1 de febrero de 2013

El relojero trapecista por amor






Allez Oop! (1934), Charles Lamont

Después de Spite Marriage y de una figuración especial en Free and Easy, Keaton vuelve a compartir reparto con Dorothy Sebastian. Ninguno está en su mejor momento y ambos disfrutan de su mutua compañía y de la de la botella, más que de sendos matrimonios que acabarán en divorcios.

El Circo y Carnaval de Saunder’s llega a la ciudad
En Allez Oop! ella es Paula, la clienta del taller de reparaciones de Elmer, que se siente flechado apenas la ve. Y eso que la primera visión que tiene de ella está completamente distorsionada por uno de esos monóculos de joyero.



Los malentendidos se suceden cuando Elmer pretende invitarla al Circo y Carnaval de Saunder’s, de visita en la ciudad, y no se atreve a decírselo. El tímido Elmer pierde los papeles cada vez que está cerca de la chica…. que está desando que alguien la invite al espectáculo.




Una vez en la carpa, la rutina del espectador torpe resulta excesivamente eso, rutinaria. Rendida ante los encantos de Apollo (George J. Lewis), el trapecista más guapo del mundo, Paula le pide a Elmer que le consiga su autógrafo. En esta ocasión, el gag de la firma falsa, con toda su sencillez, resulta perfecto.



Siguiendo el esquema de College (El colegial, 1927) el relojero enamorado se empeñará en convertirse en un experto trapecista, aunque para ello sólo cuente con una escalera y la cuerda de tender en el patio trasero de su casa. Sus intentos, infructuosos, muestran una vez más al Keaton lleno de recursos cuyos intentos terminan siempre en tremendos batacazos.

The Flying Escalante’s o el Circo Escalante Hermanos
Cuando el apuesto villano intente propasarse con la chica, provocará un incendio del que escapará cobardemente. Elmer dejará de lado su dolorosa experiencia para trepar por la fachada de la casa de enfrente y lanzarse al rescate con una cuerda de tender la ropa a través del patio. Si la escalada por la fachada es realizada por personalmente por Keaton, el rescate con el trapecio corre a cargo de los hermanos Escalante, que también se han hecho cargo de la escena de los trapecistas en la carpa.


Keaton ya había contado con los hermanos Escalante en Neighbours (Vecinos, 1920):



La familia Escalante tenía circo propio que pasaba largas temporadas en el sur de Estados Unidos donde tenían tantos compatriotas. En esta ocasión ejecutan un número en el trapecio volante en el que doblan a George J. Lewis, el apuesto Apollo de cuyos encantos Paula queda prendada.


El final es un clásico keatoniano. Ella le abraza y él le tapa los ojos para que no vea el cartel del nuevo espectáculo: The Love Call, protagonizado por un apócrifo rey de la selva que salta de liana en liana. El tímido relojero enamorado ya ha tenido suficientes emociones.




Allez Oop! (1934)
Producción: Educational Pictures (EEUU)
Director: Charles Lamont.
Guión: Ewart Adamson, Ernest Pagano
Intérpretes: Buster Keaton (Elmer), Dorothy Sebastian (Paula Stevens), George J. Lewis (Apollo The Wonderful), Harry Myers (un espectador) y The Flying Escalantes.
21 min. Blanco y negro.