11 de agosto de 2010

Wenceslao Moreno, Señor Wences



Wenceslao Moreno, Señor Wences
Peñaranda de Bracamonte, Salamanca, 20 de Abril de 1896 - Nueva York, 20 de abril de 1999


Por Jorge San Román

Las personas que tienen o parecen tener la facultad de hablar con el estómago o con el vientre, se llaman ventrílocuos y también gastrílocuos, gastrímitos o engastrímitos. El primer ventrílocuo moderno con marioneta fue el barón de Meugen, que vivió en 1720 en Viena. Este aristócrata austriaco fue el primero en servirse de muñecos.

En el siglo XX el Señor Wences llegó a lo más alto haciendo ventriloquia en vodevil, cine, variedades y televisión. No movía los labios en absoluto, hacia once voces diferentes y hablaba ocho idiomas. Fue el artista de más éxito en el legendario show de Ed Sullivan, en plena era dorada de la televisión americana. Desde su primera actuación en junio de 1948, permanecería 20 temporadas totalizando 48 actuaciones de diez minutos, por cada una de las cuales cobraba 10.000 dólares. 1000 dólares por minuto, una cifra astronómica para la época, e inalcanzable para otros artistas.


Según el acta de bautismo que se conserva en el archivo parroquial, Wenceslao, hijo de Antonio Moreno y Josefa Centeno, nació en Peñaranda de Bracamonte, provincia de Salamanca, a las dos de la madrugada del día 20 de Abril de 1896 y tuvo 19 hermanos de los que siete sobrevivieron a la infancia. De niño vivió temporadas con unos tíos suyos que se dedicaban a hacer carros; fue confitero, pintor decorador junto a su padre, tornero de topes de vagón en la fábrica de vagones, y quiso ser torero. Su padre, era músico, pintor y decorador, y tocaba el violín en los teatros Liceo y Moderno de Salamanca, escribía poesías y publicaba artículos en periódicos.


Jugando por sus calles, Wences, que tenía 10 años en aquél momento, y su hermano Felipe, quedaban deslumbrados ante las actuaciones de los ventrílocuos callejeros Ninchi, Roque y el tío Juliano. Los hermanos Moreno comenzaron actuando por los pueblos de Salamanca y cobrando un chorizo o unos huevos como entrada. Después Wences Moreno trabajó por toda España junto a Pastora Imperio, La Cordobesita, La Goya, Mercedes Serós, Celia Gámez, Imperio Argentina y con los hermanos Ramper. En 1918, se presentó en el teatro Novedades de San Sebastián, con la compañía de la Argentinita. En el año 1924 debutó en el circo Price al lado de Pompoff y Thedy. Allí trabajó junto a su hermano Felipe entre 1926 y 1927, hasta que consiguió reunir las 9000 pesetas que le permitirían dar el gran salto y cruzar el Atlántico, y en 1934 Wences llegó a Buenos Aires.




Un año después desembarcó por vez primera en Nueva York para actuar en un club situado en el popular barrio de Greenwich Village. Durante aquellos años intercaló giras por Paraguay, Uruguay, Perú, Bolivia, Buenos Aires, Río de Janeiro, Caracas, Méjico y La Habana. Fue allí donde consiguió el contrato para actuar en el cabaret neoyorkino “El Chico”. En 1937 Wences y Felipe actuaron en Londres ante el Rey Jorge y la Reina María, abuelos de la Reina de Inglaterra, y en El Cairo ante el Rey Faruk de Egipto.


En 1943 tras enviudar de su primer matrimonio, se casó con una inglesa de padres rusos y origen judío. Nathaly Cover fue una gran danzarina, además dominaba nueve idiomas y se convirtió en su mejor secretaria.

Vivió la II Guerra Mundial como Teniente de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos. Con sus actuaciones llenaba las enormes carpas que el ejército americano habilitaba para animar a los combatientes en el frente. En la Meca del Cine intervino en algunas películas, como la producción de Walter Lang de 1947 “Mother wore thights”, titulada en España “Siempre en sus brazos”, con Betty Grable en el papel protagonista.


El Señor Wences aseguraba no conocer el fracaso y su secreto consistía en no ser jamás grosero, ni decir cosas que pudieran molestar al público, porque consideraba que eso le haría perder su dignidad profesional. El frac., confeccionado en las mejores sastrerías de Londres, fue siempre su uniforme sobre el escenario, fuera de él mantuvo la costumbre de usar pajarita.



El primer muñeco de Wences había sido confeccionado por su padre, que lo había llamado Pedro, y llegaría a ser conocido mundialmente como “el hombre de la caja”. Wences conservó a Pedro hasta el final de sus días en su residencia newyorkina junto a sus otros personajes; Cecilia, la gallina parlanchina; el médico francés Monsieur Lafouret y el británico Mr. Foster, ocasionalmente empleados en las actuaciones europeas, la vieja regañona Joaquina, o Juanito, "Johnny Martin". Alter ego del propio Wences, Johnny era un muchacho impertinente que aparecía ante el público americano como una combinación de Verónica Lake y Boris Karloff.


Durante mucho tiempo, mis muñecos, fueron mis mejores amigos. Los adoro; es algo inexplicable, pero llegas a quererlos muchísimo. Es que forman parte de ti mismo; son tus compañeros inseparables en el escenario, en los viajes, en la habitación del hotel… Tengo muchos; y de vez en cuando invento uno nuevo. La primera vez que actué en televisión me pagaron 17 dólares, pero es que se acababa de inventar la televisión y en todo Nueva York no había más que 400 televisores.



El Señor Wences actuó en los mejores teatros de Nueva York; el Radio City Music Hall, el Roxy, el Capitol o el Paramount, y siempre será recordado en la Gran Manzana, donde residió durante más de 60 años, por llevar su nombre un tramo de la calle 54 entre la Octava Avenida y la Avenida de Broadway.

En los años 50 trabajó en el Lido de París. Después, acompañó a Danny Kaye en una gira alrededor del mundo que arrancó en el London Paladium de Londres. El señor Wences trabajó junto a Dorothy Lamour, Zsa Zsa Gabor y Sammy Davis Jr. Apareció en los shows televisivos de Jack Benny y Perry Como, y trabajó en Las Vegas junto a Dean Martin y Jerry Lewis.Jr. Durante siete años, hasta mediados de los años setenta, el Señor Wences trabajó en París haciendo galas en el Olimpia y en el Crazy Horse.


Fue también amigo de Spencer Tracy y Frank Sinatra, con el que compartió camerino en 1939 en Nueva York. Conoció a Unamuno y a Jacinto Benavente, hizo amistad con Orson Welles, Alfred Hitchcock, Walt Disney...

Conocí a Ava Gardner en una tertulia y me pareció bellísima. Intercambiamos nuestras direcciones y por aquel entonces, ni siquiera sabía que se trataba de la conocida actriz. Después vino el lío y todo eso pero pronto decidimos dejar nuestra relación y continuar siendo amigos. Es estupenda.



En 1980 Jim Henson, el creador de Barrio Sésamo y del Show de los Teleñecos, se reconocía desde niño como un rendido admirador de Wences, y en una carta le pidió que aceptase su invitación para intervenir como artista invitado en uno de los programas de la quinta temporada del Show de los Teleñecos. Por esos años apareció en el programa nocturno de máxima audiencia de David Letterman en Nueva York.


El ventrílocuo es ante todo un actor. Si no se posee algo más que la simple capacidad para crear varias voces, no se triunfa. Hay que cautivar al público, conmoverle, ilusionarle; hay que espolear su fantasía; hay, en resumen, que situarle en trance y esto sólo puede lograrlo un actor. Hacer dos o tres voces, está al alcance de… no de cualquiera, pero sí de muchos; en cambio hacer cinco o seis voces, exige unas dotes que son poco comunes. Para mi trabajo suelo usar seis. Puedo lograr alguna más, aunque ya no van bien.


Durante el PRIMER CONGRESO INTERNACIONAL DE AMIGOS DEL CIRCO, bajo la Presidencia de Honor de S.A.R. Don Felipe de Borbón, celebrado en Madrid en marzo de 1988, se acordó por aclamación conceder la Medalla de Oro de la Asociación Española de Amigos del Circo al señor Wences, en reconocimiento a los excepcionales valores de calidad que logró en el ejercicio de su noble profesión como artista circense, valores que, en su día, ya fueron reconocidos por los públicos de todo el mundo y que hoy perduran en el recuerdo de los amantes del circo.

"He ganado mucho dinero, lo gasto a buen ritmo. Creo que la magnanimidad da a la vida un carácter mucho más amable y, desde luego, bastante más digno. En toda admiración hay siempre un poco de afecto y en todo afecto hay mucho de admiración. A todo se acostumbra uno; hasta al éxito. Esto quizá te obliga a ser más humilde".


Wences Moreno murió mientras dormía la madrugada del lunes al martes 20 de abril de 1999 en su casa de Nueva York. The New York Times destacó en su necrológica: “En una carrera de más de ocho décadas, Wences demostró repetidamente ser un miembro estelar de una constelación en la que brillaron Edgar Bergen, Paul Winchell y otros populares ventrílocuos que encandilaron al público desde los años veinte hasta bien entrada la era de la televisión”.


Más sobre Wences:

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Con todo el amor y respeto y admiracion que siento por Wences como profesional, el comentario de que "no movia los labios en absoluto" es un disparate total. Wences movia los labios, y MUCHO. Simplemente fijense en los clips que de sus actuaciones hay en Youtube. Esto no le resta nada de calidad, porque lo mas importante para un ventrilocuo no es tanto la inmovilidad labial, como que sea entretenido el dialogo. Wences era magistral, un showman total, pero seamos honestos y realistas: sus labios se movian mucho. Marcelo Melison.

Javi dijo...

Estimado amigo Marcelo,

antes que nada, muchas gracias por sus visitas y sus acertados comentarios.

En cuanto a este, me atrevo a contestarle en nombre del autor de la entrada, poco asiduo de nuestro blog, Entiendo que al afirmar que no mueve los labios se refiere en comparación con el sobrino de Wences y otros ventrílocuos muy de la tele a los que estamos acostumbrados los españoles.

Para nosotros la inmovillidad labial es un milagro!
Quizá le tenemos todos demasiada simpatía al Sr. Wences y nos hemos excedido en alabanzas, pero creemos que se lo merece y no queríamos desvelarles el truco a los más pequeños.

Esperamos contarle entre nuestros colaboradores. Nuestro blog está abierto a sus siempre bienvenidos comentarios.

¿Quién cree Ud. que es el ventrílocuo que menos movía o mueve los labios de la historia de la ventriloquía?

Reciba un saludo cordial

Javier

Anónimo dijo...

Querido Javi, muchas gracias por la invitacion y por la pregunta.
Estoy de acuerdo en lo que decis (soy argentino!) con respecto a los ventrilocuos televisivos de tu pais. Jose Luis Moreno y Mari Carmen, por ejemplo, son grandes titiriteros, pero no ventrilocuos. Y esto esta sucediendo actualmente con muchos latinos tambien; comediantes que quieren agrandar su repertorio se anuncian como ventrilocuos solo porque compran un muneco, lo sientan en sus rodillas y hablan a la par de el, sin cuidar en absoluto el control labial.
No nos enganemos: es casi imposible lograr la inmovilidad total de los labios al hablar ventriloquialmente, pero debe cuidarse todo lo que se pueda. Como dato curioso recordemos que la mayoria de los ventrilocuos hispanos de otras epocas usaban unos enormes bigotes con los que tapaban los labios (Francisco Sanz entre ellos) y de esa manera no necesitaban cuidar el movimiento labial. Tengo entendido que en tu pais fue Eugenio Balder el primero en actuar "a cara limpia", es decir, sin bigotes. Hay material de Balder esperando ser publicado en este blog? Espero que si.
Con respecto a tu pregunta, creo que los ventrilocuos con mejor control labial que he visto son los ingleses Ray Alan (tambien deletreado como "Allan" o "Allen") y Arthur Worsley. Son fantasticos! y afortunadamente hay mucho material de ellos que podemos ver en Youtube. Creo que el estadounidense Paul Winchell tambien puede ser elogiado por su gran tecnica.
Afectuoso abrazo. Marcelo.
www.miotravoz.com

Javi dijo...

Estimado amigo Marcelo,

Gracias de nuevo por sus apreciaciones. Le consideraremos un maestro sobre el tema y nos excusará si recurrimos a Ud. cuando nos atasquemos en alguna investigación referente a la ventriloquía y le invitamos a completar nuestro capítulo "Ese muñeco me mira raro" aportando la información que considere oportuna

Sobre Balder sí tenemos más información pero tendremos que descubrir algún documento visual o una buena excusa para incluirlo en nuestro blog. Si a Ud. se le ocurre alguna, no dude en comunicárnosla.

Un afectuoso saludo

Javier

osmal dijo...

Sr. Wences como muchos actores,hacia declaraciones,para adornarse como los toreros,que no eran ciertas,como que el para aprovechar una figura averiada invento a Pedro ,encajonado,Esa figura se la construyo su padre,segun varias notas biograficas,ahora en internet.Balder en su libro VENTRILOQUIA (Ed. Bs. Aires 1910 - Madrid 1915) pag. 41 se muestra fotografiado operando una caja parlante,con la descripcion:"Balder en el antiguo trabajo,la cabeza parlante,metida en una caja".Una caja incluyendo no solo cabeza sino medio torso,la operaba SANZ,como se puede ver en una pelicula muda documental sobre el,en internet. En cuanto a no mover labios, la ventrilocua inglesa de ascendencia Italiana NINA CONTI los supera a los mencionados,incluyendo al norteamericano Dunhamm,pues como mujer su musculatura flexible no muestra los desgarradores movimientos de cuello de los mencionados,especialmente Dunhamm.
Enterense ademas que actualmente una ventrilocua espanola que anima fiestas infantiles,profesora,canta,sin movimiento alguno ni labial ni facial,expeliendo el sonido por la nariz.,aparece en internet,y la Conti no solo la he visto en internet sino en una convencion de Ventrilocuos norteamericanos,donde comentando con los que manejan VENTRILOQUISM CENTRAL,se le considera lo mejor en tecnica ventriloquial e histrionica humorista, domina todas las tecnicas conocidas.La exajeracion es rampante entre los ventrilocuos argentinos,cada cual se promociona como "El mejor ventrilocuo del mundo",uno de ellos como el mayor experto en Clowns y ventriloquia y se atacan o enzalsan mutuamente,leanlo en internet en el CIVEAR.

Isabel María Camiña León dijo...

Un saludo a todos y enhorabuena por este blog.

Creo ser yo, Isabel Camiña, la ventrílocua a la que hace referencia Osmal en su comentario del pasado 23 de abril. Efectivamente, desde pequeña, tengo la capacidad de hablar y cantar con la boca completamente cerrada, utilizando la epiglotis, si ni siquiera mover la lengua.

Espero que no consideren spam si doy enlace a mi canal de Youtube. Allí hay bastantes vídeos con apariciones mías en televisión, algunos de hace apenas unos días y otros con algunos años ya.

Es cierto que, aparte de la ventriloquía y al humor (hago también monólogos), me dedico a la animación infantil. También escribo como aficionada. Lo que no es cierto que sea profesora.

En fin, que es para mí un honor que me haya mencionado.

Estoy a disposición de todos para cualquier cosa que queráis saber.

Un saludo.

Isabel.

Anónimo dijo...

Mi abuelo Sences Moreno nunca enviudó, él se separó de mi abuela Esperanza Martín.
Con ella tuvo a sus dos hijos Armando y Hortensia Moreno Martín.
La mayoría de sus descendientes vive en Chile otros en España y Estados Unidos.