15 de octubre de 2012

El lamento de la emperatriz




Die Klage der Kaiserin (1990), Pina Bausch


The Complaint of an EmpressEl lamento de la Emperatriz, la única película dirigida por Pina Bausch, fue producida entre octubre de 1987 y abril de 1989. Según algunos comentaristas la película tiene una estructura basada en los cambios de las estaciones: otoño, invierno, primavera y verano. Pero esa estructura es poco visible por lo que la película se compone más bien por una serie de escenas montadas a modo de un collage delirante de imágenes, secuencias oníricas, poéticas, surrealistas, transgresoras, obsesivas, a veces angustiosas y opresivas, otras —pocas, la verdad— alegres y esperanzadoras.




Pina Bausch trata sobre cuestiones fundamentales de la condición humana y obliga al público a enfrentarse con estos problemas. Pina no deja indiferente a nadie. Sus imágenes abarcan el amor, la angustia, la nostalgia, la tristeza, la soledad, la frustración, el terror, la infancia, la vejez, la muerte, la incomunicación, la explotación, la memoria, la pérdida de sentido en la vida cotidiana, la alienación, la relación entre los sexos, el cuerpo y el olvido. Múltiples itinerarios repletos de preguntas sin respuesta.


La música de todo el film es como las imágenes, un collage de sensaciones diferentes que comienza con una marcha fúnebre (Pomeriggio di Dolore) y acaba con el tema tribal African Love Call, pasando por una nana argentina, cantos turcos, el Strange Fruit de Billie Holiday, Aurora in Pekin…



Las imágenes se suceden: una conejito de playboy deambula y tropieza en un terreno pedregoso, una borracha camina entre árboles numerados, otra mujer arrastra una oveja, la mujer anónima, un hombre con su armario sobre su espalda —lo intenta una y otra vez hasta desistir—, cortinas que se cierran, perros que ladran y cuidan bebés, niños en brazos de sus abuelos llorando buscando a sus madres, una mujer torturando su talle con un cinturón, una mujer fuma apaciblemente un cigarrillo sentada en un sofá en medio de una avenida rodeada de coches, una pareja que posa bajo la lluvia, unos travestidos patinando, una pareja jugando con espuma, un hombre que fuma, lleva bata y pantis femeninas, una mujer bailando y gozando bajo la nieve, unos tacones rojos paseando, un estricto profesor de danza abroncando a un adolescente, un baile imposible, un hombre dirigiendo su propio tarareo delante de una mesa con vajilla, un tango de piernas o unas piernas tangueando, un angel durmiendo o muriendo sobre la nieve mientras una mujer toca el acordeón y canta, una pareja que no se sabe besar, una mujer corriendo desesperada, otra que se duerme mientras conduce, otra que toca el silbato en una azotea, una pareja bailando muy agarrados, un hombre con barro hasta las orejas, una mujer bebiendo en medio de un rebaño de ovejas, un hombre que toca el violoncello en el monorrail, una mujer que obliga a su compañero a llevarla sobre los hombros…



Die Klage der Kaiserin es una película sobre gente que tiene que enterrar algo y cava con sus propias manos…


Al lado de ésta, la película de Wenders es un entretenimiento burgués, una película para niños. 



Podéis verla íntegramente en este enlace: http://youtu.be/l5aM96Id1WM


Die Klage der Kaiserin (1990)
Producción: Channel Four Films, L'Arche, La Sept, Wuppertaler Bühnen y Zweites Deutsches Fernsehen (ZDF)
Dirección: Pina Bausch.
Guión: Pina Bausch.
Intérpretes: Mariko Aoyama, Anne Marie Benati, Bénédicte Billet, Rolando Brenes Calvo, Antonio Carallo, Finola Cronin, Dominique Duszynski, Mechthild Grossmann, Barbara Hampel, Kyomi Ichida, Urs Kaufmann, Ed Kortlandt, Beatrice Libonati, Anne Martin, Dominique Mercy, Jan Minarik, Helena Pikon, Dana Sapiro, Jean-Laurent Sasportes, Mark Sieczkarek, Julie Anne Stanzak, Mark Alan Wilson, Peter Kowald, Ilse Schönemann, Rodolfo Seas Araya y Alois Hoch.
Color. 106 min.


2 comentarios:

Francisco Machuca dijo...

Descubro asombrado una película que desconocía por completo.Harto estoy de tanto cine con el único sentdio de entretener y nada más.
La buscaré para verla.

Saludos cordiales

Javi dijo...

Nos alegra haber despertado su curiosidad, germen de encuentros inolvidables…
No le defraudará su "jondura"
Gracias por su visita