22 de octubre de 2012

Sueños adolescentes de danza




Tanzträume (Dancing dreams: Aprendiendo con Pina Bausch, 2010), Anne Linsel y Rainer Hoffmann


En 1978, Pina Bausch crea la coreografía Kontakthof, una pieza minimalista en la que los actores-bailarines realizan una paleta de pasos de baile y pequeños gestos en un salón de baile con una ventana grande —la palabra Kontakthof es un término similar a Schlachthof, un término alemán para denominar el lugar de encuentro entre prostitutas y clientes en el barrio rojo— un caballito de feria, un piano y una silla para cada uno de los 28 artistas, el mismo número de mujeres y hombres.



En 1978, la coreografía fue vista como una provocación y un radical grito feminista. Todo lo que Pina quería era decir la verdad acerca de los sentimientos humanos, los anhelos infantiles y dolores de la gente y sus dificultades para comunicarse. Violenta y cómica al mismo tiempo, Kontakthof creó un gran debate en Wuppertal, la pequeña ciudad industrial alemana que acoge a la compañía de danza de Pina Bausch desde 1973.



Como muchas otras de sus coreografías, Kontakthof se ha representado en numerosas ocasiones desde su año de creación hasta el 2001, año en el que se realiza en Taipei las últimas representaciones de esta obra con su elenco habitual. Pero la vitalidad de esta coreografía lleva a Pina a proponer repetirla pero esta vez con personas mayores de 65 años como intérpretes. La fuerza de la coreografía y la pervivencia de su mensaje se multiplican con estos actores lo que demuestra la relevancia y universalidad de Kontakthof. En Madrid recaló en el año 2010 y su versión en DVD se puede encontrar en la tienda on-line de la compañía.



Pero Pina no se queda ahí y años más tarde repite la experiencia con adolescentes, que es la versión que nos ocupa. El magnífico documental Tanzträume (Dancing Dreams) hace un recorrido por el largo proceso de creación que llevó a estos jóvenes sin experiencia en la danza o en el teatro a interpretar con emoción, verdad y llenos de vida, treinta años después de su creación, la coreografía Kontakthof.



Durante diez meses, todos los sábados, este puñado de jóvenes (de 14 a 18 años), se enfrentan con ellos mismos al intentar interpretar las secuencias de baile y gestos que llenan Kontakthof. La fragil línea que separa la ternura de la brutalidad, los tímidos acercamientos, la seducción, el contacto con otros jóvenes supone para ellos un reto que les hace crecer y que finalmente les lleva a asumir su propia identidad con naturalidad y a aceptar su compromiso con la coreografía y con el resto de compañeros. 



Con la ayuda de Joséphine Ann Endicott y Béatrice Billet, dos de las bailarinas de la compañía, y la supervisión de Pina Bausch, los jóvenes apreciarán el sentido de la obra y el valor de su propio papel en la misma. Maduran al mismo tiempo que mejoran en los ensayos, descubriendo sus cuerpos y sus propios sentimientos.



La periodista y realizadora Anne Linsel debuta con este largometraje que ha dirigido junto al director de fotografía Rainer Hoffmann. Dancing Dreams fue estrenado en 2010 en el Festival de Berlín. La película, además, tiene un valor testimonial importante, pues incluye la última entrevista e imágenes de la prestigiosa bailarina y coreógrafa Pina Bausch antes de su repentino fallecimiento en 2009.


Tanzträume (Dancing dreams: Aprendiendo con Pina Bausch, 2010)
Producción: TAG/TRAUM Produktion y WDR en asociación con ARTE (ALE)
Dirección: Anne Linsel y Rainer Hoffmann
Guion: Anne Linsel.
Intérpretes: Pina Bausch, Bénédicte Billet, Josephine Ann Endicott y todos los adolescentes protagonistas de la coreografía.
Color. 90 min.