24 de marzo de 2011

Etaix en el Cine Doré



Como pueden comprobar gracias a la imagen que tienen más arriba tuvimos la suerte de conocer a
Pierre Etaix en su visita a Madrid para la presentación del ciclo que la Filmoteca Española está programando en Madrid. El viejo payaso y director de cine lucía una espléndida sonrisa y se atrevió a golpearse con el micro al saludar y a burlarse del traductor haciendo mímica, demostrando que a pesar de los años se encuentra en forma y no ha perdido su particular sentido del humor.


Después de haber visto
Yoyo (
Yoyo, 1965) en videocasetes de tercera copia en los que el blanco del maquillaje del payaso se convertía en niebla, ver la película restaurada en pantalla grande en el cine Doré ha sido como verla por primera vez. He disfrutado como un niño con las peripecias del Yoyo payasito y del Yoyo adulto y me he dejado llevar por el trazo simple –que atrapa la esencia– de su dibujo cinematográfico, muy similar al que hace sobre papel. La sesión incluía el cortometraje de Pierre Etaix –pronúnciese la x, por favor, nos decía el propio Etaix–, Heureux Anniversaire (1962), una charla con el director y una minicena que, debido a la escasa asistencia de público, se convirtió en un cenorrio por todo lo alto, así que la tarde resultó muy provechosa.


Pierre Etaix, contestando una pregunta relacionada con otras películas de temática circense –justo nuestro tema y la pregunta no la hicimos nosotros, lo juro– dijo que la mayoría de esas películas utilizaban el circo como escenario donde presentar historias, pero que ninguna hacía un homenaje de verdad al esfuerzo de los artistas ni al circo. Ni siquiera salvó Parade (Zafarrancho en el circo, 1974) de Tati y solo en el último momento destacó Circus (El circo, 1928) de Chaplin, a la que sí atribuyó una influencia notable en el desarrollo de la comicidad en la pista.

Etaix se refirió en todas las ocasiones a los artistas circenses como “gens du voyage”, el expresivo término francés para los titiriteros y ambulantes. Se proclamó, antes que nada “clown” y dedicó un afectuoso recuerdo a sus actuaciones junto a
Annie Fratellini.


De las enseñanzas recibidas de Jacques Tati, destacó esta máxima: “Nunca te quedes con la primera idea. Sigue buscando”.


No hay comentarios: