13 de febrero de 2011

"Buffalo Bill"


William F. Cody "Buffalo Bill"
Iowa, Estados Unidos, 26 de febrero de 1845 – Denver, Estados Unidos, 10 de enero de 1917


Los indios de la pradera

William Frederick "Buffalo Bill" Cody nació el 26 de febrero de 1845 en Le Claire, Iowa, justo el mismo año en el que este estado fronterizo se convierte en el nº. 29 de los Estados Unidos. A la edad de seis años su familia se mueve a Kansas, un territorio todavía virgen y donde diferentes tribus amerindias (los Kansa, los Osage, los Pawnee y los Wichita) vivían relativamente en paz, antes de que los Estados Unidos decidieran convertir este espacio en una gigantesca reserva india y mandasen hacia allá a todas las tribus indias que les molestaban.


El padre de William tenía negocios con los indios Kickapoos, así que, desde niño, nuestro joven héroe aprendió su idioma y sus costumbres. En su autobiografía –en una de ellas porque se le atribuyen unas cuantas–, sus primeros recuerdos son para los indios: "I remember that there were Indians all about us (…) But they bore no hostility toward anything save work, soap and water" (Col. W.F. Cody, An Autobiography of Buffalo Bill, 1920). Unos recuerdos, por lo que se ve, llenos de los prejuicios y tópicos racistas de su época. Kansas por ese tiempo era un territorio violento (Bleeding Kansas), donde los esclavistas y los abolicionistas tenían numerosos enfrentamientos, uno de los cuales acabó con el apuñalamiento de su padre, produciéndole heridas que más tarde, en 1857, acabaron con su vida.


Explorador y cazador de búfalos
A raíz de este hecho, William, con tan solo 11 años, comienza trabajar para ayudar a su familia en numerosos oficios. Mensajero, guía explorador, subastador de ganado, buscador de oro, etcétera. A los 14 años trabaja brevemente para la mítica compañía de mensajería Pony Express consiguiendo una de sus primeras hazañas: cabalgar durate 300 millas sin descanso al descubrir que las estaciones de posta habían sido atacadas por los indios. Durante la Guerra Civil americana, William F. Cody estuvo del lado de la Unión trabajando como guía y explorador.


En 1863, a la muerte de su madre, se alistó –como civil– en la Caballería de Kansas, donde pelea hasta el final de la guerra. Esta experiencia militar le permitirá continuar como explorador en el ejército de los Estados Unidos, a la vez que cazaba bisontes para los trabajadores de la nueva línea de ferrocarril que quería unir Kansas y el Pacífico. La caza de los más de 4.000 búfalos que se le atribuyen le hizo merecedor del apodo con el que si hizo famoso en todo el mundo: Buffalo Bill.


The rough riders of the world!
La carrera de Buffalo Bill como explorador atrajo la atención de un escritor de novelas, Ned Buntline, que en 1869 publica "The King of Bordermen". Los hechos relatados en el libro, exagerados, reales o inventados, los utilizaría más tarde el mismo Buffalo Bill a la hora de promocionar su espectáculo el Wild West Show.


Si durante sus primeros 26 años, Buffalo Bill se crea una personalidad y una biografía repleta de aventuras en el Salvaje Oeste, el resto de su vida, nada más y nada menos que 45 años más, "vivirá de las rentas", convirtiendo su vida en un gran espectáculo, llevando el Oeste –su singularidad y su historia– al Este de los Estados Unidos y, en un rasgo de su audacia, hasta la misma Europa.


El libro de Ned Buntline fue llevado al teatro en 1872 con el título de "Scouts of the Prairie", siendo Buffalo Bill el encargado de representarse a si mismo. Esta experiencia actoral, que mantendría durante una década con algunos paréntesis en los que seguía peleándose con los indios, le empujaría, años más tarde, a la creación del Wild West Show, un espectáculo al aire libre en el que "the horses could be ridden at full galop; lassos could be thrown; and pistols and guns fired with safety". Este espectáculo, gracias a su novedad, exotismo, acción y actualidad, tuvo un éxito inmediato.


Cody busca la ayuda del agente de prensa John M. Burke y de Nathan Salsbury, un experimentado productor de espectáculos, y el 17 de mayo de 1883 se estrena en Omaha el primer Buffalo Bill's Wild West Show que entonces se llamaba "The Wild West, Rocky Mountain and Praire Exhibition". En el espectáculo, auténticos vaqueros e indios recreaban sus batallas y asaltos a diligencias, así como realizaban exhibiciones de rodeo o demostraciones de puntería y volteo sobre caballos.


Según algunos de sus biógrafos, la idea de viajar a Europa le fue sugerida por Mark Twain, un detalle que
Cody no recuerda en su autobiografía: "One day an Englishman, whose name I never learned, came to see me after the show. That is a wonderful performance, he told me. Here in America it meets with great appreciation, but you have no idea what a sensation it would be in the Old World, where such things are unheard of."


El Peter Pan de los vaqueros
Podemos imaginarnos a Buffalo Bill como un gran niño que no quiso crecer. Sus primeros años estuvieron repletos de aventuras, fueron peligrosos e incluso heroicos y él nunca quiso olvidarlos.
"There was never a day when, looking back over the red and white men in my cavalcade, I did not know the thrill of the trail, and feel a little sorry that my Western adventures would thereafter have to be lived in spectacles."


Estos recuerdos pudo recrearlos durante el resto de su vida con un magnífico show que comenzaba con un gran pasacalles en el que su imagen a lomos de un caballo blanco resaltaba como un faro de luz. Después desfilaba la vieja diligencia (Deadwood Coach) y su disparadatada troupe; la seguían grupos de pieles rojas con toda su parafernalia guerrera; más atrás, escandalosos domadores sobre potros salvajes, manadas de búfalos y mustangs al galope; por último, expertos tiradores con rifles, hábiles manipuladores de pistolas, de lazos, de látigos. Este espectáculo fue visto y admirado por decenas de miles de personas en Estados Unidos y Europa.

Filmografía seleccionada:

(interpretadas por él mismo)
The Life of Buffalo Bill (1910)
The Indian Wars (1913)
Sitting Bull -- The Hostile Sioux (1914)
Indian Chief (1914)
Patsy of the Circus (1915)
The Adventures of Buffalo Bill (1917)

(acerca de Buffalo Bill)
The Plainsman (Buffalo Bill, 1937), Cecil B.DeMille,
Young Buffalo Bill (1940), Joseph Kane
Buffalo Bill (Las aventuras de Buffalo Bill, 1944), William A. Wellman
Buffalo Bill Rides Again (1947), B. B. Ford
King of the Bulwhip (1950), Ron Ormond
Buffalo Bill in Tomahawk Territory (Buffalo Bill en territorio tomahawk, 1952), Bernard B. Ray
Pony Express (El triunfo de Buffalo Bill, 1953), Jerrry Hopper
The Plainsman (1966), J. W. Fordson
Touche pas à la femme blanche / Non toccare la donna bianca (No tocar a la mujer blanca, 1974), Marco Ferreri

Buffalo Bill and the Indians (Buffalo Bill, 1976), Robert Altman

ver más películas en :http://www.richgros.com/Cody/in_the_movies.html

3 comentarios:

El Abuelito dijo...

Influido sin duda por tanto tebeo y tanto filme, me ha sorprendido que la vida aventurera del señor Cody fuese tan relativamente corta, y sobre todo que su experiencia en el circo hubiese durado 40 años... Nunca lo hubiese pensado... No sabía tampoco que hubiesen existido películas protagonizadas por él mismo (por cierto, ¿es posible ver alguna?)... Todo esto recoloca a Buffalo Bill más como hombre de espectáculo que otra cosa, además de ser el primer héroe de folletín de la hitoria, con las dime novels del señor Buntline... Una de ls primeras y más exitosas campañas de marketing e imagen, qué caramba, que hasta nuestros días llega (bien que hoy su fama de mataindios le aleje del primer plano, condenado por estos tiempos de correccción política a tutiplén...
Gran entrada!!!

Javi dijo...

Pues efectivamente, siempre atento abuelito: cuando Buntline publica el libro Buffalo Bill tiene 24 añitos; cuando estrena el musical, tiene 27. Pero para hacer honor a la verdad con el circo, circo, no comienza hasta diez años más tarde. Podríamos decir que de sus 72 años dedicó más de la mitad al mundo del espectáculo.

Es tan grande su influencia en el american showbusiness que, si no he entendido mal en mis lecturas, se podría deducir que su manera de escenificar el tema musical de The Star-Spangled Banner en su espectáculo, habría influido notablemente a que años más tarde –¡en 1935!– se decidiera que este tema musical fuese el himno americano.

Muchas gracias por su asistencia. Esperamos que sean de su agrado nuestras próximas sesiones dedicadas a nuestro héroe y a otras excentricidades del Salvaje Oeste.

Javier

angeluco10 dijo...

Ya veo que ahora hay un monográfico de Buffalo Bill.
Me va a encantar.
Muchas gracias.