belleza




Circus of Horrors (Circo de los horrores, 1960), Sidney Hayers

Un cirujano obsesionado
El Dr. Rossiter (Anton Diffring), un cirujano plástico alemán, huye de Inglaterra tras haber cometido un error que deja desfigurada a una mujer. Junto con sus ayudantes Martin y Angela (Kenneth Griffith y Jane Hylton) escapa al continente donde pretende continuar con su carrera de cirujano, aunque esta vez con el nuevo nombre de Dr. Schüler y bajo el paraguas de un circo que le permite ocultar su pasado y sus nuevas fechorías.


Schüller logra hacerse con la propiedad del circo, después de ganarse la confianza de Vanet (Donald Pleasance), el auténtico propietario, al curar una cicatriz que marcaba la cara de su hija Nicole (Yvonne Monlaur). Vanet muere bajo las garras de un oso y en presencia de Schüller, que no hace nada para salvarle.


Temple of Beauty
Con Schüller como director, el circo se llena de guapas mujeres que huyen de la justicia y a las que el doctor opera la cara, bien para quitarles alguna cicatriz, bien para cambiar su aspecto. Su obsesión sigue siendo demostrar al mundo lo buen cirujano que es, para lo cual reúne en su Templo de la Belleza a mujeres guapísimas con cuerpos esculturales. Cuando éstas se cansan e intentan huir del circo, el Dr. Schüller y su domesticado asistente Martin "fabrican" un accidente que termina con la muerte de las desdichadas artistas.


Son demasiadas muertes casuales y la policía, que todavía busca al Dr. Rossiter, comienza a sospechar del Dr. Schüller. El inspector Arthur (Conrad Phillips) y el Superintendente Andrews (Jack Gwillim) le pisan los talones cuando descubren que todas las muertes tienen algo en común: restos de una operación de cirugía plástica. Arthur se hace pasar por periodista para indagaren el caso y poco a poco consigue que Nicole se enamore de él…


Circus of Horrors es una película de suspense con un final cantado y que se excede en primeros planos cuando quiere generar tensión. Véase, por ejemplo, el momento en el que la bella Elisa Caro (Erika Emberg) lanza su último suspiro. La cuerda ha sido manipulada por Martin y ella cae al suelo. Todos se acercan a socorrerla. Ella intenta decir unas palabras. Balbucea. Primeros planos de todos los presentes. Muere sin decir nada. 


Pero también es una película erótica. Sidnet Hayers –del que podríamos decir que se estrenaba en el largometraje, pues sus dos  películas anteriores apenas llegaban a la hora– llega casi al límite de lo permitido en esa época para mostrarnos mujeres en lencería en un ejercicio de voyeurismo muy de moda en la Inglaterra de esa época. Además, el obsesivo Dr. Rossiter-Schüller se siente atraído sexualmente hacia sus "creaciones", que con el tiempo se convierten en sus "criaturas", en un ejercicio de sadismo muy inglés también. 


Según el crítico David Pirie, Circus of Horrors es la tercera película de la Trilogía Sádica de los estudios Anglo-Amalgamated. Estas películas se caracterizan por poner el foco sobre el sadismo, la crueldad y la violencia más que en el horror sobrenatural de la mayoría de las películas Hammer de esa misma época. Las otras películas de la trilogía son Horrors of the Black Museum (Arthur Crabtree) y Peeping Tom (Michael Powell), ambas de 1959.


En todo caso, esta película marcaría el camino de otras como Berserk! (El circo del crimen, 1967), Circus of Fear (John Llewellyn Moxey, 1966) o Vampire Circus (Robert Young, 1972) y reforzaría el circo y la feria como escenario ideal para lo siniestro y prohibido. Por cierto que, según vemos, el metraje del número de trapecio de esta película es el mismo que se utiliza en Circus of Fear, aunque el público, afortunadamente, cambia.


La referencia cinematográfica más antigua de este cine de mutilación o de cirugía plástica la podemos encontrar en la película dirigida por Paul Leni, The man who Laughs (El hombre que ríe, 1928). Gwymplaine, el personaje de la novela de Victor Hugo, que vive con una sonrisa permamente marcada con bisturí en su cara, es el primero de una serie de personajes que tienen en su desfiguración quirúrgica, su principalp atractivo.


En este caso el cirujano no se estremece de placer al construir monstruos con los que alimentar su sideshow. En Circus of Horrors el horror no está en los monstruos, el horror está en la cabeza del Dr. Rossiter-Schüller, magnificamente interpretado por el actor alemán Anton Diffring, especializado en papeles de oficiales nazis o roles de personajes siniestros como en las películas Where Eagles Dare (1968) y The Heroes of Telemark (1965). También tenemos la oportunidad de verle en Fahrenheit 451 (1966).

De la feria al circo
Billy Smart, fundador del circo que lleva su nombre, venía del mundo de la feria donde se había hecho famoso como proveedor de juegos y números ecuestres. Según nos cuenta Monica J Renevey en su maravilloso libro, "Le Grand Livre du Cirque", Billy Smart tenía el típico aspecto del director feriante: corpulento, con un sombrero Stetson y con un gran cigarro a lo Churchill. En 1946, tiene lugar la primera representación del Billy Smart Circus en la que también se estrena Billy Smart Jr., un jovencito de 12 años, uno de los diez hijos del patriarca Smart, con un número de ponis. Con el tiempo este circo se convertirá en uno de los más grandes circos en ruta de Europa y Billy Smart Jr. en un reconocido domador de elefantes. 


Después de unas décadas de éxito compartido con otros grandes circos británicos como el Bertram Mills, los Chipperfield o Gerry Cottle y ante el determinado activismo de los defensores de los derechos animales, en 1971 la familia Smart se aventura en el negocio de los safaris, haciéndose cargo del mítico Royal Windsor Safari Park. Entre 1978 y 1982 comienza una intensa colaboración con la BBC y Thames Television produciendo tres shows cada año. En 1986 se celebra una subasta en la que se vende todo el material circense de los hermanos Smart.


Circus of Horrors (1960)
Producción:  Lynx Films Ltd. (UK)
Director: Sidney Hayers
Director de fotografía: Douglas Slocombe
Música: Franz Reizenstein y Muir Mathieson
Intérpretes: Anton Diffring (Dr. Rossiter/Schüler), Erika Remberg (Elissa Caro), Yvonne Monlaur (Nicole Vanet), Donald Pleasence (Vanet),  Jane Hylton (Angela), Kenneth Griffith (Martin), Conrad Phillips (Inspector Arthur Ames), Jack Gwillim (Superintendente Andrews), Vanda Hudson (Magda von Meck), Yvonne Romain (Melina), Colette Wilde (Evelyn Morley Finsbury), William Mervyn (Doctor Morley), John Merivale (Edward Finsbury), Peter Swanwick (policia alemán Knopf)
Color. 87 min.


No hay comentarios: