13 de junio de 2012

La señora Morales en el Tren Fantasma


Siete mil días juntos (1994), Fernando Fernán-Gómez


Las concomitancias argumentales de esta película de Fernando Fernán-Gómez, con El esqueleto de la señora Morales (1959), de Rogelio A. González, son más que notables. Claro, que tras los guiones de ambas está Luis Alcoriza. Para el clásico de la comedia negra mexicana hizo el guión a partir de un relato de Arthur Machen; en la película de Fernán-Gómez Javier García Mauriño y Fernando Morales escribieron el primer guión de un argumento póstumo. En ambas historias un marido es tiranizado por una esposa ruin que hace pasar ante sus vecinos su mezquindad por martirio. En los dos casos, el marido encuentra la posibilidad de un amor verdadero en una vendedora de aparatos fotográficos. Tanto en una como en otra el veneno juega un papel fundamental en la trama.


Las diferencias son de orden coyuntural —la ambientación en un Madrid milenarista—, genérico —la adscripción a ese cruce de comedia negra y esperpento que Fernán-Gómez ya había practicado con fortuna en El extraño viaje (1964)— y ambiental —el hallazgo de que el protagonista trabaje en el Instituto Anatómico Forense—. Esta última circunstancia favorece la creación de un personaje inolvidable interpretado con tanta humanidad como sabiduría por Agustín González: el forense necrófilo.


Requiere el juego argumental que algunas escenas se desarrollen en el Parque de Atracciones de Madrid. Ya hemos visto en otras ocasiones que este escenario fue muy habitual en el cine español del primer lustro de los años ’70. Pero, que nosotros recordemos, las cámaras cinematográficas no habían vuelto por allí desde 1975.


Ahora lo hace en dos escenas de muy diferente contenido. La primera, para la tópica escena de amor en la noria que el propio Fernando Fernán-Gómez había interpretado junto a Elvira Quintillá en Esa pareja feliz (1951), el debut de Luis G. Berlanga y Juan Antonio Bardem. En 1994 Matías (José Sacristán) y Angelines (María Barranco) se besan en la atracción denominada “Noria Visión”.


La otra, no podía ser de otro modo, en el túnel del terror conocido como “El Tren Fantasma”, con su profusión de espectros y mutilados animatrónicos y sus sustos en vagoneta a tanto la entrada. Esta atracción fue desmontada en 1998, cuando ya hacía mucho tiempo que Jason y Freddy Kruger habían impuesto otras modas en los miedos infantiles.

Siete mil días juntos (1994)
Producción: Rosa García P.C. (ES)
Director: Fernando Fernán-Gómez.
Guión: Javier García Mauriño, Fernando Morales y Fernando Fernán-Gómez, a partir de un argumento de Luis Alcoriza.
Intérpretes: José Sacristán (Matías), María Barranco (Angelines), Pilar Bardem (Petra), Agustín González (Luis), Chus Lampreave (Sofía), Pedro Beltrán (el portero), Tina Sáinz (Juliana).
100 min. Color.

2 comentarios:

Francisco Machuca dijo...

Precisamente ayer estuve en el antiguo parque de atracciones de Montjuïc paseando a través de mi memoria.El tren fantasma,el fantasma de mis recuerdos y estas películas que reseñas con tanto tino y magia.No me cansaré de decirlo,este espacio me conmueve,este Circo Méliès que parece surgido de una puerta a través de una dimensión más razonable.

Un cordial saludo.

Sr. Feliú dijo...

Este es un mundo de serrín y oropel, que dijo don Ingmar Bergman. 49% de lentejuelas, sueños y otros estados alterados de conciencia, 49% de sudor y trabajo duro, y sólo un 2% de nostalgia.

Puede beber este brebaje a grandes tragos y cuantas veces quiera, don Francisco. No provoca nauseas ni efectos secundarios. Se lo garantizamos.

Hemos estado viendo ese súper-8 de Montjuïc... rodado con estupendo pulso, por cierto.

Gracias por sus palabras.