15 de diciembre de 2010

De la caricatura a la sátira de costumbres



Le Tunnel sous la Manche ou le Cauchemar anglo-français (1907), Georges Méliès

Entre 1889 y 1990 Georges Méliès trabaja como caricaturista e ilustrador en el periódico satírico « La Griffe » con el sobrenombre de Geo Smile. Parte de este bagaje se traslada a las escenas de
Le Tunnel sous la Manche.


En esas mismas páginas se podría haber publicado la viñeta en la que el rey Eduardo VII y el presidente Falliéres alargan sus brazos por encima de un Canal de la Mancha diminuto para sellar el acuerdo para la construcción del túnel submarino. Acto seguido, se remangan y comienzan a picar, el uno desde Dover y el otro desde Calais. Dos bellas señoritas que reperesentan a la monarquía británica y a madame la Republique enarbolan las banderas de sus respectivas naciones.


Nos interesan más los cuadros 19, 20 y 21 porque constituyen una sátira de costumbres poco frecuente en el trabajo de Méliès, más proclive al humor malicioso de corte fantástico. El decorado es la estación de Charing Cross londinense construída en el jardín de Montreuil. El Ejército de Salvación forma con banda y pendón para recibir con música al presidente Falliéres. Apenas hace éste su aparición dos limpiabotas corren a lustrale el calzado. Ante la llegada del monarca los policías expulsan a los botones de malos modos, a pesar de lo cual volverán a recoger unas caquitas de perro en el momento que los dos mandatarios emprendan la marcha. Les siguen sus séquitos emparejados en rango: dos militares, dos diplomáticos... y los dos cocheros, que corren a abrazarse y a comparar sus barrigas cerveceras. Cierran la marcha la banda femenina del Ejército de Salvación, los dos limpiabotas y los bobbies.

En una viñeta cuidadosamente coreografiada de apenas tres minutos, Méliès ha dejado al desnudo la pomposidad de los gobernantes y lo ridículo del boato de los actos oficiales.

Le Tunnel sous la Manche ou le Cauchemar anglo-français [936-950] (1907)
Producción: Star Films (FR)
Guión y Dirección: Georges Méliès.
15 min. Coloreado a mano.


No hay comentarios: