30 de octubre de 2012

Vida y obra de El Pedómano


La voz del ojo, que llamamos pedo 
(ruiseñor de los putos), detenida, 
da muerte a la salud más presumida, 
y el proprio Preste Juan le tiene miedo. 

Mas pronunciada con el labio acedo 
y con pujo sonoro despedida, 
con pullas y con risa da la vida, 
y con puf y con asco, siendo quedo. 

Cágome en el blasón de los monarcas 
que se precian, cercados de tudescos, 
de dar la vida y dispensar las Parcas. 

Pues en el tribunal de sus greguescos, 
con aflojar y comprimir las arcas, 
cualquier culo lo hace con dos cuescos. 

 (Francisco de Quevedo)

Joseph Pujol (1857–1945), nace en Marsella con una rara habilidad, el control de sus músculos abdominales que le permitían coger aire o agua con su recto y expulsarlo a voluntad. Decidido a ser artista y a explotar su habilidad encima de los escenarios, se estrena en Marsella en el año 1887. Después de varias intentonas y de comprobar que su acto podía tener éxito, se marchó con sus bártulos a París donde se estrenó en el Moulin Rouge en 1892.


Algunas de las piezas más destacadas de su repertorio eran imitar los sonidos de un cañón o de una tormenta, así como tocar O Sole Mio o La Marsellesa con una ocarina a través de un tubo de plástico insertado en su ano. También realizaba imitaciones de personajes o apagaba velas a varios metros de distancia. Su éxito en el Moulin Rouge fue muy notable. La artista Yvette Guilbert, la famosa cantante del Moulin que inmortalizó Tolouse-Lautrec, nos dice: "C'est au Moulin Rouge que j'ai entendu les plus longs spasmes du rire, les crises les plus hystériques de l'hilarité (…) Zidler mit le Pétomane dans l'Eléphant du jardin; on s'écrasait pour 'l'entendre', et le cris, les rires, les spasmes des femmes, les burlements hystériques s'entendaient à cent mètres du Moulin Rouge."




Animados por los hijos de Joseph Pujol, los escritores Nohain y Caradec hacen una semblanza divertida y documentada de las peripecias de este atrevido artista, basándose en los testimonios de la familia de Pujol y en documentos de la época. 

Sobre su visita a Madrid, por ejemplo, aunque sin nombres, nos cuentan que el empresario, "un impressionnant hidalgo à moustaches", después de tres minutos, justo cuando Pujol imitaba el pedo de la joven casada, interrumpió el ensayo exclamando que era un insulto para los españoles, un incidente diplomático, más o menos la guerra. El empresario había visto el número de Pujol y sabía que no era un número de castañuelas. Para salir del paso y cumplir con el contrato, Pujol tuvo que disfrazarse de payaso, ver la fotografía adjunta, y realizar algunas imitaciones, no sabemos si con pedos o sin ellos pero, según nos cuentan, con éxito.



Rebuscando en nuestras hemerotecas hemos encontrado algunas evidencias de su estancia en Madrid, que contradicen, en cierta manera, lo relatado en el libro, pues podemos comprobar que, al menos durante tres días, Joseph Pujol presentó su número en el Casino vestido como solía: 

Del diario madrileño "El Día", del 6 de diciembre de 1898:
"Casino Music-Hall - Desde mañana miércoles, se exhibirá al público en un salón reservado de este Casino, y de 3 a 7 de la tarde, el célebre fenómeno llamado el Hombre Petomano"

De "La Época", misma fecha:
"Ante varios doctores y representantes de la prensa ha verificado esta tarde, a las cinco, en un salón reservado del casino Music-Hall, las experiencias del «petomano» Mr. Poujol. Estas experiencias son muy curiosas y pueden considerarse como un extraordinario fenómeno fisiológico, que seguramente será muy visitado, especialmente por los médicos. Uno de los ejercicios que más han llamado la atención ha sido la gran cantidad de agua que absorbe y lanza después a buena altura."

De "El Día", 7 de diciembre de 1898:
"Casino Music-Hall - Desde esta noche y en un salón reservado realizará ante el público sus experiencias el petómano Mr. Poujol. Es este un hombre de estatura y corpulencia verdaderamente atlética y sus ejercicios pueden ser considerados como un fenómeno fisiológico curiosísimo que llamará la atención del público y de los que cultivan la ciencia médica.
En su trabajo Mr. Poujol absorbe gran cantidad de agua que lanza después a buena altura, fuma y toca varios instrumentos musicales. El petómano viste correctamente de etiqueta con calzón corto y smoking encarnado. A la sesión que ayer ofreció á la prensa y varios afamados doctores asistió numerosa y distinguida concurrencia.
Por la noche debutó la bella Pilar Monterde, que baila con suma maestría y elegancia y que obtuvo grandes aplausos. Mañana se presentará Paula del Monte. Y muy en breve otras novedades."



A pesar de tanta precaución, el escándalo promovido por la prensa conservadora debió ser mayúsculo porque se suspendieron las actuaciones. El día 10 de diciembre publican varios diarios de la capital el siguiente suelto:

"Casino Music-Hall - Nos dice la empresa de este teatro que no ha sido el gobernador el que ha prohibido la exhibición del petómano Mr. Poujol. La empresa, en vista de la actitud de parte de la prensa, ha sido la que ha decidido suspender dicho espectáculo."


Puede ser que a partir de la suspensión del número y con el ánimo de cobrar todo lo estipulado en el contrato, Pujol se viera obligado a realizar otro tipo de acto, vestido de clown, en el que su habilidad principal estuviera escondida, pero sobre este asunto no hemos encontrado ninguna referencia excepto la fotografía que hayamos en el libro de Nohain y Caradec y que aquí reproducimos.



Después de romper su contrato con el Moulin Rouge, con pleito incluido, Pujol monta su propio teatro ambulante, el Theatre Pompadour, donde prosigue con sus populares representaciones. Después de la I Guerra Mundial, se retira y vuelve a su primer oficio, panadero y a dedicarse a su familia numerosa que ya llegaba a la decena.

Nohain, Jean y F. Caradec
Le Petomane (1857-1945) Sa Vie - Son Oeuvre
Jean-Jacques Pauvert Éditeur, Montreuil, 1967



Nohain, Jean y F. Caradec
El Pedómano (1857-1945) Su Vida - Su obra
Ediciones Alfaguara S.A., Madrid-Barcelona, 1970


No hay comentarios: