27 de mayo de 2011

El número del pichón desaparecido


Policarpo, ufficiale di scrittura / Policarpo, calígrafo diplomado (1959), Mario Soldati

El quiero y no puedo
Policarpo, ufficiale di scrittura es una elegía por el tiempo ido. La última película dirigida por Mario Soldati vuelve los ojos a aquel cambio del siglo XIX al XX que es momento privilegiado para escenificar las mezquindades pequeño burguesas y caricaturizar a las familias del quiero y no puedo. Aquí lo hizo Arniches en “Es mi hombre” y Galdós en “Miau”. En Italia, el periodista genovés Luigi Arnaldo Vassallo, alias “Gandolin”, en un conjunto de viñetas satíricas tituladas “La famiglia De’ Tappetti”.


Age y Scarpelli, la pareja que crea algunos de los mejores guiones de la commedia all’italiana, toma la estructura episódica de los relatos y compone un guión que tiene algunos puntos en común con “Sublime decisión”, la comedia de Miguel Mihura.


Policarpo De’ Tappetti (Renato Rascel), es calígrafo diplomado. Un covachuelista chupatintas orgulloso de sus redondillas y de sus cursivas, pero incapaz de aportar al peculio familiar el dinero suficiente como para llevar una vida digna. Por ello tienen realquilado en el viejo piso a un anciano mariscal (el español José Isbert, puesto que la película es una coproducción) al que matan de hambre y cuyo traspaso a un compañero de oficina servirá a la familia De’Tapetti para tapar algún agujero.


Policarpo tiene una hija, Celeste (Carla Gravina), que está deseando ponerse a trabajar. Él, como padre de familia, no puede consentirlo. Espera casarla con el enamoradizo hijo del jefe de sección en la oficina ministerial en la que trabaja, el fatuo Cesare Pancarano Di Rondò (Peppino de Filippo). “Gegé” (Luigi de Filippo, el hijo en la vida real de Peppino) es un veleta que lo mismo persigue a la corista Edelweiss (Trini Montero) que anda detrás de la hija del charcutero. Pero Celeste se ha enamorado de Mario (Renato Salvatori), trabajador de una fábrica que promete enseñarle a escribir a máquina.


Los De’ Tappetti y los Panacanaro Di Rondò van al teatro
En Policarpo, ufficiale di scrittura aparece, en plan “cameísta”, todo el star system de la comedia italiana: Mario Riva, Alberto Sordi, Ugo Tognazzi, Memmo Carotenuto… Uno de estas actuaciones estelares corresponde a Vittorio de Sica, que encarna a un prestidigitador en un teatro de variedades. Los Pancarano Di Rondò y los De’ Tappetti han concertado esta cita en el palco para que los muchachos intimen. Don Cesare acude molesto, Policarpo, esperanzado.


Después de asistir al clásico número en el que la ayudante sale tan pimpante de un sarcófago atravesado por sables, el mago hace desaparecer un pichón en el fondo de su chistera. Entonces, pide al distinguido público que busque al ave. Un botones del teatro es el encargado de introducir subrepticiamente a la paloma en uno de los palcos. Quiere la suerte que sea en el que ocupan los De’ Tappetti. El mago insiste: seguro que el pichón ha atravesado el éter hasta algún lugar del teatro. ¡Ay, cuánto tiempo hará que los De’ Tappetti no tienen para echar un volátil a la cazuela! Policarpo, hace desparecer, ahora sí, al pichón bajo un canotié.


El mago despide su actuación entre chiflidos y burlas y la señora De’ Tappetti (Toni Soler) puede volver a poner en práctica una receta largo tiempo olvidada.


Renato Rascel
Actor de revista y cantante, Renato Rascel quedará siempre en la memoria de todos como autor de la inmarcesible tonada “Arrivederci Roma”. Pero Rascel fue también actor cinematográfico con mundo propio. Su cara de apocado y su escasa estatura lo convierten en el tipo idóneo para encarnar a estos calzonazos, acogotados por las circunstancias y sitiados por la vida. Rascel tiene, además, propensión a incluir pequeñas rutinas de slapstick en sus actuaciones.


Su papel más conocido probablemente sea el de protagonista de Il cappotto (El alcalde, el escribano y su abrigo, 1952), la tragedia grotesca de tintes fantásticos de Gogol en versión de Alberto Lattuada. Policarpo De’ Tappetti no deja de ser otra cara de aquel mismo escribano al borde de la miseria.


He aquí, un fragmento de la película en el que pueden escuchar a Rascel interpretando su composición “Il mondo cambia”, nostálgico tema musical de la película:




Policarpo, ufficiale di scrittura / Policarpo, calígrafo diplomado (1959)
Producción: Titanus (IT) / Hispamer Films (ES) / Société Générale de Cinématographie (FR)
Director: Mario Soldati.
Guión: Age y Scarpelli, Antonio Navarro, basado en la novela “La familia De’ Tappetti”, de “Gandolin”.
Intérpretes Renato Rascel (Policarpo De' Tappetti), Peppino De Filippo (Cesare Pancarano Di Rondò), Carla Gravina (Celeste De' Tappetti), Renato Salvatori (Mario), José Isbert (el mariscal), Toni Soler (Eufemia De' Tappetti), Luigi De Filippo (Agenore “Gegè” Pancarano), Lidia Martora (Amelia Pancarano), Romolo Valli (Laurenzi, jefe de división), Trini Montero (Edelweiss), Roberto Rey (Franquinet, el empresario), Massimo Pianforini (el ministro), Ernesto Calindri (Tiburzzi), y la colaboración de Vittorio De Sica (el prestidigitador), Amedeo Nazzari (el carabinero), Mario Riva (el bombero del teatro), Alberto Sordi (el reparador), Ugo Tognazzi (el profesor), Memmo Carotenuto (el vendedor de castañas ).
Color. 103 min.

No hay comentarios: