28 de junio de 2011

Lon Chaney, el payaso abofeteado




He who gets slapped (El que recibe el bofetón, 1924), Victor Sjöstrom

EL HOMBRE de las mil caras, el famoso actor americano Lon Chaney, protagonizó varias de nuestras películas favoritas, algunas de las cuales transcurren en un circo, por lo que se merecen un puesto de honor en nuestra carpa. Esta gran estrella del cine mudo realizó cerca de 200 películas. Su habilidad con el maquillaje y sus espléndidas caracterizaciones le convertirían en toda una leyenda del séptimo arte y en uno de los actores más conocidos de la década de los 20.

 
En 1924 protagoniza He who gets slapped, película dirigida por Victor Sjöström, en la que Chaney interpreta a un inventor, un desconocido hombre de ciencia (Paul Beaumont), que es engañado por el que ha sido su benefactor, el Baron Regnard (Mac McDermott) con la inesperada ayuda de Marie Beaumont (Ruth King), la mujer del pobre científico. Esta traición, consumada en la mismísima Academia, ante decenas de  colegas que aplauden al barón, le sume en una profunda depresión cuando esos inmerecidos aplausos al ladrón de ideas, se vuelven en risas contra su verdadero creador, cuando Beaumont es abofeteado por Regnard.  


"Como si fuera un payaso –dice afligido nuestro protagonista– se rieron de mi como si fuese un payaso". Pero su mujer, que le escucha impasible, le da la puntilla diciéndole que no le ama, que es un loco, un pobre payaso y que su corazón está con el barón. El mundo sigue girando y la desazón, la angustia y la loca risa que atormenta a Beaumont se convierten en un exitoso acto de circo en el que Beaumont es abofeteado hasta cien veces por otros tantos payasos causando la admiración del público parisino. 


En el circo conoce a Consuelo (Norma Shearer), una ecuyere, hija del Conde Mancini (Tully Marshall) que viene de triunfar en Italia. Su aristocrática presencia le devuelven a un pasado del  que había huido y su delicioso trato y juventud enamoran a Beaumont, un Chaney caracterizado de payaso con tres crestas, suponemos que coloradas.


Un día acude al circo el Baron Regnard. El número de las 100 Bofetadas se muestra en toda su dimensión. El director Victor Sjöström le concede al acto el tiempo suficiente para descubrir el porqué de su éxito, hasta que el payaso descubre entre el público al Baron Regnard lo que concede al número un final inusitado. Su corazón es arrancado sin piedad y enterrado en la pista de circo mientras un amordazado clown se prepara para vivir su propio entierro ante un desfile de cientos de payasos, un anticipo del famoso entierro de payasos que aparece en I Clowns de Fellini.



El melodrama llega a su máxima intensidad cuando el Baron Regnard pretende a la bella Consuelo. Su padre, deseoso de casarle con un buen partido, inicia la estrategia para conseguirlo, mientras Consuelo juega al amor verdadero con el apuesto Bezano (John Gilbert). La bola sigue girando: Marie Beaumont recibe un cheque de despedida y el Conde Mancini, el fajo de billetes con los que ha vendido a su hija. En medio queda un incomprendido y abandonado payaso del que también se ríe Consuelo cuando este le confiesa su amor.



He who gets slapped es una maravillosa película, verdaderamente circense, impregnada por la excelente interpretación de un Lon Chaney que da vida al payaso triste y atormentado que más tarde ha isnpirado a tantos otros autores.


El guión, una adaptación de la novela del ruso Leonid Andreyev, no deja indiferente a nadie y según alguno de sus críticos se trata de la mejor interpretación de Lon Chaney, una mezcla de auto-tortura y humillación que se refleja en cada plano de esta maravillosa película. "El que ríe el último ríe mejor"  es la moraleja de este film, pues es el primer cartel que aparece en la pantalla y casi el último. Acto seguido, un payaso gira el mundo con un solo dedo. Pasen y vean:





He who gets slapped (1924)
Producción: Metro-Goldwyn-Mayer (EEUU)
Director: Victor Sjöström
Guión: Victor Sjöström basado en la obra de
Leonid Andreyev
Lon Chaney (Paul Beaumont), Norma Shearer (Consuelo), John Gilbert (Bezano), Tully Marshall (Count Mancini), Marc McDermott (Baron Regnard), Ford Sterling (Tricaud), Harvey Clark (Briquet), Paulette Duval (Zinida), Ruth King(Maria Beaumont), Clyde Cook (Clown), Brandon Hurst (Clown), George Davis (Clown)
71 min. Blanco y negro

No hay comentarios: