16 de agosto de 2011

Del tiovivo al más allá



Liliom (Liliom, 1934), Fritz Lang

Cuando muere un feriante la alegría mecánica de las atracciones cesa durante tres minutos.


“Liliom” es una comedia fantástica del húngaro Ferenc Molnar. “Liliom” es el epítome de lo que se ha dado en llamar “la comedia de la felicidad”. Molnar la escribió en 1909 y se estrenó en España a principio de los veinte con hostilidad manifiesta por parte del público tradicional. Los jóvenes humoristas se rindieron ante ella. Edgar Neville o José López Rubio declararon repetidamente a lo largo de su vida que su vocación teatral se decidió el día en que asistieron al estreno madrileño de “Liliom” por la compañía de Pepita Díaz y Santiago Artigas.


La comedia de Molnar ha tenido cinco versiones cinematográficas que en realidad son cuatro, porque la de Michael Curtiz, rodada en Hungría en 1919 cuando aún se llamaba Mihaly Kertesz, nunca fue concluida. A Trip To Paradise (1921), que Maxwell Karger dirigió en la MGM tenía al parecer poco que ver con el original. Así que, hasta el estreno de Carousel (Carrusel, 1956), adaptado del musical de Rodgers y Hammestein por Henry King, nos queda un Liliom canónico -el dirigido por Frank Borzage en el alba del sonoro- y otro apócrifo, dirigido por Fritz Lang en París en 1934. De éste es del que vamos a ocuparnos.


Lang dirige su Liliom en un interregno. Ha rodado Das Testament des Dr. Mabuse (El testamento del doctor Mabuse, 1933) y ha escapado de Alemania. A pesar de su gran prestigio, no logra lanzar su carrera norteamericana, cosa que hará en 1936 con Fury (Furia, 1936). Entretanto acepta realizar para la Fox esta especie de remake en francés de un éxito reciente de la productora con John Farrel y Rose Hobarth como protagonistas. Charles Boyer y Madeleine Ozeray tomarán sus papeles.


El Liliom de Lang tiene dos partes bien diferentes. La primera ocurre en un París imaginario de grisetas, apaches y feriantes. Liliom Zadowski (Charles Boyer) trabaja en una feria. Maneja con chulería un tiovivo bautizado pomposamente como el “Hippo-Palace”. Hace sonar el carrillón, vocea la felicidad, canta al amor y pellizca a las chicas. Liliom está liado con la dueña, madame Muskat (Florelle). Un día se enamora de Julie (Madeleine Ozeray). Cuando madame Muskat se entera lo despide. Liliom lleva una vida ociosa junto a Julie. La chulea, pero cada día más irascible. Cada tanto le pega una paliza.


Hasta que un día Julie le comunica que van a tener un hijo. Cuando su amigo Alfred (Pierre Alcover) le propone participar en un atraco, Liliom acepta. Esperan a un contable en un túnel. Alfred le golpeará por detrás y Lilom le clavará un cuchillo de cocina en el corazón Luego, rumbo a América… porque el sueño de Liliom es el de Lang.


De pronto, aparece un afilador (Antonin Artaud, poeta surrealista, creador del teatro de la crueldad y actor ocasional). Le ofrece a Liliom llevarse el cuchillo para afilarlo. Es su ángel de la guarda, pero Liliom aún no lo sabe. Llega el contable. Alfred da la voz de alarma. El atraco sale mal y Liliom, acorralado por la policía, se clava el cuchillo en el corazón. Es entonces, cuando la noticia se corre por la feria y madame Kuskat pide a todos tres minutos de silencio. Fin de la primera parte.


La segunda ocurre en el Más Allá. Lang le contó a Peter Bogdanovich que la película a partir de aquí fue de cabeza en su estreno. “Hice, creo, un cielo muy divertido. Había una mecanógrafa con los pechos desnudos y dos estrellas en los pezones; y el policía que entrevistaba a Liliom en el cielo era exactamente como el policía de la vida real, excepto porque tenía alitas. Pero el público –que realmente simpatizaba con Liliom y su mujer- quería un drama, y de pronto se encontraron una tragicomedia”.


Liliom (Liliom, 1934)
Producción: Fox Europa (FR)
Director: Fritz Lang.
Guión: Fritz Lang y Robert Liebmann, basado en la obra homónima de Ferenc Molnár. Diálogos: Bernard Zimmer.
Intérpretes: Charles Boyer (Liliom Zadowski), Madeleine Ozeray (Julie Boulard), Florelle (madame Muskat), Pierre Alcover (Alfred), Robert Arnoux (“Brazo Fuerte”, el del puesto de la fuerza), Roland Toutain (el marinero), Alexandre Rignault (Hollinger), Henri Richard (el comisario), Richard Darencet (el policía del purgatorio), Raoul Marco (el inspector), Antonin Artaud (el afilador de cuchillos), Léon Arnel (el conserje), René Stern (el cajero), Maximilienne (madame Menoux), Mimi Funes (Marie), Viviane Romance (la cerillera), Mila Parély (la mecanógrafa), Jacques Erwin (el suicida).
118 min. Blanco y negro.

2 comentarios:

El Abuelito dijo...

Caray, nunca es tarde para aprender... Desconocía esta pieza, y eso que toca un tema muy querido, la recreación plástica del Más Allá...

Sr. Feliú dijo...

Venerable Abuelito:

Cuente con ella... y con alguna otra cosa que le apetezca.

¿Llegó Totò?

sus nietos