14 de enero de 2013

¡Keaton habla! (y no lo hace tan mal)




Ya nos hemos asomado alguna vez en Circo Mélies a la bibliografía sobre Buster Keaton, en la pluma de Joan M. Minguet Batllori [http://www.circomelies.com/2008/07/todas-las-pelis-de-keaton.html], Eduard José [http://www.circomelies.com/2008/06/ms-de-keaton.html] y Jean-Pierre Coursodon [http://www.circomelies.com/2008/07/aprende-con-keaton.html].


También a la entraña del arte keatoniano [http://www.circomelies.com/2009/07/etaix-razona-keaton.html] y a algunos trabajos puntuales pero relevantes de su etapa silente, como Coney Island (Fatty en la feria, 1917) y The Playhouse (1921).



Hemos dejado correr, a la postre, lo que uno encuentra en otros sitios sobre el más excelso comediante de la pantalla para bucear en su complicada incorporación al cine sonoro con The Hollywood Revue of 1929 (1929) y Le Roi des Champs-Elysees (El rey de los Campos Elíseos, 1934). Les proponemos seguir profundizando en esta última etapa a lo largo de los próximos días.


Treinta y siete años de carrera en la que no todo fueron abismos alcohólicos, matrimonios fracasados y decadencia creativa. Décadas de altibajos, de homenajes y de supervivencia, de “el que tuvo, retuvo” y de “aquí estoy yo… para lo que gusten mandar”.

¡Keaton habló! (y no lo hizo tan mal).


Filmografía sonora selecta:

Spite Marriage (El comparsa, 1929), Edward Sedgwick
The Hollywood Revueof 1929 (1929), Charles F. Reisner 
Free and Easy / Estrellados (1930), Edward Sedgwick
Doughboys / De frente, marchen (1930), Edward Sedgwick
Speak Easily (Piernas de perfil, 1932), Edward Sedgwick
Le Roi des Champs-Elysees (El rey de los Campos Elíseos, 1934), Max Nosseck y Robert Siodmak 
The Gold Ghost (1934), Charles Lamont y Buster Keaton
Ditto (1937), Charles Lamont
Allez Oop! (1934), Charles Lamont
Grand Slam Opera (1936), Charles Lamont
Mixed Magic (1936), Raymond Kane
Pest from the West (1939), Del Lord
General Nuisance (1939), Jules White
Pardon My Berth Marks (1940), Jules White
The Spook Speaks (1941), Jules White
El moderno Barbazul (1946), Jaime Salvador
Sunset Boulevard (El crepúsculo de los dioses, 1950), Billy Wilder
Limelight (Candilejas, 1952), Charles Chaplin
L'incantevole nemica (1953), Claudio Gora
Once Upon A Time, episodio de la serie The Twilight Zone (La dimensión desconocida, 1961), Norman Z. McLeod
The Railrodder (1965), Gerald Potterton
A Funny ThingHappened On The Way To The Forum (Golfus de Roma, 1966), Richard Lester


4 comentarios:

Francisco Machuca dijo...

Keaton es maravilloso,mágico.Su decadencia le vino,no por la llegada del sonoro,sino por su alcoholísmo.Fue su ruina.Después tuvo que hacer películas muy malas,muy por debajo de sus grandes posibilidades como gran actor que era.Incluso fue olvidado cruelmente por los tipos que le daban esta clase de papeles.Pongamos el ejemplo de la película El mundo está,loco,loco,loco.Allí se encuentran las grandes figuroas humorísticas de todos los tiempos y a él le dieron un miserable papel donde no se le ve.

Abrazos

Sr. Feliú dijo...

De esto tratarán precisamente nuestras próximas entrada, don Francisco. Del reajuste que Keaton hubo de realizar en su persona para intentar no perder comba en el cine parlante, de olvidos y fidelidades, como la de Clyde Bruckman, de las dos largas series de películas de dos rollos que protagonizó para Educational Pictures y la unidad de comedias cortas de la Columbia, de las colaboraciones puntuales que aprovechaban -como usted indica- su nombre y poco más, y, por último, de su rescate del olvido cerca del final de su carrera.

Pormenorizaremos en los próximos días.

keatonianamente suyos, Profesor Javier y Sr. Feliú

angeluco10 dijo...

Van a ser unos artículos muy interesantes.
Los seguiré con mucho interés.
Muchas gracias.

Sr. Feliú dijo...

Gracias a usted, don angeluco.

Ya sabe que la carpa abre 365 días al año, llueva o truene.