4 de febrero de 2013

Parodias musicales




Grand Slam Opera (1936), Charles Lamont

Esto de los concursos de talentos musicales no es cosa de la televisión de hoy, aunque la humillación pública de los participantes haya conseguido alcanzar en nuestros días las más altas cotas de refinamiento. Sin embargo, la radio se nutrió desde siempre de aficionados dispuestos a darse a conocer. En los años treinta del pasado siglo, uno de los programas de mayor éxito en Estados Unidos era la “Hora de los Amateurs del Mayor Edward Bowes”. Bowes utilizaba un gong para despedir a los concursantes que no eran de su agrado, tanto que el programa llegó a ser conocido como “The Gong Show”.


Grand Slam Opera es una de las raras ocasiones en que Keaton firma un guión en Educational, aunque su participación en los demás es evidente. Grand Slam Opera se organiza en torno a una serie de parodias de bailes y violencia slapstick que deja libre terreno a la improvisación. Sólo hacía falta una situación de partida y esta la proporciona el concurso del Coronel Crow y su temido gong.

Dispuesto a triunfar en la capital y a conquistar el amor de una de las concursantes (Diana Lewis), Elmer Butts (Keaton) ensaya sin descanso números de equilibrismo y baile. Para los primeros sólo necesita una escoba, un plato y un huevo, o, en su defecto, una bala de cañón… ya pueden imaginarse ustedes con qué efectos.


Aunque Elmer da muestras de una gran versatilidad y lo mismo es capaz de entregarse al frenesí de una giga escocesa que a las acrobacias de una danza cosaca, su modelo de claqué es, sin lugar a dudas el Fred Astaire de Top Hat (Sombrero de copa, 1934). La afición de Astaire a utilizar el mobiliario como atrezzo dancístico llega al paroxismo cuando Elmer no sólo se sube a una silla, sino que de ahí trepa a la mesa y de ésta salta a la chimenea sin dejar de claquear.


Había otra escena memorable en la película de Astaire en la que, para no molestar a Ginger Rogers, alojada en el apartamento de abajo, reprisaba el tema “No Strings” de Irving Berlin, sobre arena. Era un estilo de “tap dancing” muy popular en el vodevil, que Keaton parodia alegremente.


Pero el número sensacional lo realiza Keaton con el actor Harold Goodwyn en el papel de director de la orquesta radiofónica...


Es una de esas rutinas del vodevil que había protagonizado cientos de veces en el escenario con su padre, Joe Keaton. El director le golpea con la batuta en la cabeza y él le devuelve un escobazo en el culo, todo ello perfectamente acompasado con la ejecución de la pieza musical por parte de la orquesta, hasta alcanzar un frenesí de violencia “tan divertido, que duele”.

Grand Slam Opera (1936)
Producción: Educational Pictures (EEUU)
Directores: Charles Lamont, Buster Keaton.
Guión: Buster Keaton, Charles Lamont.
Intñerpretes: Buster Keaton (Elmer Butts), Diana Lewis (la chica), Harold Goodwin (el director de la orquesta), John Ince (el coronel Crow).
21 min. Blanco y negro.
  

2 comentarios:

angeluco10 dijo...

¡Esta película si que me gustaría verla!.

Sr. Feliú dijo...

Es probable que la calidad no sea muy buena, pero la tiene usted completa en youtube, don angeluco.

atte., el profesor Javier y el Sr. Feliú