22 de diciembre de 2011

Más circo berlanguiano



En coincidencia con la Semana de Cine Experimental de Madrid 2011 se ha presentado la edición de los cuadernos inéditos de Luis G. Berlanga, gavilla de apuntes inconexos y poemas adolescentes y juveniles más atractivos para el curioso que para el estudioso. De entre ellos, rescatamos para ustedes este fragmento del texto titulado “El circo”, que sirve de apéndice a la entrada que le dedicamos a su práctica de fin de estudios  en el Instituto de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas.

"Porque el circo no es otra cosa que el olvidado estadio de 1900 cubierto con una lona.

Por eso, los que amamos las viejas épocas, y los que como yo también intentamos la rehabilitación de los deportes de antaño, injustamente degradados, soñamos con el circo. Y cuando por fin sus letras color de rosa, y los eternos carteles con las fabulosas proezas pintadas en azul y blanco aparecen en la ciudad, nos apresuramos a tomar esa entrada de primera fila, frente a la pista, que nos da derecho por un reducido precio a examinar las heridas del faquir o a escoger la carta exacta del ilusionista. Es también en la primera fila donde el peligro de la caída del trapecista se nos hace más lógico y seguro, y a cada doble vuelta mortal, la muerte del salto, se nos escapa a nuestro pulso desorbitado y encogido.

Por eso los que adquieren la silla de pista, con esa indiferencia y sonrisa que da la maldad, son los inductores del crimen aéreo; van, sin sospechar de su propio peligro, a ver parecer trágicamente al acróbata, y al ingenuo espectador que queda aplastado; pero esto nunca ocurre porque el ángel de la guarda, que cada circo tiene para su custodia, en los momentos del drama, siempre llega con una doble pirueta de ángel acróbata.

Tenemos algo del circo dentro de nosotros mismos, los espectadores de la primera fila, los pobres de espíritu y también esas familias completas con niñera y todo que compran sillas de filas posteriores numeradas, indignados, y ese señor que tiene miedo a los elefantes y a los desenfrenados caballos y por esos se sienta detrás y la envidia le hace decir a sus vecinos que nosotros estamos en combinación con el ilusionista, o que formamos parte de la compañía."

BERLANGA, Luis G.: 
Los cuadernos inéditos de Berlanga.
Madrid, Editorial Pigmalión, 2011. 
ISBN: 9788415244165 Bibliografía

No hay comentarios: