10 de mayo de 2011

Bajo la carpa



Under the Big Top
(1938), de Karl Brown


Esta película es lo que podríamos considerar un drama auténtico de circo. La película comienza con Mrs. Post, la dueña del circo, poniendo encima de un tonel un fajo de dólares, disculpándose por el mal negocio y dejando a los artistas a su libre albedrío. Los artistas y empleados la manifiestan su apoyo inquebrantable. Con ella, a las duras y a las maduras. En poco tiempo Mrs. Post (Marjorie Main) demuestra un fuerte carácter: primero, abroncando a sus empleados, más tarde salvando a uno de ellos de las garras de una leona. Ella es la jefa del circo, no hay lugar para la duda. Este carácter le llevará a interpretar, un par de años más tarde, el papel de Ma Kettle en la serie de comedia de éxito Ma & Pa Kettle, una peculiar familia numerosa afincada en la granja de McDonald, como en la canción, en la década de los años cuarenta. Marjorie participa en al menos 84 películas de 1931 a 1957, entre ellas la genial película de Lubitsch, El Cielo puedo esperar (1943), junto a Don Ameche.


Penny, la sobrina de Mrs. Post llega al circo después de la muerte de su madre y en poco tiempo causa un incendio que deja al circo más en la ruina de lo que estaba.
Transcurren los años. La niña es ahora la intrépida y bella joven trapecista Penny (Anne Nagel) que vuela junto a dos hermanos Pablo (Grant Richards) y Ricardo Le Grande (Jack La Rue) que pretenderán su amor. Los físicos de estos dos actores nos anticipan el capítulo en el que vamos a encuadrar esta película. Jack La Rue es un actor con un acentuado perfil de gánster, mientras que Grant Richards es un habitual de westerns y otras películas más amables. Un perfil profesional y estético que les encuadra perfectamente en sus roles. Su número no parece nada del otro mundo pero en la película lo venden como si fuese el mejor número de trapecio del mundo y Penny la gran estrella, son los "Three Flying Penny". Comienzan los problemas, Penny piensa en independizarse, en volar más allá de la estructura de su propio trapecio volante. Pablo quiere casarse con ella, su madre intenta impedirlo, pero fracasa. Pablo y Penny se quieren ir del circo. Lo que no sabe Penny es que Ricardo, el del perfil de boxeador, perdón, de gánster, está profundamente enamorado de ella, quizás hasta más que Pablo…

En la película podemos encontrar un cierto paralelismo con Carola Lamberti (1954), al menos en las protagonistas de ambas películas. Son mujeres empresarias, y su fortaleza inquebrantable acentúa aún más, si cabe, la heroicidad del propietario de circo, encasillando un personaje más para nuestra galería de tópicos circenses alimentados por el cine.

En la película hay mucho circo aunque no hay grandes números: ya hemos dicho que los especialistas que doblan a los trapecistas no son nada del otro mundo, aunque hay que pensar que estamos en 1938. Hay lanzadores de cuchillos, elefantes, escenas con decenas de artistas, pero por lo general el montaje no ayuda a situar el circo. A veces parece un impresionante circo de tres pistas y otras un pobre circo de provincias. Queremos destacar a George Cleveland, maquillado de payaso durante casi toda la película (un maquillaje que nos recuerda a Grimaldi) y el vestuario, sobre todo los pantalones, de los trapecistas.

Para ver la película entera en V.O. pincha este enlace.


No hay comentarios: