23 de junio de 2012

El criminal equilibrista


Pool of London (1950), Basil Dearden


Pool of London está más próxima al espíritu Ealing que Secret People, aunque el marco y el género poco tienen que ver. El atraque de un carguero en los muelles del Támesis ofrece a dos de los marineros de la tripulación la oportunidad de pasar un fin de semana en Londres. En tanto Dan (Bonar Colleano) se ve involucrado en un plan criminal, Johnny (Earl Cameron), de raza negra, inicia una relación con Pat (Susan Shaw), la taquillera de un espectáculo de variedades.



Aquí se presenta un espectáculo denominado “Lipstick & Lace”. El número principal está constituido, a tenor del título, por una docena de señoritas que evolucionan acompasadamente por el escenario. Son las “Champagne Girls”. Uno puede contemplarlas desde el patio de butacas o desde una galería lateral en la que se encuentra la barra del bar. La cerveza, el humo, el eco de la música amortiguado por la cristalera son el ambiente idóneo para el tráfico carnal y otras transacciones clandestinas.


Todo arranca, por tanto, en el Queens Theatre, un modesto coliseo de barrio que nada tiene que ver con el selecto teatro de Shaftesbury Avenue. Dan ha venido a encontrarse con Charlie Vernon (Max Adrian), un equilibrista al que acabamos de ver ejecutar en el escenario una serie de saltos tan precisos como arriesgados. Del trapicheo de tabaco y medias de contrabando Dan pasará a formar parte de un plan criminal para robar unos diamantes. El acróbata tiene parte principal en el atraco pues, gracias a su habilidad, será el encargado de acceder al edificio donde se va a perpetrar el robo desde la azotea de la casa contigua.



Hemos tenido ocasión de verlo ensayar —¿su número? ¿el atraco?— en el escenario del Queens Theatre y, antes de que la película termine, asistiremos a una de sus actuaciones más arriesgadas, huyendo de la policía fluvial.


Se da la curiosa paradoja de que mientras Max Adrian, el actor que hace de acróbata, era un reputado intérprete de revista y opereta de origen irlandés que más tarde formó parte de la Royal Shakespeare Company, y, por tanto, tuvo que ser doblado en las escenas de acrobacia, Bonar Colleano, el intérprete del marinero descarriado, pertenece a una eminente saga circense.

Bonar se incorporó al número familiar con cinco años. Su madre era contorsionista y él tomó el nombre de su tío, un conocido funámbulo. No tanto como Con Colleano, conocido como el “Mago del Alambre” y también como el “Toreador del Alambre” por las muchas novedades que introdujo en esta especialidad. El Colleano’s All-Star Circus recorrió Australia durante la segunda década del siglo XX antes de que sus miembros se establecieran en Estados Unidos y Europa.


En la vida civil Bonar Colleano se casó con Susan Shaw, la rubia taquillera de esta película. Colleano murió en un accidente de tráfico a los 34 años.


Pool of London aprovecha a fondo los escenarios naturales del sur de Londres y el Támesis. 


El trabajo de la policía fluvial aparece tangencialmente y Basil Dearden lo aprovecha para sugerir algunos de los temas que desarrollaría en Sapphire, como la historia de amor interracial que viene a demostrar que en el estudio de sir Michael Balcon, la legendaria Ealing de las comedias cien por cien británicas, tampoco eran tan pacatos.

 
Pool of London (1950)
Producción: Ealing Studios (GB)
Director: Basil Dearden
Guión: Jack Whittingham y John Eldridge.
Intérpretes: Bonar Colleano (Dan MacDonald), Earl Cameron (Johnny Lambert), Susan Shaw (Pat), Renee Asherson (Sally), Moira Lister (Maisie), Michael Golden (el official de aduanas Andrews), Max Adrian (Charlie Vernon), James Robertson Justice (Trotter), Michael Golden, Alfie Bass, Christopher Hewett.

3 comentarios:

angeluco10 dijo...

Se nota por las fotografías que la ambientación está muy lograda ¿escenarios naturales o decorados?.

Sr. Feliú dijo...

Los exteriores son naturales, desde luego.

Probablemente los apartamentos (y puede que el teatro) se construyeran en estudio, pero la película está íntegramente rodada en las calles y barrios próximos al Támesis y tiene, en ese aspecto, una veracidad muy próxima al neorrealismo.

En cuanto a la escena del salto desde la azotea hasta la joyería, es un fondo pintado, lo que en el cine se conoce como un "matte painting". Es la misma técnica que se utiliza en la escalera de "La torre de los siete jorobados".

Gracias una vez más por su visita, don angeluco.

Diandra dijo...

Excelente ensayo sobre una buena película. Puse enlaces a tu entrada aquí y aquí.