2 de octubre de 2010

Clásicos del Grand Guignol



Figures de cire (1914), Maurice Tourneur


Es éste uno de los primeros títulos rodados en Francia por Maurice Tourneur, en la actualidad más conocido por ser el responsable de los días de Jacques Tourneur –el director de La mujer pantera, Yo anduve con un zombi, Retorno al pasado… y otra decena de clásicos indiscutibles- que por su propia obra.


Pretendíamos ver en Figures de cire la primera versión de Das Wachsfigurenkabinett (El hombre de las figuras de cera, 1924), de la que ya les hablamos en otra ocasión. El argumento así lo prometía. No hay tal. El error proviene, probablemente, de la sinopsis del filme que ofrece el historiador Harry Waldman en su libro “Maurice Tourneur: The Life and Films”, en el que confunde el argumento con el de la película de Paul Leni.

Figures de cire es una de esas películas que duermen en los archivos o en los desvanes de los particulares hasta que se produce un milagro y resurgen desde el pasado, con las heridas del tiempo marcadas en el celuloide. Estamos ante un anécdota sencilla -una apuesta sobre el miedo de cada cual-, con abundancia de intertítulos y narrada mediante un primitivo montaje paralelo que no aporta mayor suspense. En cualquier caso pueden formarse ustedes su propia opinión aquí:



El repartoQuizá lo más valioso de este título sea la posibilidad de ver en acción a tres divos de la especialidad.

Pierre es el actor Henry Roussel, del Theatre du Gymnase, que también había iniciado su propia carrera cinematográfica como director. Lo recordaremos por haber bregado con la cancionista española Raquel Meller en sus dos primeras películas francesas: Les opprimés (1923) y Violettes impériales (1924).

Su amigo Jacques está interpretado por monsieur Emile Tramont, procedente del Theatre de Capucines, que a finales del siglo XIX había sido regentado por los argelinos hermanos Isola, dos prestidigitadores que con la invención de los Lumière trasladaron sus intereses al cinematógrafo y las salas de fiestas.

El propietario de la barraca está encarnado por una de las primeras figuras del Theatre Grand-Guignol de Montmartre, Henri Gouget. Gouget era toda una institución en esta especie de teatro popular, precedente del gore que hoy encandila a los jóvenes entusiastas de las emociones fuertes.


El año anterior Gouget y Roussel habían protagonizado, también a las órdenes de Tourneur, Le Système du Docteur Goudron et du Professeur Plume (1913), basado en una obra teatral en un acto de André de Lorde que adaptaba a su vez el cuento de Poe “The System of Doctor Tarr and Professor Feather”.


Figures de cire (1913)
Producción: Eclair (FR)
Director: Maurice Tourneur.
Guión: adaptado de una obra de André de Lorde.
Intérpretes: Henry Roussel (Pierre de Lionne), Emile Tramont (Jacques), Gouget (el hombre de las figuras de cera).
11 min. Blanco y negro + tintados. (la versión restaurada)



1 comentario:

El Abuelito dijo...

...estas figuras se asemejan a aquellas que en el Voyage imaginaire de Renoir cobraban vida y sometían a severo juicio a los oníricos protagonistas... Del señor Tourneur Sr. recuerdo, a bote pronto, dos títulos emparentados con el fantástico heterodoxo: "Svengali" (la primera versión) y El pájaro azul, basada en la obra del simbolista Maeterlinck... Voy a ver esa esas figuras de cera que ha colgado usted aquí...