13 de marzo de 2012

Los freaks de Freaks (2)



En la entrada anterior habíamos comenzado la relación del elenco de la película Freaks. Estos artistas fueron seleccionados por el director de casting, Ben Piazza, quien empleó más de un mes "buscando talentos entre los monstruos de feria, recopilando fotografías e incluso rodando pruebas in situ". Así nos lo cuentan Savada y Skal en el libro —muy recomendable— dedicado a Tod Browning. Allí nos hemos enterado de que durante el rodaje tuvieron que instalar una carpa extra para que los freaks pudieran comer sin revolver el estómago a las estrellas del estudio y de que el rodaje fue bastante tranquilo y sin demasiados curiosos, pues parecía que el resto de los trabajadores del estudio no querían ver a los freaks ni en pintura.


Gracias al libro nos enteramos de que a los fenómenos se les subió Hollywood a la cabeza: "comenzaron a llevar gafas de sol y a actuar de forma extraña", de que la mujer barbuda se retocó la barba tiñéndosela y rizándosela justo antes del día de rodaje, de que Schlitzie, que era como la mascota de todo el estudio, el favorito, se había sentido atraído por Jackie Cooper, de que al Prince Radian le gustaba agazaparse y dar sustos al personal del estudio o de que Johnny Eck era el preferido de Browning. También, numerosos detalles de la personalidad del director o de la media hora que tuvieron que mutilar del montaje original, así como las reacciones que suscitó la película.


Pero todas estas cosas las cuentan muy bien Savada y Skal en "El carnaval de las tinieblas", así que nosotros seguimos recomendando su lectura y así nos podemos seguir centrando en estos artistas tan especiales. Aquí tienen ustedes otra entrega.

Angelo Rossitto. Enano
Con apenas 90 centímetros de estatura, Angelo Rossitto quería ser abogado, pero después de participar en su primera película, The Beloved Rogue (Alan Crosland, 1927), como Beppo el enano, y animado por John Barrymore, su compañero de reparto, decidió dedicarse al cine y no le fue nada mal. Antes de Freaks ya había participado en siete películas, así que de todo el elenco de fenómenos él era el único con experiencia, además de Harry, el pequeño protagonista.


Después de Freaks continuó su carrera cinematográfica compartiendo pantalla con grandes nombres de la industria hollywoodiense como Stan Laurel y Oliver Hardy, Boris Karloff o Bela Lugosi. En 1957, siguiendo la iniciativa de Billy Barty, otro famoso actor con enanismo, fundó la "Little People of America Asociation", asociación que en la actualidad, cuenta con cientos de miembros. Como actor aparece en IMDB, nada menos que en ¡83 películas!

En este blog (http://koprofago.blogspot.com/2010/03/122-angelo-rossitto.html) pueden encontrar más información sobre Rossitto y otros de los personajes de Freaks.

Frances O’Connor. La mujer sin brazos
Nacida en 1917, sin brazos, compensaba su carencia con la habilidad de sus pies, con los que podía vestirse, comer, beber, coser y todas las actividades de las personas normales. Frances Belle O’Connor comenzó a trabajar a una edad muy temprana en Al G. Barnes Circus, con su madre como representante.


Su belleza y simpatía, sus miradas insinuantes a los caballeros del público y la gran porción de piernas que enseñaba mientras realizaba su exhibición, la convertían en una atracción con un alto contenido erótico en una época moralmente constreñida. Se cuenta que rechazó numerosas propuestas de matrimonio. Trabajó en el circo Ringling y en el circo de los Cole Brothers durante muchos años, siendo presentada como "La Venus de Milo Viviente". 

Fue la única de los freaks de Browning que no trabajó en la película por dinero ya que, en esa época, Frances ya había amasado una importante cantidad de dinero y poseía una hacienda considerable. Al morir su madre, se retira a California, soltera, muriendo a los 67 años.

Su imagen adorna la cubierta del excelente libro de Daniel P. Mannix, "Freaks: we who are not as others", un libro imprescindible para adentrarse en el asombroso mundo de los freaks.

Peter Robinson. El esqueleto viviente
Nace en 1874 y comienza a trabajar en el mundo del espectáculo a los veinte años de edad con tan sólo 27 kilos de peso. En la película Freaks, Peter es el marido de la mujer barbuda, pero en la vida real su pareja era Bunny Smith, una atractiva gorda de más de 200 kilos con la que realizaba un divertido baile que fue un verdadero éxito durante muchas temporadas en Coney Island.


La verdad es que la pareja se había casado anteriormente pero vuelven a hacerlo en 1924 por motivos publicitarios. Después de la boda, la prensa fue invitada al apartamento de la pareja para ver cómo Pete ayudaba a su mujer a preparar su primer desayuno. Su anfitriona dijo de ellos: "Nunca he tenido más fácil alimentar a dos personas. Son maravillosos. Ella se come lo que él deja. Son ciertamente ideales". Durante la I Guerra Mundial, Bunny intentó engordar a su marido lo suficiente como para servir a su patria, pero no lo consiguió, aunque Pete casi pierde su trabajo en el sideshow por unos cuantos –pocos– kilos de más.


Iba vestido con mallas y ropas ajustadas para acentuar su delgadez y tocaba la harmónica como se puede ver en Freaks donde aparece en varias secuencias tocando ese instrumento, pero su verdadera pasión era hablar y discutir sobre política. Muere en 1947, a los 74 años, una edad muy avanzada para una persona de sus características

Olga Roderick. La mujer barbuda
Jane Barnell, su nombre verdadero, nació en 1871 en Carolina del Norte. Peluda desde bebé, su madre, aprovechando que su marido se hallaba de viaje de negocios, se libra de ella dándosela a un pequeño circo ambulante, el Great Orient Family Circus. Su padre, al enterarse del suceso, la busca por toda Carolina, pero no la encuentra. Era demasiado tarde. La compañía ambulante se había embarcado hacia Europa y se llevaban a la pequeña barbuda con ellos. En Berlin, Jane se pone enferma y la troupe, temiendo por su vida, la lleva a un hospital. Cuando se recupera, el circo ya se ha mudado de plaza y ella acaba en un orfanato.

Afortunadamente, de una manera u otra, su padre por fin da con ella, y va a buscarla para llevarla de vuelta a Estados Unidos. Jane se va a vivir con su abuela —su madre no la tenía demasiado aprecio— a una granja donde realiza las labores propias de una niña granjera hasta que un vecino que trabaja esporádicamente como hombre forzudo en un circo, la convence de que su barba no es nada de lo que avergonzarse y sí puede ser una importante y fácil fuente de ingresos.


A los veintiún años de edad, en 1892, se enrola con el John Robinson Circus. Según nos cuenta Frederick Dimmer en "Very Special People" (NY, 1973), "the circus opened up a whole new world. Color, noise, excitement surrounded her. She began to keep company with a musician who played in the band and discovered that, with the right man, a beard was no barrier to true love." La pareja se casó y tuvo dos hijos, pero ninguno de los niños vivió demasiado tiempo y su marido murió al poco tiempo. Para Jane, la vida circense había perdido su brillo, a pesar de lo cual trabajó con el Ringling Brothers, el Barnum and Bailey y otros circos como Hagenbeck-Wallace, Forepaugh-Sells y Royal American Shows, por citar solamente los más importantes.


Se casó una segunda vez, pero su marido murió en un accidente. Su tercer matrimonio no fue feliz pues terminó en divorcio. Finalmente, encuentra su amor definitivo con Thomas O'Boyle, un payaso con el que se casa en 1931. O'Boyle será, más tarde, el charlatán o "profesor" del Hubert's Dime Museum donde exhibirá a su esposa con orgullo.

Cuando se estrenó Freaks, Princess Olga, Madame Olga o Lady Olga, facilitó, como promoción, varios consejos para mantener una barba saludable. Uno de esos consejos era el siguiente: "Wash the beard in warm milk once a week. It keeps the lustre and color perfect… Also avoid eating Chinese noodles if you want to keep a good beard looking really nice."

Harry y Daisy Earles. Liliputienses
Antes de ser conocido como Harry Earl de la Familia Doll, Harry se llamaban Kurt y se presentaba en los nightclub alemanes con su hermana Frieda (1899-1980) como Hans y Gretel. Con este acto de baile viajan a Estados Unidos donde son presentados como The Smallest Society Dancers. El nuevo apellido lo tomaron prestado del manager que los llevó a América. Sobre Harry (1902-1985) ya hemos hablado con ocasión de la proyección de The Unholy Three y les remitimos allí.


Daisy (Hilda Schneider, 1907-1970), llegó a América un poco más tarde, en 1925, acompañada por su hermana Elly (Tiny). Era la más alta de los cuatro y estaba a medio camino entre un midget y una mujer muy bajita. Conocida como "la diminuta Mae West", Daisy fue la única de la familia que se casó. Su marido, de estatura normal, era conductor del Circo Ringling, establecimiento en el que los Dolls hicieron numerosas temporadas.
La familia Doll actuó con el Cristiani Brothers Circus en 1959, antes de retirarse a Sarasota, en Florida, después de una larga y fructífera carrera.

Schlitzie.
Simon Metz nació en 1892. Se cuenta que él y su hermano, ambos microcéfalicos habían estado encerrados durante años. Un manager de espectáculos de fenómenos, apellidado Metz, los adoptó, pero pronto vende a Schlitzie a otro promotor, George Surtees. Schlitzie llega a ser uno de los freaks más famosos de su época siendo presentado como La Chica Mono, El Eslabón Perdido o El Último Inca. A pesar de ser presentado como mujer, Schlitzie era varón, y se dice que llevaba vestidos de mujer para facilitar sus evacuaciones en el cuarto de baño. También es evidente que las atracciones femeninas se vendían más fácilmente. 


Al morir Surtees en 1960, su hermana le lleva a una institución mental donde languidece de soledad. Afortunadamente para Schlitzie, el tragasables Bil Unks que trabaja en el hospital la ve y avisa a Sam Alexander (otro artista del sideshow conocido como el Hombre con Dos Caras) de su descubrimiento. Alexander logra que el Estado de California le nombre tutor de Schlitzie considerando que el paciente no sobreviviría más de seis meses internado en una institución psiquiátrica.

Con Alexander estaría de gira durante algunos años hasta que se retiró a un apartamento en Los Angeles, cerca de un parque, al cuidado de una enfermera, donde vivió feliz hasta su muerte a la edad de ochenta años.
Además de en Freaks, Schlitzie participó en Tomorrow’s Children (Crane Wilbur, 1934) y en Meet Boston Blackie (Robert Florey, 1941). Aquí (http://www.quasi-modo.net/Schlitze.html) se puede encontrar más información sobre este interesante y singular personaje.

Zipo y Pipo. Cabezas de alfiler. Pinheads
Las hermanas Elvira Snow y Jenny Lee Snow, nativas de Georgia, estaban afectadas por una microcefalia que les provocaba un retraso mental. Se estrenaron en Coney Island en el año 1929 de la mano del empresario Sam Wagner. Trabajaron en el World Circus Sideshow durante muchos años. Eran muy tranquilas y siempre tenían una sonrisa en su rostro, por lo que eran muy queridas por todos sus compañeros. 


El auténtico Zip, el genuino pinhead apodado "What-is-it", una de las principales atracciones del Museo de P.T. Barnum, había fallecido en 1926 a la edad de 84 años. Muchos otros pinheads adoptaron su nombre y Tod Browning hizo lo propio con las hermanas Snow que aparecen en los títulos de créditos como Zip y Pip. Pero las hermanas Snow son Zipo y Pipo o, en algunas ocasiones, Pip Y Flip, una de las principales atracciones de Coney Island durante los años de la Depresión, con un sueldo que llegaba hasta los 75 dólares a la semana.

1 comentario:

Enric H. March dijo...

Estimados amigos, ando buscando alguna referencia y una copia de la película "Freaks" (1915), d'Allen Curtis. ¿Me pueden echar una mano? Gracias.